publicidad
  10/01/2022

Alberto Granados

Presidente de Microsoft Ibérica

Es notorio que la marca más universal que distingue a Microsoft en el mercado mundial es Windows, pero también lo es que en los últimos años el eje de gravedad de la compañía se ha desplazado a la nube, un negocio que – si sus componentes dispersos se agregan dentro de la nueva etiqueta Microsoft Cloud – generaría este año fiscal unos ingresos de 80.000 millones de dólares (20.700 millones en el último trimestre). La razón inmediata es el empujón recibido de la pandemia, pero en estos momentos de refuerza estratégicamente con el lanzamiento de ofertas de servicio cloud diseñadas para sectores de mercado verticales: finanzas, industria, salud y comercio minorista, entre otros que les seguirán.

Alberto Granados

publicidad

Los analistas han esperado durante años que esa evolución estratégica se expresara con más claridad en los resultados económicos de la compañía. Por fin, el momento parece haber llegado porque los directivos de Microsoft ya emplean con soltura de la amalgama Microsoft Cloud bajo la que amparan los servicios cloud de infraestructura, plataforma y aplicaciones. Por cierto, se espera que reciba una inyección de ingresos con la incorporación de Nuance, adquisición del año pasado con una orientación deliberada hacia los servicios al sector sanitario.

Al cierre de 2021, Microsoft era la segunda compañía cotizada del mundo, con una capitalización bursátil de más de 2,5 billones de dólares, sólo superada por Apple. Al mismo tiempo, es destacable que entre los cinco gigantes tecnológicos estadounidenses, sea Microsoft el único que no está siendo investigado por las autoridades de su país o de la Unión Europea en relación con las respectivas políticas antimonopolio. Esta fue la primera pregunta de una entrevista en diciembre con Alberto Granados, quien tras veintiséis años de carrera internacional dentro de la compañía, ha vuelto a España como liderar la filial Microsoft Ibérica.

De este primer y muy prolijo diálogo con Granados se han excluido los asuntos relativos al mercado de consumo, con la esperanza de retomar próximamente la conversación.

Hace décadas, Microsoft era acusada de monopolista y pagó por ello un alto precio. Si lo menciono ahora es porque la compañía está al margen del resurgir de las críticas a las llamadas Big Tech. ¿A qué cree que se debe esta excepción, coincidente con el momento en que vale más que nunca en bolsa?

En mi opinión, lo que señala puede estar relacionado con la filosofía que la compañía ha adoptado desde que Satya [Nadella, CEO de Microsoft desde 2014] está al mando. Mi explicación preferida es que somos una compañía que pone más énfasis, y por consiguiente más inversión, en los factores de distribución y menos en los de producción […] Microsoft es actualmente una compañía cuya plataforma cloud tiene capacidades para soportar la producción de nuestros clientes, por lo que ha decidido no competir con ellos, no tener fricción alguna con sus modelos de negocio […] Este es el rasgo que nos está permitiendo llegar a sólidos acuerdos con empresas de retail o con telcos, por ejemplo, así como con los gobiernos.

¿Acuerdos de qué naturaleza y alcance?

Los hay de diversos tipos, con un fundamento común, el exquisito respeto por la dignidad y la soberanía del dato: como no estamos en el circuito de distribución, nuestro objetivo no es monetizar los datos. Esto se traduce en una práctica que no es nueva: hemos estado involucrados con el RGPD desde 2012 y participamos en la elaboración de los principales estándares de ciberseguridad e inteligencia artificial, con lo que conllevan de normas  éticas […] A su vez, esto ha favorecido el nivel de confianza en Microsoft. Las grandes empresas se acercan a nosotros porque saben que no vamos a ´desintermediar` en sus cadenas de valor. Por lo demás, estamos muy convencidos de que la innovación va a venir sobre todo a través de los líderes de cada industria, tanto o más que del sector tecnológico en sí.

Tras pasar más de la mitad de su carrera profesional fuera del país, en 2021 la compañía le designa para dirigir la filial española. Volviendo con ese bagaje internacional, ¿cómo ha encontrado el mercado español?

Cierto. He conocido de cerca los mercados latinoamericanos y los asiáticos, pero en los dos últimos años me he ocupado, desde España, de una organización de planificación estratégica de la compañía ¿Qué he encontrado al volver a mi país? Se lo puedo resumir en que la reacción del país ante la pandemia ha sido impresionante. El número de empresas que al principio estaban preparadas para un trabajo remoto se ha multiplicado rápidamente.

Creo haber leído que ha pasado del 15% al 85% […] 

Conozco casos asombrosos. Como el de la Generalitat de Cataluña, que ha hecho un esfuerzo colosal con los empleados del CTTI trabajando en remoto para mantener la estructura funcionando. La experiencia nos ha enseñado que es posible innovar rápidamente: lo que antes se hacía en años, ha tenido que hacerse en meses e incluso en semanas, abriendo los ojos a todo el tejido industrial a la realidad de que el trabajo híbrido ha llegado para quedarse.

