publicidad
  22/02/2011

Apuntes y apostillas de Barcelona (y 2)

Estado de la cuestión. Según el Global Mobile Forecast, elaborado por Informa Telecoms & Media, los operadores móviles de todo el mundo – unos 900 – generaron ingresos por servicios equivalentes a 965.000 millones de dólares. Lo que significa, con seguridad, que en 2011 se cruzará la barrera del billón de dólares, y que puede estimarse en 1,14 billones en 2015. “El impacto de la crisis se ha relajado, y el consumo de servicios de voz ha vuelto a crecer, mientras los de datos continúan su carrera ascendente”, resume el estudio. La facturación por servicios de datos (incluídos los SMS) pasará de 253.000 milllones el año pasado a 453.000 millones en 2015.

“Si hiciéramos caso a lo dicen los medios acerca de Skype como amenaza, deberíamos concluir que los operadores tienen que abandonar cuanto antes su negocio de voz – ironiza Thomas Wehmeier, autor del informe – pero es un disparate: la voz representará más del 60% de los ingresos de la industria en 2015”. Sin embargo, es cierto que esos ingresos tenderán a declinar en la segunda mitad de la década, y para entonces los operadores tendrán que encontrar nuevas fuentes de ingresos mediante servicios que hagan uso de la conectividad facilitada por su infraestructura renovada, y aporten valor, concluye Wehmeier.

Esa búsqueda de nuevos ingresos sigue varios rastros de los que se habló mucho la semana pasada en Barcelona. Uno de ellos es el desarrollo del mercado de comunicaciones machine-to-machine (M2M) con conexiones celulares embebidas; estamos en el momento en que empiezan a salir de la escala experimental y se aprestan a entrar en la era de proyectos con perspectiva comercial. Sin embargo, los enfoques difieren según el lugar que ocupa cada actor en la cadena de valor, y esto puede retrasar el despegue. Entre las buenas noticias hay que apuntar el anuncio de un acuerdo entre Vodafone e Intel para desarrollar soluciones comunes que combinen la plataforma Atom con la arquitectura de red de la primera, inicialmente en el mercado británico. Esto haría posible embeber los chips de Intel en todo tipo de objetos y conectarlos entre sí a través de la red celular. El anuncio coincidió con otro, por el que France Télécom y Deutsche Telekom se proponen trabajar en común sobre aplicaciones M2M. Por otro lado, la peculiar situación de Nokia tiende una sombra sobre sus planes – financiados generosamente por la UE – para adaptar Symbian a su uso en lo que ha dado en llamarse Internet de las cosas. 

Otro tema de primera línea ha sido la tecnología NFC (Near Field Communications), súbitamente de moda desde que Google la incorporó en su Nexus S y Apple parece dispuesta a hacer lo mismo en el futuro iPhone 5. El Galaxy S II, presentado en el MWC, se añade a la lista, pero Samsung prefiere asociar NFC con su nuevo Wave 578, de la familia bada. Se están creando, pues, las condiciones para un despegue gradual, siempre que los operadores descubran el modelo de negocio adecuado: Orange anunció en Barcelona que este año iniciará la explotación comercial del pago móvil en Francia, España y Polonia. Sin embargo, se ha puesto demasiado el acento en el medio de pago – lo que requiere acuerdos con el sistema financiero – y poco en esto que apuntaba Eric Schmidt en su keynote: “más allá del pago, NFC revolucionará el marketing, la publicidad y el comercio electrónico». 

Conforme a las estadisticas de la organización, 12.000 de los 60.000 asistentes al MWC se registraron como desarrolladores. Es un factor que hay que relacionar con la omnipresencia de Android, favorecida en parte por la ausencia de Apple y el eclipse de Microsoft. Para Adobe, era el contexto ideal para revelar que desarrolladores y editores de contenidos ya pueden desplegar sus creaciones en más de 84 millones de smartphones y tabletas, y que miles de aplicaciones creadas con el entorno AIR están disponibles en Android Market y en la AppStore de Apple; para finales de año, la compañía espera que la primera cifra se eleve a 200 millones de smartphones. Para finales de este año, será soportado por 132 millones de dispositivos. Con base en estos argumentos, Adobe demuestra haber salido airosa del conflicto planteado por Apple el año pasado. Por otra parte, anuncia la próxima disponibilidad de la release 10.1, en la que incluirá Stage Video, con la que responde a las críticas sobre la glotonería de Flash. Soportará Android Honeycom y BlackBerry Tablet OS, un gesto que hace pensar en otras cercanías estratégicas entre RIM y Google.  

Las aplicaciones han sido, sin duda, el fenómeno de 2010, pero por muy espectaculares que sean las cifras, subsisten los problemas relacionados con su monetización. En 2011 se espera un florecimiento del modelo freemium, en el que la gratuidad del producto se compensa con su aceptación de mensajes publicitarios. Las plataformas montadas por Apple y Google seguirán peleando por la primera plaza, pero atención a la entrada de Amazon, con su experiencia en la distribución de productos digitales. En el fondo, los modelos de facturación condicionarán la evolución de un mercado en el que los operadores temen (y no les faltan motivos) quedar marginados.

