publicidad

Newsletter

28 de febrero, 2012

Ya he escrito aquí que el Mobile World Congress 2012 sería más un registro de tendencias que una feria de gadgets (que también, claro). Lamento repetirme, pero el anuncio, ayer en Barcelona, de un acuerdo entre Telefónica Digital y la Fundación Mozilla puede entenderse como reflejo de una tendencia subyacente. El acuerdo –que para tener perspectivas reales necesitaría otros operadores a bordo – contempla la creación de una nueva arquitectura de dispositivos móviles residente en la Web, que “habilitaría aplicaciones HTML5 con acceso absoluto a interfaces de programación de aplicaciones básicas de teléfono”.

Puesto en lenguaje llano, la frase implicaría rebajar una de las barreras de entrada que limitan la extensión hacia abajo de los smartphones. Sólo con dispositivos inteligentes pero baratos se puede atraer a esa mayoría de la población mundial que no tiene un smartphone ni cree necesitarlo. En la noticia creo entrever otra intención, concurrente con la anterior: impulsar resueltamente un tercer ´ecosistema´.

El duopolio que ejercen Apple y Google despierta más recelos que entusiasmo. Es normal la incomodidad de los operadores con Apple, atados como están por contratos que marcan un alto nivel de subvenciones. Pero varios fabricantes de primera línea que adhieren a Android no se recatan en reconocer su fastidio con el creciente control de Google. Para los operadores, el problema es diferente: quién factura las aplicaciones que descargan y usan sus clientes, y que contribuyen a saturar sus redes. La verdad es que distintas variantes de Linux no han cuajado en el mercado, y poca gente se dice convencida de que Windows Phone pueda consolidarse como alternativa (Nokia no se bastaría por sí sola) y así romper el duopolio.

27 de febrero, 2012

Un buen amigo recordará, si me sigue leyendo, aquella anécdota que él mismo me contó “de buena fuente”. Allá por 2008. Bill Gates, de paso por España, visitó en La Moncloa a José Luis Rodríguez Zapatero. A los pocos días, metido en campaña electoral, el entonces presidente del gobierno presumía en un acto en Extremadura: “el otro día estuve con Bill Gates, vosotros ya sabéis quien es; pues Bill Gates me dijo que está muy bien lo que hacéis aquí los extremeños, que usáis Linux en las escuelas”.  Vamos a dejarlo en que fue un error de traducción. 

Pues bien, la semana pasada, nuevamente de paso por España, el empresario retirado y filántropo en activo no visitó esta vez La Moncloa, pero concedió una entrevista a El País en la que soltó esta perla: “¿por qué no han bajado los sueldos en España?”. Como mínimo, algún asesor debería haberle susurrado que sí, que han bajado. Y que seguirán bajando.

25 de febrero, 2012

Las preguntas son previsibles: ¿vas a estar en el Mobile World Congress?, ¿qué pasará este año?, ¿qué móviles verás? Suelo responder que el evento de Barcelona no es una feria de móviles, o no es sólo una feria de móviles. Y, sin embargo, habrá destacadas novedades que darán la pauta de un mercado para el que aparentemente (sólo aparentemente) no hay crisis. Ausente Apple por definición, ¿qué hará Samsung? No anunciará el sucesor de su gran éxito, Galaxy SII pero sí otros modelos, y pondrá énfasis en su estrategia de contenidos Media Hub. Esta discreción debería dar relevancia a sus rivales HTC y LG. Del taiwanés – que viene de un decepcionante cuarto trimestre – se sabe que va a cambiar radicalmente su catálogo, incluido un smartphone con procesador Tegra de cuatro núcleos. El otro coreano ha sido más explícito: quiere elevar el tiro, y sus emblemas serán el Optimus 4X HD, también de cuatro núcleos, y el nuevo Max 3D.