El hito reciente de Microsoft Ibérica ha sido el anuncio de una región cloud en España, a través de un acuerdo con Telefónica

Es una inversión que se completa con otra decisión muy importante para instalar un centro de I+D en Cataluña. Creo que es una corriente en la que van a avanzar otras compañías. Hay varios pilares que considerar, de los que nombraría en primer lugar el afán de las AA.PP, no importa de qué gobierno o de qué signo sean, por prestar mejor servicio a los ciudadanos. Mucho de lo que he podido ver en países como Singapur o en Japón se está haciendo ahora en España; no veo que estemos en una situación de inferioridad.

¿Por qué lo dice tan tajantemente?

Estoy pensando en Repsol, con la que hemos anunciado un partnership y  hace muy poco estuvimos con ellos en un hackaton en el que participaron proveedores que hicieron gala de modelos de negocio innovadores en la cadena de transporte y de logística o en la gestión de riesgo. Puedo hablar de Prosegur, que está aplicando inteligencia artificial a sus entornos de video management. O de LaLiga tratando de entender el sentimiento de los aficionados. O de Pescanova, con sus granjas biomarinas. Le aseguro que nos estamos encontrando con planes tecnológicos que uno creería esperar de países como Australia, con unos afanes de modernidad y unos modelos de innovación envidiables […] La pandemia ha sido, desgraciada o afortunadamente, el mejor Chief Innovation Officer de las empresas españolas. No sólo se trata de hacer las cosas más baratas u óptimas, que también, sino de hacerlas más ágiles […]

No sólo de digitalizar se trata

No sólo. Abundan los ejemplos: al transformar una compañía de producto en compañía de servicios, se transforman sus objetivos de negocio y en proceso obviamente interviene la digitalización, pero también muchas otras innovaciones de las que probablemente hablamos poco. Sin olvidar la generación de empleo […].

Le iba a preguntar por esto, precisamente  

Con la decisión de abrir nuestra región de datos en España, hemos hecho una estimación de ingresos de nuestro ecosistema en alrededor de 15.000 millones de euros en los próximos cuatro años; un análisis en el que ha participado IDC.

¿Puede precisar más a qué llama ´nuestro ecosistema`?

Tenemos en España unos 11.000 partners, un 80% de los cuales son empresas regionalizadas, por lo general orientadas a verticales. Por cada euro que nosotros facturamos, ellos facturan 7,20 euros. Este es el factor multiplicador de nuestras iniciativas. Otro impacto por el que me pregunta es una creación de aproximadamente 55.000 nuevos puestos de trabajo en los próximos cuatro años.

La mayoría indirectos, habría que añadir […]

Hablo de todo lo que tiene que ver con nuestra nube, más los partners, más todos los servicios que se generan en desarrollo e integración. Para mí, lo más importante de la digitalización es la oportunidad de creación de empleo […] No sólo tecnológico, porque nosotros somos relevantes pero lo más importante son los sectores en sí. Hicimos un estudio con LinkedIn acerca de cuál puede ser la creación de empleo digital, no necesariamente tecnológico puro […] y estamos hablando de dos millones de puestos en los cinco próximos años. Por eso digo que lo más interesante no son los empleos que pueda generar Microsoft ni los directamente ligados a cloud, sino los empleos verticalizados en determinadas industrias con capacidad de arrastre

Buen punto, pero la creación de empleo está necesariamente ligadas a la formación.

Sí, cada vez vemos más claro cómo la gente que va a innovar no son los programadores que conozcan Kubernetes o cualquier otra tecnología, sino las personas que trabajan en upstream en una compañía de oil & gas o en una planta fabril o las que trabajan en el sector farma y que, por tanto, conocen su contexto industrial mejor que cualquiera que venga de las TI. ¿Quién mejor que ellos para entender cómo la inteligencia artificial les va a ayudar a hacer su trabajo? Claro está que ha habido una inversión en la formación de skills digitales, pero aun así el 43% de las empresas nos dicen que ahora mismo no tienen internamente esa capacidad, lo que indica que  la brecha es importante. Por esta razón Microsoft invierte mucho a través de LinkedIn para diseminar cursos de todo tipo: en plena pandemia hemos sido capaces de formar un millón de personas y podemos pensar en cinco millones durante los próximos tres o cuatro años. Para mí, lo importante no es sólo formar, sino también certificar a los receptores de la formación, porque tres de cada cuatro personas que certificamos encuentran empleo.

Con permiso de los otros negocios, la nube es actualmente el caballo de gravedad de la compañía. Partiendo de esta premisa, ¿está al día el mercado español en su adopción del modelo cloud?

