publicidad
  19/03/2018

Orange: Richard premiado con otros cuatro años

La filial española de Orange ha contribuído con un 13% a los buenos resultados económicos del grupo francés al cierre del ejercicio 2017: 5.371 millones, sobre 41.100 millones de euros de ingresos. Las ratios de crecimiento son elocuentes: 7,1% en España, 1,2% en el conjunto del grupo. En todo caso, la hazaña del año ha consistido en volver a crecer, por primera vez desde 2009, en el mercado francés, el más grande y a la vez el más problemático. Esta circunstancia ha sido decisiva para que el consejo – con la venia del Estado, primer accionista – diera carpetazo a un asunto ajeno por completo a su gestión, que pesaba sobre el futuro de Stéphane Richard, PDG (presidente director general).

Stephane Richard

Se trata de un caso antiguo, de cuando Richard era jefe de gabinete de Christine Lagarde, ministra de Economía de Nicolas Sarkozy. Su jefa de ayer, hoy en el FMI, ha sido exonerada del affaire, no sin una colleja verbal de la justicia francesa – por lo que se supone que también el antiguo funcionario quedará absuelto antes del verano. Nadie discute sus méritos, pero ha tenido el detalle de prometer que dimitirá en caso contrario.

Otra duda, más subjetiva, era discernir en qué estado se encontraba su relación con el jefe del Estado, Emmanuel Macron. Ambos tuvieron un serio desacuerdo en 2016: el actual presidente, en su condición de ministro, vetó el plan de Richard de comprar el cuarto operador, Bouygues Telecom. Agua pasada no mueve molino: a mediados de enero, Macron y Richard se cruzaron “casualmente” en el Eliseo y su abrazo público fue interpretado como signo de apoyo presidencial a un tercer mandato al frente de la compañía. El Estado francés posee el 23% del capital de Orange (y el 29% de los derechos de voto).

Despejados ambos asuntos, que probablemente hayan sido inflados por los medios y alguna influencia de competidores, Stéphane Richard ve ahora expedito un mandato que, según sus palabras, dedicará a “completar la transformación interna” de Orange. La receta no es sólo continuista; prevé reforzar al papel de los servicios, apostar fuertemente por la ciberseguridad y, al mismo tiempo, tomarse con parsimonia la expansión internacional.

Este último punto merece un comentario. A mediados del año pasado, hubo contactos entre Orange y Deutsche Telekom con vistas a una fusión potencial, pero era tal el desfase de valor bursátil entre las dos partes, que hubiera supuesto la absorción de facto del operador francés por el alemán, algo políticamente inaceptable. Aunque no se concretara – y la situación no parece que haya cambiado – fue una muestra de predisposición de Deutsche Telekom a convertirse en actor central de la reestructuración (que algunos creen necesaria) de las telecos europeas, papel que hasta ahora parecía no interesarle en absoluto.

También parece ´definitivamente` descartado que Orange vuelva a la mesa de negociaciones para adquirir el grupo sudafricano MTN. Richard, visiblemente satisfecho, dijo a los analistas que esa operación “habría tenido tal carga emocional, que, más que complicada, hubiera  sido casi imposible”. ¿Implica que renuncia a expandirse fuera de Francia? le preguntaron. No necesariamente. Él mismo señaló como un objetivo inmediato el crecimiento ´ordenado` de la actividad de Orange en África, donde ha crecido un 7% en 2017. Algunos medios le atribuyen la exploración de acuerdos con el mexicano Carlos Slim, muy desencantado con sus inversiones europeas.

En cambio, el PDG descartó taxativamente participar en una operación de consolidación en Francia. Ha dicho en muchas ocasiones que una consolidación tendría sentido, pero esta vez añade que Orange no va a participar en ella: deja a sus competidores toda iniciativa nupcial. “Como mucho, estaríamos dispuestos a facilitarla”. De lo que se infiere que, si se dieran las circunstancias, Orange podría adquirir activos de los que tuvieran que desprenderse las otras partes como condición para obtener la autorización regulatoria.

Tras obtener el respaldo del consejo, Richard recurrió al plural mayestático: “lo que se espera de nosotros es que completemos el trabajo iniciado”. Requerirá años de inversiones, seguir desplegando fibra en Francia [una promesa electoral de Macron para 2020, dicho sea en passant] pero también en España y Polonia”. Lo cierto es que la política de inversiones le ha permitido recuperar clientes en las grandes ciudades francesas, que había perdido a manos de sus competidores.

La iniciativa más audaz del segundo mandato de Richard ha sido el lanzamiento de Orange Bank, que ha tropezado con más dificultades de las esperadas, pese a sus 55.000 clientes a finales de 2017. Hasta tal punto resulta vital para el grupo, que en el nuevo comité ejecutivo, confeccionado a medida por Richard, ha reservado un sitio a cubrir con un profesional experimentado del sector bancario y aún no fichado.

Una de las novedades de los próximos meses será el lanzamiento de un asistente personal llamado Djingo [algo así como el proyecto Aura, de Telefónica] que ha desarrollado en común con Deutsche Telekom. Al respecto, ha dicho Richard que “no es razonable vivir lamentándose de la posición que tienen los GAFA (Google, Amazon, Facebook, Apple y al mismo tiempo no hacer nada”.

La transformación interna del tercer mandato de Richard ya ha empezado por la designación del comité ejecutivo que le acompañará. Siguen a su vera Ramon Fernández y Gervais Pellissier con rango de directores generales delegados. Entretanto, Mari-Noële Jégo Laveissiére acumula más responsabilidades, a cargo de la división Tecnología e Innovación, con el importante añadido de la estrategia de datos del grupo.

Al órgano colectivo se incorpora como director general adjunto Laurent Paillassot, CEO de Orange España, segundo país del grupo en cifra de negocios. Su predecesor en la filial española. Jean-Marc Vignolles, asume las competencias de COO Europa (excluyendo Francia y España). Al informar de estos nombramientos, Richard aseveró que la nueva etapa es abordable gracias a que se ha “restaurado el crecimiento tanto en ingresos como en ebitda, en un contexto ferozmente competitivo”.


Contacto Suscríbete RSS


Sobre el autor. Copyright © 2018 El dominio norbertogallego.com es propiedad y está administrado por Diandro SL. B85905537. Creative Commons