De Nokia, que vuelve a los pabellones de la Fira tras dos años de exilio, se espera una versión europea del Lumia 900, y otro modelo no tan caro, que supuestamente se llamará 610, además del mentado Asha para los mercados emergentes. Los dos fabricantes chinos mantienen un pulso aparte: ZTE ha cogido la delantera a Huawei en el mercado, por lo que ambos se empeñarán en demostrar que compiten en la gama alta.

Volviendo a la pregunta inicial, los móviles son sólo una parte – no sé si la más importante – del evento anual de la industria. En el MWC se pondrán de manifiesto tendencias tecnológicas y económicas, que trataré de reflejar en este blog a partir del post del lunes.

24 de febrero, 2012

Aunque algunos titulares hacen creer otra cosa, Google no es todavía propietaria de Motorola Mobility. La operación ha sido aprobada por Estados Unidos y la Comisión Europea, y falta que den su luz verde China, Taiwan e Israel. Pero la sombra de Google es inocultable en la interminable guerra de patentes, porque esta es uno de los motivos de la compra: controlar un lote de 17.000 patentes. El comisario europeo Joaquín Almunia, a cargo de Competencia, ha advertido que la Comisión seguirá vigilando que el comprador no haga uso abusivo de las patentes estratégicas que adquiere.

Este es el punto en el que se apoyan sendas demandas contra Motorola Mobility – y por elevación contra Google – presentadas en Bruselas por Microsoft y Apple. La primera es la más sustanciosa: la acusa de romper con la práctica de licenciar patentes de su propiedad en términos que la industria conoce por la sigla FRAND (fair, reasonable and nondiscriminatory). Según Microsoft, la demandada pretende 22,50 dólares en royalties por dispositivo vendido, como pago por 50 “patentes esenciales” relacionadas con estándares de vídeo. “Imaginemos – escribe el letrado demandante – si todos actuaran como Motorola. Windows implementa 60 estándares y un PC soporta 200 […] Comparemos: Microsoft paga 2 centavos por unidad a un consorcio de 20 compañías que comparten 2.300 patentes sobre H.264”.

La demanda de Apple también cita las “patentes esenciales” y alega incumplimiento de la regla FRAND, que las dos partes dicen respetar. Según el documento, una vez que absorba Motorola, Google exigiría “un máximo del 2,25% del precio de cada iPhone”. Hace un par de semanas, Apple obtuvo de un tribunal alemán el reconocimiento de que no infringe una de esas patentes, contra lo que sostenía Motorola. Por lo que se ve, Microsoft y Apple tendrán muchas razones para detestarse, pero a la hora de la confrontación con Google, sus tácticas son paralelas.

23 de febrero, 2012

Un colega francés ha hablado de “surprise espagnole”: los ingresos de la filial de France Télécom en España crecieron un 4,5% en 2011, resultado inesperado para un mercado en recesión. Sin embargo, esta contribución no ha sido suficiente para compensar las dificultades del grupo en Francia, su primer mercado. Las cuentas de la empresa semipública francesa cerraron el año con una leve caída del 1,6% en los ingresos (45.300 millones de euros) y sin cambios en los beneficios (3.800 millones).

Hay que fijarse en dos aspectos colaterales. Uno es la decisión de recortar el dividendo un 14% con respecto al pagado en el ejercicio pasado, como recurso para hacer frente a los compromisos de inversión sin acudir al mercado de deuda. Es una actitud que ya anunció tiempo atrás Telefónica, y probablemente hoy haga lo mismo Deutsche Telekom. Ahí tenemos, una tendencia que se extiende por Europa. Mantener el ritmo de inversión exige medidas financieras y, probablemente, regulatorias.

Este es el otro aspecto: precisamente ahora, el negocio de FT en su país de origen ha sido puesto en jaque por la entrada de un cuarto operador móvil, Free, cuya agresiva política de precios repite la que aplicó en su día como proveedor de Internet. Como, en virtud de los acuerdos de itinerancia – apadrinados por el regulador – el 90% del tráfico de Free pasa por la red de FT, esta denuncia el riesgo de colapso provocado por las ofertas “irresponsables” de su rival. En una nota publicada por separado, Orange France estima en 210.000 el número de clientes que ha perdido en el primer mes de operaciones de su nuevo competidor.