A propósito de este asunto, reaparecieron los reproches de los operadores europeos a Google, aunque en un tono comedido. Como lo cortés no quita lo valiente, desde la reunión de París en octubre, los cinco grandes operadores europeos han elaborado una estrategia concertada contra el enemigo común. Es el trasfondo de las intervenciones de César Alierta y Vittorio Colao en el panel que compartieron tres colegas de otros continentes. “Los proveedores de contenidos deben asumir una parte de responsabilidad en las inversiones que son necesarias para garantizar a los usuarios la mejor experiencia posible”, dijo el presidente de Telefónica. Por su parte, el CEO de Vodafone proclamó la necesidad de evitar posiciones de dominio en cualquier eslabón de la cadena de valor. A lo que añadió: “tiene un punto irónico el que seamos los operadores quienes decimos esto, ya que durante años se nos ha reprochado por mantener jardines vallados”.

Pinchar imagen
Pinchar imagen

Las críticas de Alierta y Colao se dirigieron también a los reguladores. El directivo español subrayó que un exceso de regulación perjudica el potencial inversor de la industria de las telecomunicacioes, y se apoyó en cifras de AT Kearney para insistir en que la tendencia actual de capex en la UE es insuficiente para afrontar las necesidades hasta 2014: serían necesarios 10.000 millones de euros adicionales de inversión en las redes fijas y otros 21.000 millones en infraestructuras móviles. “La regulación, en su forma actual, no garantiza las inversiones necesarias”, remachó. Turno de palabra de Vittorio Colao: “los reguladores van con piloto automático, y no toman en cuenta las necesidades de hoy. Ya es tiempo de pensar en una política industrial que mire hacia el futuro”.

Como no se vive sólo de quejas, los operadores dan pasos en la dirección que predican, pero los dan a un ritmo tal que difícilmente puedan seguir el de Apple y/o Google. El mejor ejemplo de cooperación que pueden dar es WAC (Wholesale Applications Community), anunciado pomposamente en febrero de 2010 y que, un año después, estaría listo para funcionar comercialmente. Uno año, ¿es poco o es mucho tiempo? Se supone que WAC ofrece un entorno común para que los desarrolladores sólo tengan que hacer una versión de sus aplicaciones y venderla automáticamente en las tiendas de todos los operadores, para cualquier dispositivo y sistema operativo existente. Pero… “sería una gran idea, si consiguen que funcione”, ha dicho Peter Westerbacka, de la empresa Rovio,responsable por el éxito mundial de Angry Birds, la aplicación más vendida de 2010. El problema es, por tanto, la confianza de los desarrolladores. Y otro, que los propios operadores se descuelguen cada uno a su ritmo. Telefónica ha optado por propulsar una iniciativa propia («alineada», cómo no, con WAC) que llama BlueVia y unifica experiencias previas en sus filiales regionales. 

Otro asunto excitante: quién (y cómo) capitalizará el febril crecimiento de las redes sociales en los móviles. Cada vez que se les  pregunta, los directivos de Facebook responden ritualmente que no tienen planes de lanzar un movil con su marca. Es su palabra, pero en Barcelona se produjeron dos novedades que van en esa dirección. HTC presentó dos móviles, llamados Salsa y Cha Cha, con una característica distintiva, un botón F para acceder directamente al estatus de usuario en Facebook, y en los próximos meses se esperan otros del mismo género. Todos bajo Android, lo que implica otro riesgo potencial de interferencia entre los intereses de Google y de Facebook. La otra novedad de la semana va un paso más allá; se trata de una tarjeta SIM fabricada por Gemalto, que permitiría acceder a la cuenta de Facebook desde el móvil sin necesidad de tener una tarifa de datos, ya que utiliza la función SMS.  El fabricante francés dice estar abierto a llegar a acuerdos con cualquier fabricante…y con cualquier operador. A saber.

Una primicia del congreso de este año ha sido la presencia de Dick Costolo, director ejecutivo de Twitter, con una presentación que él mismo tuiteó en directo [tweeting@dickc]. Tres piezas destacadas: 1) el 40% de los tweets son creados en un móvil, 2) el 50% de los usuarios activos tuitea desde más de una plataforma, y 3) ya estamos ganando dinero. Tres razones por las que, dijo Costolo, Twitter tiene que ser simple e instantáneamente útil. ¿Un móvil exclusivo para tuitear? No hace ninguna falta, dijo. Un nuevo tipo de ponente ha entrado en los anales del MWC; ¿veremos a Mark Zuckerberg en Barcelona en febrero de 2012?


Contacto Suscríbete RSS


Sobre el autor. Copyright © 2020 El dominio norbertogallego.com es propiedad y está administrado por Diandro SL. B85905537. Creative Commons