publicidad

Newsletter

17 de abril, 2012

El comentario podría empezar por el clásico “¿sabías que…? Microsoft cuenta con un plantel de especialistas en open source, entre ellos el veterano Jean Paoli, que durante años ha desempeñado un extraño papel dentro de una compañía genéticamente hostil a ese movimiento. Pues bien, Microsoft acaba de crear una subsidiaria – Microsoft Open Technologies – con el objetivo de hacer avanzar los trabajos internos sobre software abierto y de lubricar las relaciones con una comunidad de desarrolladores poco proclive a tener tratos con la compañía de Windows. Al frente de esa estructura estará Paoli.

Los escépticos evocarán las diatribas de Ballmer contra Linux, pero eso es agua pasada; lo que ahora mueve molino es la urgencia de acelerar la presencia de Microsoft en dos tendencias que agitan la industria: big data y cloud computing. Y en ambas – de ellas se ha ocupado este blog, sin ir más lejos el pasado viernes – el protagonismo está de parte del movimiento open source. Abundan los ejemplos: OpenStack y Hadoop, pero también CloudStack (Citrix) y CloudFoundry (VMware), por no citar otros. La mayor parte del software comercial actual tiene elementos open source; tarde o temprano Microsoft tenía que reconocerlo, si aspira a mantener su influencia entre los programadores. Sin ellos, por ejemplo, no conseguiría arropar Azure con herramientas de desarrollo.

Paoli lo ha dicho con claridad: “Hay muchas diferencias entre el proceso de desarrollar software ´propietario´ y hacerlo a través de la comunidad open source. En algunos casos, es importante mantener ambos separados, y en otros hay espacio para la interacción […] Vivimos en un mundo mixto, y tenemos que tender un puente entre las tecnologías Microsoft y las que no son de Microsoft. Esto es lo que los clientes esperan de nosotros”. Cosas veredes, amigo Steve, que farán fablar las piedras [la cita es apócrifa].

16 de abril, 2012

Créase o no, el mercado mundial de PC ha vuelto a crecer en el primer trimestre, según el informe de IDC. Poco, es cierto: un 2,3% comparado con el mismo período de 2011, pero es mucho mejor que la previsión de descenso que manejaba la consultora cuando advertía sobre las consecuencias de las inundaciones en Thailandia. No han desaparecido los problemas de suministro, pero al menos los grandes de la industria se las han arreglado para mantener su nivel de producción (la prueba es que “los otros” han caído un 6,5%).

Entre las marcas líderes, HP se ha recuperado tras el bache del trimestre anterior: los 15,7 millones de unidades entregadas (+3,2%) representan un 18% del mercado total. Gracias, dice IDC, a que ha recuperado cuota en Estados Unidos y Europa, pese a que se trata de mercados saturados, remisos a comprar mientras no aparezcan las novedades que se anuncian y no llegan. Los momentos de incertidumbre vividos por HP el año pasado, se han trasmutado en optimismo al acercarse la presentación masiva de productos para la segunda mitad de 2012, período en el que se decidirá la suerte del ejercicio.

Continúa el ímpetu de Lenovo, que ha crecido nada menos que el 43,7%, pese a que todavía no ha terminado el ajuste fino del canal de consumo; sus 11,7 millones de unidades en el primer trimestre equivalen al 13,4% del total, y permiten a la marca china consolidar un segundo puesto arrebatado a Dell. El caso de Acer empieza a ser dramático: a pesar de la purga de ejecutivos e inventarios vivida en 2011, vuelve a declinar, y se queda por debajo del 10% de cuota. No se tome a mal si recordamos que hace ahora un par de años, la empresa taiwanesa pregonaba que alcanzaría el primer puesto en 2012. El quinteto de cabeza lo cierra su compatriota Asus, cuyas ventas florecen (un 22% de aumento) en la región Asia-Pacífico.

Las cifras del mercado español serán objeto de comentario en los próximos días.

13 de abril, 2012

La noticia ha producido un titular casi unánime: Sony despedirá a 10.000 empleados, el 6% de su plantilla mundial. ¿Sorpresa? Ninguna: es lo que se esperaba del nuevo CEO, Kazuo Hirai, que se ha propuesta el retorno de los beneficios en su primer año, después de cuatro consecutivos de pérdidas. Lo realmente interesante, a mi juicio, es la decisión de reducir en un 30% el catálogo de televisores de la marca, como parte del esfuerzo por recortar los costes de una división que fue la estrella de la marca pero no gana dinero desde 2003. Es posible que, ante la situación deprimida del mercado, otros fabricantes también pongan coto a la inflación de modelos, pero para ninguno la medida tiene un dramatismo comparable.

La división de entretenimiento – a la que Hirai debe su ascenso – va bien, una vez asumido que ha caído del primero al tercer puesto en el ranking de ventas de consolas. Este es uno de los problemas de Sony: ya no es líder de ninguna categoría, y esta circunstancia desluce la herencia que encuentra el nuevo CEO, pero cualquier avance que consiga será un éxito personal. Otro anuncio notable es la voluntad de externalizar gran parte de la fabricación de sus productos, una tardía imitación del modelo que tan bien le ha salido a Apple, pero sólo a Apple.