22 de febrero, 2012

La consultora británica Ovum ha publicado un informe que evalúa en “más de 13.000 millones de dólares” la merma de ingresos sufrida por los operadores móviles debido a la sustitución de sus servicios de SMS por otros notorios, como What´sApp.

Basándose en estadísticas externas sobre el tráfico generado por 250 millones de usuarios, el estudio certifica que la mensajería se escapa de los dueños de las redes móviles hacia otros proveedores. La cuantía indicada equivaldría, según Ovum, al 9% de los ingresos totales por mensajería, por lo que aconseja a los operadores replantearse las aplicaciones propias y adoptar modelos de red social para hacer frente a la amenaza creciente.

No obstante, la consultora advierte contra la tentación de querer hacerlo solos – sin nombrarlo, parece referirse al tortuoso proceso de lanzamiento de los servicios basados en RCS-e, en los que han invertido dos años para definir un estándar común – y, en cambio, confiar en los desarrolladores de aplicaciones para conseguir una integración con las conexiones sociales de millones de usuarios. Si no lo hicieran, la ventaja intrínseca que tienen gracias al control sobre la facturación a sus clientes, se perdería en pocos años. Atención: este asunto puede parecer menor, pero tiene calado, como se verá con el tiempo.

21 de febrero, 2012

Un directivo de Dell me ha reprochado simpáticamente que hago poco caso de su empresa; y ha documentado el reproche: el último post dedicado a Dell en este blog se publicó en mayo de 2011. Touché. Podría replicar que su empresa aparece frecuentemente en mis crónicas sobre los mercados en los que compite, desde el PC a los servidores y el almacenamiento, como no podía ser de otra manera. No obstante, reconozco no haber prestado suficiente atención al esfuerzo de esta compañía por convertirse en actor principal del datacenter, lo que requiere trascender su debilidad en la oferta de software. Pese a que ha hecho varias adquisiciones interesantes en los últimos tiempos (Scalent, Boomi, etc).

El fichaje de John Swainson como presidente de una nueva división que aglutinará esos activos, llamada Dell Software Group, es un paso en la dirección trazada por Michael Dell: rebajar drásticamente el peso del hardware en su cifra de negocio. Las credenciales de Swainson son muy respetables: pasó la mayor parte de su carrera en IBM, donde llegó a dirigir la unidad de negocio Websphere y, sobre todo, es conocido como ex CEO de CA [antes Computer Associates], durante los años 2006 a 2009, en los que la rescató del borde del abismo.

La creación del Software Group, y la personalidad del directivo, se pueden interpretar como un anticipo de que la reinvención de Dell, emprendida por su fundador. Probablemente entre los próximos movimientos habrá algunas compras de empresas susceptibles de completar su cartera de software para el datacenter. En principio, puede permitírselo, gracias a la holgura de su tesorería, un rasgo que se pondrá de manifiesto esta noche, cuando Dell presente resultados trimestrales.

20 de febrero, 2012

La semana pasada, un entrevistado hizo en voz alta una reflexión, que pidió no atribuirle: “¿quién puede asegurar que Apple y Google, cuya potencia es innegable, no tendrán tropiezos debidos a un exceso de ambición?”. El comentario tiene miga: las dos empresas son imbatibles en los campos que dominan, pero han cometido errores de juicio cuando se han apartado de ellos para diversificar su negocio nuclear. Ya sé que pasan por un excelente momento financiero y bursátil, por lo que sería una temeridad invocar la palabra fracaso. Aun así, no son infalibles. Curiosamente, las dos han fallado – provisionalmente – en sus intentos de invadir el mercado de la televisión. Volverán a intentarlo pronto, y entonces ya veremos.