Estar al día es una noción genérica. En primer lugar, Microsoft no juega sola en este ni en ningún mercado, pero nos sentimos orgullosos de que nuestras soluciones cloud sean reconocidas por Gartner en los cuadrantes de IaaS, PaaS y SaaS. Ser capaces de jugar en las tres áreas del mercado es fundamental para desarrollar nuestra concepción de la nube.

¿Qué les diferencia de los dos principales competidores?

[…] Nuestra principal preocupación en este terreno es ser reconocidos por la capacidad de combinar esos tres niveles: cómo combinar Azure con otro tipo de soluciones, como Dynamics 365, por ejemplo, de manera modular y flexible, para que los clientes puedan crear nuevos modelos de negocio.

¿Qué me puede decir de esa corriente de verticalización a la que todos los proveedores se están apuntando, en la que Microsoft propone sus nubes sectoriales?

Lo que estamos haciendo actualmente es anunciar unas nubes verticales que contemplan esa combinación que he mencionado. Por ejemplo, Cloud for Heatlthcare, Cloud for Financial Serviices, Cloud for Manufacturing o Cloud for Sustainability, en este último caso con rasgos comunes a varios verticales. Con esta filosofía, estamos dotando de modelos de datos a la industria, a los servicios financieros y a diferentes entornos, gracias a una serie de conectores que les proporcionan escenarios de uso.

A priori, la nube de servicios financieros tiene mucho interés porque la banca no ha sido muy entusiasta del modelo cloud

Por dar un par de ejemplos del cambio que estamos impulsando: una entidad financiera puede utilizar Teams para interactuar con un cliente y puede usar Dynamics 365 para entender el historial de ese mismo cliente. O puede utilizar Azure con inteligencia artificial para analizar sus riesgos y, en su caso, ayudarle en la venta de otro producto financiero […] La cantidad de escenarios de uso que se han planteado y que las propias entidades puedan imaginar es enorme gracias a que en esta opción vertical se combina PaaS, IaaS y SaaS en un mismo objetivo.

O sea que responde a una definición de nube híbrida

Hace tiempo anunciamos Azure Stack y un modelo hiperconvergente. Luego, anunciamos nuevas funcionalidades relevantes, que llamamos Azure Arc, que permite controlar a la vez las cargas on premise y las que se han migrado a una nube pública; somos los únicos que nos integramos con la competencia. Porque entendemos que el mundo es lógicamente multicloud y de lo que se trata es de entender al cliente. De hecho, una de las virtudes de nuestra nube es el nivel de abertura.

¿Por ejemplo?

Tenemos un partnership magnifico con SAP corriendo sobre Azure. Lo mismo con Oracle […] 73 millones de desarrolladores en todo el mundo usan GitHub […] Cuando hablamos con los CIO españoles, el 84% dicen sin dudar que su estrategia será híbrida. Estamos comprometidos con algo muy interesante llamado Confidencial Computing, que esencialmente implica quitarnos de en medio entre el cliente y la nube, al primero le damos la llave con la que deposita sus datos en una nube pública, por lo que nosotros no jugamos ningún rol en la verificación y la certificación.

No es una propuesta exclusiva de Microsoft, pero ¿qué valor tiene para el cliente?

Que se está protegiendo desde el hardware a la red, desde el transporte hasta el almacenamiento de datos, que en cierto modo no nos necesita como proveedores, porque le hemos dado las llaves […] Es una iniciativa cuyo mayor interés consiste en que nos permite trabajar con entornos clasificados como gobiernos, sistemas financieros, seguridad, sanidad,… con datos que se quiere tener en un entorno protegido pero, al mismo tiempo, no tenerlos sólo en el datacenter sino también en un backup cloud.

¿Abre las puertas a mejores relaciones con los gobiernos?

Nuestras relaciones con las administraciones son magnificas, pero sin duda Confidential Computing las refuerza por el lado de la confianza.

Ahora, sobre el anuncio de la región de datos en España en colaboración con Telefónica

Y otros

[…] iba a decir que es un signo del cambio que se está observando en las relaciones entre los proveedores de cloud y las telecos. En este caso, se trata de una inversión compartida que creo merece explicación

Se explica fácilmente. Estamos abriendo una región Azure en España, en la que colaboramos con terceros, uno de los cuales es Telefónica. Tampoco es excepcional: acabamos de anunciar una colaboración conjunta acerca de 5G, un terreno en el que como es sabido no ofrecemos servicios pero, junto con Telefónica, vamos a construir soluciones industriales, por ejemplo creando entornos de simulación que requieren latencias muy bajas.

Entiendo, pero ¿se reparten los costes de inversión?

No, es una colaboración y veremos más anuncios como estos, tanto con Telefónica como con su filial Tech, en este caso en materia de integración y de ciberseguridad

Estamos en una fase en la que los fondos europeos van a jugar un papel clave en la recuperación de la economía sobre supuestos innovadores. ¿De qué manera se va a asociar Microsoft a este proceso en el que habrá mucha inversión tecnológica en juego?

