publicidad
  14/07/2009

Android, ¿verdugo de Symbian?

Según la consultora Strategy Analytics, la popularidad de Symbian desciende a paso acelerado desde que Nokia decidió abandonar su control sobre el sistema operativo para cederlo a una fundación que, por lo visto, no cuenta con recursos suficientes para avanzar en un entorno en el que le han surgido competidores más robustos financieramente. El diagnóstico de los analistas no ofrece datos cuantitativos que lo avalen, pero subraya que incluso aquellos fabricantes que inicialmente prometieron apoyar su futuro desarrollo – Samsung, por ejemplo – se están inclinando hacia alternativas como Android. Incluso Nokia, tradicionalmente su padrino, empieza a mirar hacia otro lado.
En junio de 2008 Nokia decidió crear la Symbian Foundation con la misión de renovar el sistema operativo – que hasta entonces compartía con otros cuatro fabricantes – y lo que parecía una liberación acabó siendo otra cosa. El fabricante finlandés no repudia a Symbian, desde luego, pero últimamente se decanta por promover otro sistema, esta vez basado en Linux, al que ha llamado Maemo, e incluso ha dejado correr la voz de que podría estar dispuesta a colaborar con Microsoft en el futuro de Windows Mobile, algo que hasta hace poco hubiera sonado como un sacrilegio. Se ha querido ver otra prueba de distanciamiento de Nokia en la venta a Accenture de su rama de desarrollo de servicios profesionales bajo Symbian, operación que tiene por propósito transformarlo en un sistema abierto a desarrollos externos.
El origen del problema, según estos analistas, está en que la telefonía móvil  ha dado un rápido giro con el auge de los smartphones, categoría que ha segregado un aluvión de servicios y aplicaciones web. El mercado es hoy más propicio para los nuevos entrantes que para la reconversión de una plataforma histórica. Un sistema operativo para smartphones ha de conectar con los consumidores, y esto requiere un fuerte presupuesto de I+D antes siquiera de enfrentarse a los rivales, cuyo número ha aumentado. El presupuesto necesario se calcula, como mínimo, entre 100 y 200 millones de dólares  y, por otra parte, su éxito dependerá de la capacidad de dar vida a un ecosistema de desarrolladores.
Pese a todo, Symbian, en sus diferentes encarnaciones, sigue siendo el primer sistema operativo del parque instalado, con más de 250 millones de usuarios y casi 300 modelos de terminales, pero no tiene un sucesor claro dentro de su familia. Symbian S60 v3 ya no tiene quien lo acune, y lo mismo le pasa a Symbian v5, que debía ser su continuidad; un rediseño desde la base llevaría un tiempo precioso, aunque se mantiene el horizonte 2010.
Entretanto, iPhone OS, Android y el muy elogiado Web OS, de Palm, le han comido terreno y mercado. La Limo Foundation lanzará pronto – con el apoyo de Samsung – otra variante de Linux para móviles. Y hay que contar con la reacción de Microsoft, que en el primer trimestre de 2010 tendría listo Windows Mobile 7. Nada está perdido, sin embargo: circulan rumores del eventual interés de China Mobile, primer operador del mundo por número de clientes, de asumir un  cierto mecenazgo del nuevo Symbian.

Según la consultora Strategy Analytics, la popularidad de Symbian desciende a paso acelerado desde que Nokia decidió abandonar su control sobre el sistema operativo para cederlo a una fundación que, por lo visto, no cuenta con recursos suficientes para avanzar en un entorno en el que le han surgido competidores más robustos financieramente. El diagnóstico de los analistas no ofrece datos cuantitativos que lo avalen, pero subraya que incluso aquellos fabricantes que inicialmente prometieron apoyar su futuro desarrollo – Samsung, por ejemplo – se están inclinando hacia alternativas como Android. Incluso Nokia, tradicionalmente su padrino, empieza a mirar hacia otro lado.

En junio de 2008 Nokia decidió crear la Symbian Foundation con la misión de renovar el sistema operativo – que hasta entonces compartía con otros cuatro fabricantes – y lo que parecía una liberación acabó siendo otra cosa. El fabricante finlandés no repudia a Symbian, desde luego, pero últimamente se decanta por promover otro sistema, esta vez basado en Linux, al que ha llamado Maemo, e incluso ha dejado correr la voz de que podría estar dispuesta a colaborar con Microsoft en el futuro de Windows Mobile, algo que hasta hace poco hubiera sonado como un sacrilegio. Se ha querido ver otra prueba de distanciamiento de Nokia en la venta a Accenture de su rama de desarrollo de servicios profesionales bajo Symbian, operación que tiene por propósito transformarlo en un sistema abierto a desarrollos externos.

El origen del problema, según estos analistas, está en que la telefonía móvil  ha dado un rápido giro con el auge de los smartphones, categoría que ha segregado un aluvión de servicios y aplicaciones web. El mercado es hoy más propicio para los nuevos entrantes que para la reconversión de una plataforma histórica. Un sistema operativo para smartphones ha de conectar con los consumidores, y esto requiere un fuerte presupuesto de I+D antes siquiera de enfrentarse a los rivales, cuyo número ha aumentado. El presupuesto necesario se calcula, como mínimo, entre 100 y 200 millones de dólares  y, por otra parte, su éxito dependerá de la capacidad de dar vida a un ecosistema de desarrolladores.

Pese a todo, Symbian, en sus diferentes encarnaciones, sigue siendo el primer sistema operativo del parque instalado, con más de 250 millones de usuarios y casi 300 modelos de terminales, pero no tiene un sucesor claro dentro de su familia. Symbian S60 v3 ya no tiene quien lo acune, y lo mismo le pasa a Symbian v5, que debía ser su continuidad; un rediseño desde la base llevaría un tiempo precioso, aunque se mantiene el horizonte 2010.

Entretanto, iPhone OS, Android y el muy elogiado Web OS, de Palm, le han comido terreno y mercado. La Limo Foundation lanzará pronto – con el apoyo de Samsung – otra variante de Linux para móviles. Y hay que contar con la reacción de Microsoft, que en el primer trimestre de 2010 tendría listo Windows Mobile 7. Nada está perdido, sin embargo: circulan rumores del eventual interés de China Mobile, primer operador del mundo por número de clientes, de asumir un  cierto mecenazgo del nuevo Symbian.


Contacto Suscríbete RSS


Sobre el autor. Copyright © 2019 El dominio norbertogallego.com es propiedad y está administrado por Diandro SL. B85905537. Creative Commons