Las dudas sobre la infalibilidad de empresas tan exitosas –como de cualquier otra, dicho sea de paso – han reaparecido a propósito de dos informaciones de los últimos días. Google ha suspendido temporalmente la conexión entre tarjetas de crédito y su plataforma de pagos móviles Wallet, tras descubrir en el software un agujero de seguridad que, “en ciertas circunstancias” podría facilitar el acceso no autorizado a datos de los usuarios. Es evidente que las implicaciones de cualquier patinazo en este asunto serían muy serias.

Por su lado, Apple se ha resignado a rebajar dos veces el precio [algo insólito para sus costumbres] y a relajar las condiciones de contratación de anuncios a través de su plataforma publicitaria iAd, que lanzó en 2010 para competir con Google. He leído que hay otro obstáculo sobre el que Apple difícilmente va a transigir: su exigencia de control creativo sobre los anuncios, con el argumento de preservar la calidad de la experiencia de usuario. Y, por cierto, empieza a encontrar las mismas resistencias que Google en el delicado terreno de la privacidad.

18 de febrero, 2012

La discusión sobre si Irlanda necesitará o no un rescate europeo para atenuar su crisis de deuda (y si lo acepta, que no está claro) tiene un interesante aspecto lateral. Los gobiernos de Alemania y Francia han insistido en que una condición del rescate debería ser el aumento del impuesto de sociedades, que en Irlanda es del 12,5% frente a una media del 21,5% en la UE. En este contexto se explican las palabras del presidente de la cámara de comercio americana en Dublin, Peter O´Neill, también country manager de IBM, quien recomienda tratar el asunto con delicadeza, en virtud de “nuestro interés estratégico en que Irlanda siga asociada al centro de decisiones de la UE, en su condición de puerta de entrada para las inversiones estadounidenses en Europa”. El antaño denominado tigre celta es el destino de una sexta parte de las inversiones directas de empresas de Estados Unidos en la Europa comunitaria.

¿A qué se refiere O´Neill? Las exportaciones irlandesas se han recuperado gracias a las multinacionales afincadas en su territorio, y esta es una razón más para que el gobierno de Dublin cierre los ojos ante un truco contable legitimado por la antigua política de incentivos fiscales a la inversión extranjera. Tómese el caso de Facebook Ireland, que ha aflorado en las últimas semanas: generó 210 millones de euros en 2010, un 15% de su cifra global (¡); el mismo año, la filial británica facturaba 15 millones de libras.

Microsoft, instalada desde hace décadas en Irlanda, es la primera compañía del país por beneficios – por los que paga impuestos, naturalmente – gracias a que canaliza su factuyración en Europa a través de una oficina en Dublin. Otro caso notorio es el de Google, que en su informe anual reconoce que “casi todo el beneficio de las operaciones en el extranjero ha sido aportado por una filial irlandesa”. Intuyo que este asunto atraerá correo a mi buzón.

17 de febrero, 2012

La tendencia a la unificación de sistemas operativos no es una hipótesis, un tema más de conversación, sino una línea estratégica que persiguen – cada uno a su manera y por sus propios motivos – Microsoft y Apple, con Google aparentemente a la zaga. Ayer, Apple hizo una primera presentación a desarrolladores de la futura versión de OSX 10.8, apodado Mountain Lion, que representa un paso adicional en la asimilación de rasgos ya conocidos en iOS. Un síntoma: ya no lo nombra como Mac OSX.

En 2010, cuando mostró por primera vez OSX 10.7 Lion, Steve Jobs comentó que era una muestra de lo que podría resultar de un ligue [hook up] entre MacBook e iPad. De la frase no se deduce que el ligue vaya a desembocar necesariamente en cópula, pero todo se andará. Tal vez haya en Apple una inquietud inmediata por el hecho de que el iPad come terreno a su producto histórico. Al parecer, el pegamento entre ambas líneas sería iCloud, que Tim Cook definía esta semana como “nuestra apuesta estratégica para los próximos diez años o más”.

