publicidad
  21/03/2012

¿Quién ganará esta Liga? ¿Apple o Android?

A finales de 2011, Android acumulaba el 22% del mercado europeo de smartphones, y se espera que sume diez puntos en los tres próximos años. Salvo sorpresas, su distancia sobre iOS debería ensancharse, pero esto tiene importancia relativa, porque Apple es sólo Apple, con sólo dos (o tres, según se cuenten sus variantes) modelos en el mercado. Y es con diferencia la más rentable, mientras la plataforma promovida por Google abarca múltiples marcas y modelos y – pese a la presunta gratuidad del software, o por eso mismo – beneficia desigualmente a sus fabricantes. Los analistas presentes en Barcelona se han pronunciado sobre ambas como si se tratara de una rivalidad deportiva.

Lo curioso es que sus opiniones empiezan por el segundo de la tabla, no por el primero. Esto quiere decir que Apple conserva todas las virtudes que han sostenido su crecimiento desde el lanzamiento del iPhone primero, y del iPad después, mientras que Android tiene que revalidar las suyas periódicamente. A pesar de que Android es la plataforma más vendida, iOS es la preferida por los desarrolladores, dos estadísticas contradictorias pero explicables. Por lo tanto, Apple lidera el mercado de aplicaciones, y el analista Ross Rubin opina que “no es sólo por la popularidad de la plataforma, sino sobre todo por la integración vertical y la consistencia entre sus distintos modelos”.

Hay un hecho que cualquiera puede comprobar, dice Michael Morgan, de ABI Wireless: “una vez que los usuarios se suben al tren de iOS, ya no se apean”, lo que significa que cada nuevo dispositivo tiene asegurada una parte muy alta de la herencia. Es lo que ocurrió con el iPhone 4S, sin ir más atrás en el tiempo. Cuando Apple lance un nuevo modelo el próximo verano, se repetirá el fenómeno. En las tabletas, el iPad no tiene rivales de peso… todavía.

No todo pueden ser loas por parte de unos caballeros cuya tarjeta de visita dice principal analyst. Según Avi Greengart, por ejemplo, dos de las grandes deficiencias del sistema operativo de Apple son sus mapas [aunque está a un paso de desprenderse de la incómoda tutela de Google] y su sistema de notificaciones, inferior al de Android y muy inferior al de Windows Phone. En otras palabras: no es fácil acceder a la información relevante a través de las aplicaciones de iOS.

Nada impide que esas limitaciones sean superadas próximamente. Lo más significativo para el futuro de iOS es la duda de si en los planes de Apple está (da la impresión de que no) extender la gama iPhone hacia la gama baja, que es precisamente donde Android tiene su plaza asegurada. Tim Cook, a quien no se le escapa nada, ha sugerido que esa puede ser el arma que falta en su arsenal. Lo que tampoco revela mucho.

¿Y Android? ¿Cuáles son sus pros y sus contras? Ya se ha dicho que es la plataforma más popular, lo que obedece a dos factores: sus orígenes open source y la adhesión de decenas de fabricantes. Como estos tienen un amplio margen para “personalizar” sus productos, Android es idóneo tanto para smartphones de 100 euros como para los de muy alta gama que se vieron en febrero en Barcelona. Y, pese a lo dicho más arriba, está ganando en el aprecio de los desarrolladores de aplicaciones, pero como la mayoría de las disponibles en Android Market son gratuitas, puede que sean populares pero no rentables.

El principal problema de Android está diagnosticado desde hace mucho, y se llama fragmentación entre sucesivas versiones, pero ya no es tan grave para los desarrolladores de aplicaciones; más dolores de cabeza plantean los diferentes tamaños de pantalla y las modificaciones secundarias que introducen unos fabricantes tratando de diferenciarse de los otros.

Mirando hacia el futuro inmediato, el reto será la integración de Motorola Mobility. El analista Greengart subraya que, por más salvaguardas que se proclamen, “es impensable que Google consiga competir con los demás fabricantes a los que ha licenciado, y pretenda no provocar conflictos”. Su colega Morgan cree que Android podrá estabilizarse como plataforma de contenidos para smartphones de gama media, pero marcas como Samsung, HTC o Sony tienen otras aspiraciones. A todo esto se unen las múltiples ramificaciones del enorme enredo de las patentes.

Los razonamientos anteriores se refieren, primariamente, al mercado de los smartphones. Como en el Mobile World Congress apenas hubo nuevas tabletas, y el nuevo iPad salió a la luz varios días después, las valoraciones han sido menos numerosas. Pero en las páginas de ZDnet se ha abierto un debate en estos términos: ¿será Android el segundón, para siempre?

Robin Harris adopta la postura del sí, porque a) Apple es un fabricante de volumen, y goza de las ventajas de su estructura de costes; y b) el iPad tiene la base más amplia de aplicaciones, y congenia mejor con los desarrolladores, por la simplicidad de su modelo de negocio. Su conclusión: mientras Apple sepa cómo exprimir esta fórmula, Android sólo puede ser su perseguidor.

Christopher Dawson anima la discusión con la tesis contraria: a) la historia de las tabletas acaba de empezar; y b) la pregunta está mal planteada, y la aparición del Kindle Fire demuestra que es cuestión de tiempo antes de que una pandilla de androides sea más visible que el pedestal donde se encuentra el iPad. Conclusión de Dawson: si estudiamos lo que ha pasado con los smartphones, vemos que Apple seguirá vendiendo millones de su iPad, pero Android dominará “la larga cola” de este mercado.


Contacto Suscríbete RSS


Sobre el autor. Copyright © 2020 El dominio norbertogallego.com es propiedad y está administrado por Diandro SL. B85905537. Creative Commons