Nuestra posición es trabajar junto con nuestro canal de partners, actuar como habilitador para que ellos presenten soluciones en ese contexto. Nuestro modelo es indirecto y creemos que es el que genera resultados mejores.

Lo que entronca con otra pregunta: el sector público, con su capacidad de inversión en TI es fundamental para Microsoft

Hay una oportunidad muy grande de ayudar al sector público, no sólo en España, pero también en España, a modernizar sus procesos. Desde la actualización del trabajo híbrido, que ha sido un punto fundamental durante la pandemia y que ahora habrá que normalizarlo. Comentaré especialmente lo que hemos hecho en Cataluña con el CTTI: están usando Dyamics 365 para el seguimiento de los servicios que da la administración catalana. Hay un montón de escenarios sobre la mesa, desde una mayor agilidad de la justicia automatizando procesos hasta el uso de inteligencia artificial para mejor entender las necesidades del ciudadano en un momento dado […]

Había dos tópicos instalados: uno, que las AA.PP eran reacias a la nube y dos, que era impensable el trabajo no presencial. Han perdido vigor por la fuerza de las cosas, pero ¿será duradero el cambio?

Lo bueno que hemos visto en diferentes autonomías es la adopción de Teams, algo tan directo como esto, tanto en educación como en los servicios al ciudadano. De hecho, esto nos permitió hacer un estudio junto con la Generalitat para la COP 26, en el que analizamos el trabajo híbrido como factor de reducción de emisiones de CO2. Sobre una muestra de 300 empleados, calculamos unas 250 toneladas de ahorro, que vienen a ser un 24% de reducción. Vamos a analizarlo más en profundidad, pero es un primer signo de que se puede mantener el nivel de productividad a la vez que se cumplen los objetivos medioambientales y que los empleados puedan conciliar.

¿En qué más campos se está trabajando con las CCAA?

En la migración de aplicaciones, su modernización. Ir a un modelo PaaS en el que la infraestructura empieza a mover aplicaciones a la nube. Lograr que las soluciones instaladas, que son muchas y no tienen por qué ser nuevas, tengan un nivel de ciberseguridad mucho mayor. Esto, que lo estamos haciendo globalmente, nos da confianza para el movimiento de aplicaciones.

¿Todo lo anterior supone que Microsoft Ibérica está creciendo en empleo?

Hasta hace un par de semanas éramos 990; ahora estamos cubriendo las necesidades del hub de IA, que partiendo de 30 personas van a ser más de 100 a partir de enero. Internamente, hemos demostrado que el país es un polo interesante de inversión. Un dato que puede ser ilustrativo es que España es el cuarto país europeo en número de certificaciones para la nube. Y cuarto quiere decir que vamos detrás de Reino Unido, Alemania y Francia.

Es lo habitual: un paso delante de Italia o un paso detrás [risas] 

Pero es muy bueno, yo diría que magnifico. Porque este ha sido uno de los factores para que la compañía tomara sus decisiones de inversión. En Cataluña, hay casi 100.000 personas certificadas. Es un dato que indica dónde tiene sentido invertir. Ahora, con el trabajo híbrido, será más fácil retener talento y atraer gente que venga a trabajar con nosotros.

Que España sea considerada internamente como país de inversión, ¿debo entenderlo como que Microsoft está invirtiendo recursos en España o que esos recursos tienen que ser generados por la filial?

Obviamente, hablamos de inversiones que se planifican a largo plazo: hay un esfuerzo importante de la compañía para aumentar el número de sus regiones de datos. Si no recuerdo mal, tenemos 160 a escala global, de los que 12 o 13 en Europa Occidental […] La región de España se compondrá de tres datacenter. Es obvio que una decisión así sólo se toma si desde España somos capaces de transmitir la oportunidad de crecimiento de la economía y la capacidad de generar empleo que se traducirá en mejores resultados. Pero no es algo que se decide coyunturalmente, sino que responde a un plan de negocio. No tengo a mano los datos sobre el nivel de digitalización actual en España, pero conozco porcentajes globales que nos sirven de referencia: en un plazo de tres años, el 84% de las fuentes de PIB mundial estarán digitalizadas y dentro de los próximos dos años el 90% de las compañías van a utilizar IA. Le recuerdo que recientemente afirmaba Satya [Nadella] que la nube y la digitalización están creando un efecto deflacionario en un contexto en el que vuelve la inflación: el papel de Microsoft es facilitar acceso barato a recursos que por definición son caros.


Contacto Suscríbete RSS


Sobre el autor. Copyright © 2022 El dominio norbertogallego.com es propiedad y está administrado por Diandro SL. B85905537. Creative Commons