También Microsoft camina hacia una eventual convergencia entre Windows 8 y Windows Phone 8, que por ahora se limita al interfaz Metro, pero podría tener ir a más. En su caso, parece indicar la necesidad de tener una tableta Windows que sirva de respuesta viable a la enorme ventaja que ha cogido su rival. Google, mientras tanto, sigue explorando la manera de que Chrome OS ligue con Android, pero antes deberá estabilizar la fragmentación del segundo.

15 de febrero, 2012

La correspondencia que he recibido a propósito del post de ayer, me ha hecho pensar que debería añadir otro punto de vista acerca de la variante de Windows 8 concebida para la arquitectura ARM. Que Windows pase a tener dos arquitecturas y cinco familias de procesador, no significa que Microsoft sea hoy más abierta que ayer en el control que ejerce sobre su plataforma. Más bien lo contrario: a pesar de que ambas ramas del sistema operativo compartirán código base y una interfaz dual (Metro y el escritorio tradicional), lo que se conoce al respecto se parece más a la línea seguida por Apple que a la que Microsoft ha predicado durante décadas.

Windows 8 se inspira en los avances de Windows Phone 7, lo que sugiere una voluntad de convergencia con el futuro Windows Phone 8. La inspiración incluye un estricto control sobre las especificaciones de hardware. La razón explícita es que se desea evitar la fragmentación que caracteriza a sistemas como Android [no olvidemos que habrá tabletas W8], pero al mismo tiempo reduce las posibilidades de cada OEM de diferenciar sus productos.

Steven Sinfosky sostiene lo contrario: “WOA facilita la creatividad en el diseño de PC […] y otros factores de forma”. El riesgo implícito es el desconcierto de algún fabricante, pero la ventaja es una mayor estandarización, que favorecerá la creación de un ´ecosistema´ (sic) más extenso, necesario para arropar su plataforma con software moderno. En este sentido, puede decirse que Microsoft vuelve a empezar.

14 de febrero, 2012

Aunque sancionado hace más de un año, sólo ahora está a punto de consumarse el divorcio de esa pareja que el mundo ha conocido como Wintel. Microsoft se ha buscado otras compañías, y dentro de unos días presentará la versión de Windows 8 para la arquitectura ARM, sin que ello signifique abandonar la de toda la vida, x86. El asunto tiene otros colores que no están en el post. Intel y AMD han formado desde los años 80 un duopolio, creado a propósito para desarrollar chips x86 para PC y servidores. Muchos han olvidado, o son demasiado jóvenes para recordarlo, que AMD – empresa innovadora pero, ya entonces, financieramente endeble – fue impuesta por IBM como segunda fuente de suministro de procesadores para su PC (un tratamiento distinto tuvo con Microsoft, a la que creyó tener en el bolsillo).

Sobre esa base fundacional, el duopolio Intel-AMD se sostuvo durante décadas, pese a la ostensible disparidad de fuerzas, y nadie pudo nunca entrar en su armazón. La aparición de la compañía británica ARM ha alterado el paisaje, y este es el momento en el que AMD se pregunta si no debería inclinarse hacia esta, que tiene un modelo de licencia menos astringente que el que la vincula a Intel. De esto ya he escrito recientemente, y supongo que volveré a hacerlo.

Lo que hoy quiero destacar, a propósito de la bifurcación de Windows, es que donde había dos suministradores de chips, seguirán esos dos, y en la otra acera habrá tres (Qualcomm, Nvidia y Texas Instruments) con diseños de ARM. No puedo decir si el cambio será tan revolucionario como parece, pero sin duda será picante.

