publicidad
  20/01/2015

20Ene

A propósito de la última crónica sobre BlackBerry, me han preguntado por qué no he mencionado la noticia de una oferta de compra que habría recibido de Samsung. La respuesta tiene dos partes: 1) porque esa crónica se publicó 24 horas antes que el despacho de Reuters sobre el asunto y 2) porque «los rumores no son noticia» y tengo sobre ellos un reflejo de escepticismo [anacrónico en la era de Twitter, lo sé]. Ambas empresas lo han desmentido, así que me atengo a los hechos. Pero no quiere decir que carezca de opinión propia

En primer lugar, ¿está BlackBerry en venta? No es la primera vez que se especula con ello, antes y después de la llegada de John Chen. Cuando este fue nombrado CEO, supuse que su misión sería rescatarla del hoyo en que se encontraba, limpiarla y revigorizarla para, en el momento oportuno, negociar su venta. Los financieros que lo pusieron en el cargo no tienen otra vocación que recuperar la inversión con plusvalía.

El comunicado emitido por BlackBerry sólo dice que no está negociando con Samsung, y esta también lo niega, así que es obligado creerles. Pero no sería fácil para Chen encontrar otro comprador más idóneo interesado en adquirir la totalidad de la empresa. De entrada, hay que excluir a cualquier candidato chino, porque los gobiernos occidentales que son el núcleo de la clientela de BlackBerry lo vetarían sin contemplaciones. Apple es, aparte de BlackBerry, la única marca norteamericana que queda en su mercado, pero un candidato muy improbable. Los fabricantes europeos se han extinguido y los japoneses se han replegado.

Lo anterior deja como únicos candidatos viables a Samsung y LG, que a priori, no merecen objeciones geopolíticas. De modo que el rumor tiene un buen fundamento. Lo que lleva a preguntarse qué tiene BlackBerry que pueda interesar a un eventual comprador, sea quien sea.

Primero: una clientela fiel y de calidad, formada por gobiernos y grandes corporaciones, y que abarca 90 millones de usuarios finales de su servicio de mensajería. Un botín apetecible, a pesar de que los ingresos por software y servicios han caído una tercera parte desde 2012.

Una nueva plataforma, BES12, fue lanzada en noviembre, arropada por varios acuerdos que podrían ampliar el alcance de su mercado más allá de los leales a la marca.

Un sistema operativo, QNX, que al margen de los smartphones está presente en dispositivos médicos y en la industria automovilística y, según Chen le abrirá las puertas de Intenet de las cosas (IoT).

Unas 40.000 patentes que tienen valor por sí mismas [según Wells Fargo, una cuarta parte del precio actual de la acción].

En la fase más crítica para BlackBerry, algún inversor propuso despiezarla para maximizar el precio de venta. Esta no es la estrategia de Chen ni de los accionistas de control. Un año es lo menos que necesitan para elevar el valor hasta un nivel que justifique pagar por la empresa íntegra un precio superior a los 7.500 millones de dólares de la presunta (y desmentida) oferta de Samsung.

Ahora bien, ¿sería Samsung el mejor comprador? Todo indica que sí. No por el hardware – cuyas ventas han caído un 75% desde 2012 – sino porque la compañía coreana tiene urgencia por asentarse en el mercado corporativo: su plataforma Knox todavía no ha conseguido los resultados esperados (por lo que ha optado por un pacto para que sus dispositivos Galaxy se integren en BES12, además de correr sobre Knox). Y ya tiene una amenaza explícita, el acuerdo entre Apple e IBM. Sin descuidar el hecho de que apoderarse de BE12 evitaría que cayera en manos de un competidor que pudiera hacerle daño. Por otro lado, QNX sería una pieza interesante para Samsung  en dos sentidos: para atenuar su dependencia con respecto a Android, y podría ser un punto de apoyo para entrar en eso que llaman IoT, en el que casi todo está por hacer.

En resumen, creo que BlackBerry se venderá entera, sin desguaces especulativos, aunque no ahora ni al precio que mencionan los rumores de los últimos días. También creo que Samsung se perfila como el mejor, si no el único, candidato posible. Puedo equivocarme, no se tome como un pronóstico, es sólo un razonamiento.


Contacto Suscríbete RSS


Sobre el autor. Copyright © 2020 El dominio norbertogallego.com es propiedad y está administrado por Diandro SL. B85905537. Creative Commons