10 de febrero, 2012

Los resultados anunciados ayer por Vodafone son un retrato de las circunstancias que vive el mercado de la telefonía móvil. En espera de conocer las cifras de otros operadores, hay que tomar nota de que los ingresos por servicios del grupo han crecido el 0,9%, que es como decir nada. En Europa, la caída de Vodafone ha sido del 1,7%, y esto gracias a que el mercado turco ha tenido fuerzas como para crecer otro 23,5%. En España, lo que nos toca de cerca, Vodafone es el primer operador móvil que avanza sus resultados del trimestre que cierra el año natural.

Sobre el telón de fondo dela crisis, que vale para todos, la caída de ingresos de la filial que preside Francisco Román ha sido del 8,8%, la más grave de la región. Sus portavoces recuerdan que en los dos trimestres anteriores, el descenso fue de más del 9%. Si uno quiere ver la botella medio llena, tiene que fijarse en la evolución de los servicios de datos, que han crecido un 26,9% (el triple que nueve meses antes) pero no tienen peso suficiente para compensar el descenso de los ingresos que recauda por llamadas de voz.

Veamos, entonces: ¿por qué bajan los ingresos de voz, en un período que, según la CMT ha sido de expansión en el número de líneas? Porque la botella está (también) medio vacía: la bajada de precios continúa, debido a dos razones: una obvia, la competencia entre operadores, y otra deliberada, porque Vodafone aplica tarifas agresivas para defender su cuota de mercado, a la vez que trata de cambiar el mix de voz y datos. Así están las cosas, y no es arriesgado pronosticar que así seguirán durante 2012.

8 de febrero, 2012

Es una larga tradición en este sector el cambiar cada equis años de marketing vertical a horizontal (y viceversa) o de marketing centralizado a descentralizado. Se supone que estos ciclos deberían ajustarse a la evolución del negocio, sacudir los hábitos de la organización y, a veces, sacrificar puestos de trabajo. Algo así es lo que está pasando, o a punto de pasar, en la sede de Microsoft en Redmond: saldrán de la compañía unos 200 empleados de la organización central de marketing. Chris Caposella, veterano que en septiembre fue promovido del marketing de Office al cargo de Chief Marketing Officer de la compañía, ha proclamado unos nuevos “principios orientativos” que, hablando en plata, dictan una transferencia de responsabilidades a las unidades de negocio.

Lo anticipaba el mes pasado AdAge: adelgazar el equipo central para que sus funciones sean asumidas directamente por los responsables del marketing de producto dentro de cada división. La publicación informa que el grupo de marketing de consumo – aparentemente el primer afectado – retendrá ciertas atribuciones esenciales: compra de medios, investigación de mercados, branding y comunicación corporativa.

Tras publicarse la noticia, la compañía sólo ha dicho oficialmente que los cambios buscan mejor la eficacia y la eficiencia, además de reforzar la carrera de las personas a cargo del marketing dentro de cada división. Añadiendo, con lenguaje litúrgico, que se trata de “alinear mejor nuestros recursos con las necesidades de nuestras líneas de negocio”.

6 de febrero, 2012

Al cierre del viernes, el índice Nasdaq alcanzaba su nivel más alto en once años, lo que significa que está cerca del máximo que precedió al estallido de la burbuja. Pero nadie teme que aquel desastre se repita, todo lo contrario. Apple, que de burbuja no tiene nada, tocó su máximo histórico, 460 dólares por acción. Por supuesto, puede que algo influyan los síntomas de una incipiente recuperación de la economía estadounidense, pero también podría decirse que el grado de incertidumbre ha llevado a las empresas a perseguir por todos los medios subir la productividad y bajar los costes. Y esto es lo que la tecnología les promete. En consecuencia: el sector del que se ocupa este blog – y que abarca mucho más que las redes sociales que están en boca de todos estos días– disfruta de la reputación de ser el que este año puede proporcionar mejores retornos a los inversores.

El Nasdaq Composite es un índice, y como tal refleja situaciones diversas. Pero, bien mirado, llegar al nivel más alto de los últimos once años no es estimulante para aquellos que prefieren la inversión a largo plazo: significa que si alguien mantuvo la acción X durante tanto tiempo, no habrá ganado nada. Por esto, los accionistas miran mucho la política de dividendos de las empresas, y lo que estas destinan a recomprar sus acciones para elevar la cotización. Y miran, sobre todo, otros números: Apple ha subido un 13,5% desde comienzos del año y un 33,8% en los últimos 12 meses. Intel, un 10,3% en 2012 y un 24% en un año. HP ha avanzado 12,9% en enero, pero todavía desciende 38,6% con respecto a febrero de 2011. Algo parecido le ocurre a Cisco: +11,1% y -8,3%, respectivamente. Para no alargar la lista: ¿cómo le van las cosas a Google? Pues, ha caído un 7,7% en un mes y un 2,3% en doce meses. Si esto sigue así, ¿qué historia se repetirá?

4 de febrero, 2012

Podría llamarse la prueba del ocho. Si la filtración fuera verídica – por ahora entra en la categoría de verosímil – los futuros Windows 8 y Windows Phone 8 acabarán siendo un mismo sistema operativo, al menos desde el punto de vista del usuario. Esta posibilidad ya estaba abierta desde que los primeros pantallazos conocidos de Windows 8 revelaron que usará el interfaz Metro, que es la característica más evidente del actual Windows Phone 7,5 (Mango). Así gana credibilidad al bulo según el cual Windows Phone 8 (Apollo) usará el mismo kernel y ciertas funciones multimedia y de seguridad idénticas a las que primero aparecerán en Windows 8. Esto no sólo significaría prescindir del corazón de Mango, sino que se solaparía con una escala transitoria (Tango) entre el sistema operativo actual y el futuro Windows Phone 8.

Microsoft maneja con comprensible cautela este asunto, porque teme crear expectativas que pudieran deprimir las ventas de su aliado preferente, Nokia. Aunque no abra la boca, el movimiento parece inspirarse en el precedente creado por Apple, que el año pasado unificó el comportamiento de sus sistemas operativos para Mac, iPad e iPhone

No obstante, si fusionar las dos ramas de la familia Windows tiene un valor de simplificación, en la práctica aumenta la complejidad, porque como es sabido Windows 8 tendrá dos versiones, una para la tradicional arquitectura x86 (Intel y AMD) y otra para la arquitectura ARM.

2 de febrero, 2012

La inminencia del anuncio de salida a bolsa de Facebook me ha recordado una definición básica: el valor de un activo se identifica con el valor presente de su cashflow futuro. Es decir que el valor de una compañía no depende de la cuantía de los ingresos que genera hoy, sino de los beneficios que sea capaz de generar en el futuro. Mientras Facebook no publique su estado financiero, sólo sabemos lo que se dice de ella: que el año pasado habría ingresado entre 4.000 y 4.500 millones de dólares, y que en 2012 podría elevarse hasta el rango de 7.000/7.500 millones. De sus beneficios no sabemos nada, y es mejor evitar las conjeturas.

Dando por buena la primera cifra, podría decirse que la tan mentada valoración de 100.000 millones representaría 25 años de ingresos; una conclusión caprichosa, porque no son los ingresos lo que determina el retorno a los inversores, un dogma para Wall Street. Con esa hipotética valoración, la ratio precio/cashflow de Facebook sería ocho veces superior a la de Apple. Y si esto ya parece un disparate, añádase el hecho de que Apple tiene 97.000 millones en el banco, y es la empresa con mayor capitalización bursátil del mundo, pero su acción no despega porque la empresa no dice qué piensa hacer con ese tesoro. Continuará, estoy seguro.


Contacto Suscríbete RSS


Sobre el autor. Copyright © 2019 El dominio norbertogallego.com es propiedad y está administrado por Diandro SL. B85905537. Creative Commons