12 de abril, 2012

Nokia se las prometía felices tras la buena acogida de su móvil Lumia 900 en el mercado estadounidense, donde la marca nunca ha gozado de una popularidad comparable a la que tiene en Europa. Una semana después, la compañía finlandesa ha reconocido que ha perdido dinero en el primer trimestre, y no espera mejora en el segundo, debido a “la dinámica competitiva de ls industria”, que ha recortado las ventas de sus móviles Symbian en mercados de Oriente Medio, África, India y China.

Tiene que ser decepcionante para Stephen Elop, este derrape en su plan para devolver a Nokia el brillo que ha perdido. En las actuales condiciones, los problemas son tres, según ha dicho: tiempo, demanda y contexto económico. El comunicado de Nokia informa de que las ventas de su división Smart Devices han sumado 12 millones de unidades en el trimestre, de los que 2 millones han sido de la familia Lumia, a un precio medio de 220 euros. Casualmente, coincide con un informe de iSuppli según el cual la factura de materiales de un Lumia 900 (sin otros costes) asciende a 160 euros.

Anoche, la acción de Nokia perdía un 14%, precipitándose a la cotización más baja en 15 años. El problema se extiende a Microsoft, que tras el mal disimulado plantón de Samsung y HTC, depende enteramente de Nokia para levantar las ventas de Windows Phone. Desde luego, a este precio implícito, sería barato para Microsoft la compra de Nokia, pero ¿serviría para arreglar las cosas?

11 de abril, 2012

Los suicidios del 2010 de varios trabajadores de la fábrica de Foxconn en Shenzhen ya son historia. En un doble sentido, porque realmente han cambiado la marcha de la industria electrónica, tal como en los años 90 las cosas cambiaron para Nike, tras las denuncias de uso de mano de obra infantil. Ahora se trata de otra marca célebre y celosa de su imagen, Apple: en una actitud que le honra, Tim Cook ha aceptado las conclusiones de una investigación independiente, ha viajado a China, y ha forzado otra actitud de su principal contratista.

Los generosos márgenes de Apple le permitirán soportar el impacto con más holgura que otras marcas que también utilizan los servicios de Foxconn y otras de su clase. Los activistas que denunciaron el caso han acertado al poner a Apple ante una contradicción flagrante. Cook ha decidido no escudarse, como hiciera su predecesor, en la excusa del cumplimiento de la legislación local. Bajo presión, Foxconn ha tenido que subir salarios, reducir horarios y mejorar las condiciones de trabajo. Siendo como es el mayor de los contratistas asiáticos de outsourcing electrónico, el efecto dominó se extenderá al conjunto de esa industria, cuya facturación suma unos 360.000 millones de dólares [100.000 millones más que hace cinco años, 80.000 menos que dentro de cinco), mayormente a “fabricantes” de Estados Unidos.

Apple ha salvado la cara, y seguramente cargará con una parte de los costes incrementales de Foxconn, pero otras compañías corren ahora serios riesgos de imagen. Y lo más probable es que tengan que ajustar sus cadenas de suministro y elevar los precios de sus productos. Es una gran oportunidad para llevar a la práctica la responsabilidad social corporativa que predican en casa pero durante años han ignorado fuera.

10 de abril, 2012

El anuncio, ayer, de un acuerdo por el cual Microsoft adquiere a AOL un paquete de 800 patentes y la licencia no exclusiva de otras 300, por las que pagará 1.056 millones de dólares, confirma la fiebre de la industria por dotarse de estos activos como forma aguda de competencia. El año pasado, un consorcio – del que Microsoft forma parte junto con Apple – compró 6.000 patentes subastadas por la quiebra de Nortel. Días atrás, IBM vendió a Facebook las licencias sobre 750 patentes que el comprador espera usar en su defensa contra la demanda que le ha puesto Yahoo! por infracción de propiedad intelectual. Un analista de Jefferies calcula que RIM, el fabricante de BlackBerry, podría conseguir fácilmente un acuerdo para ceder el uso de una cartera cuyo valor estiman entre un mínimo de 1.000 millones y un máximo de 2.500 millones. Y, por supuesto, está en el aire el destino de los activos de Kodak, cuyo valor se estima en unos 2.600 millones.

Son cifras de vértigo. En el archivo de este blog se pueden encontrar antecedentes de una tendencia cuyos protagonistas más notorios son Apple, Samsung y Motorola (con Google en la trastienda). Es una carrera desenfrenada entre los gigantes de las TI para protegerse a sí mismos contra amenazas legales, o para tener munición contra sus competidores. No todos consiguen rentabilizar el capital intelectual, sin embargo: InterDigital (cuyo rol es precisamente el de coleccionista de patentes) ha tenido que renunciar a la subasta de su cartera de patentes porque no podría conseguir el precio esperado; en cambio, la está ofreciendo por piezas.

9 de abril, 2012

El descanso de una semana, santo o pagano, no ha disipado nuestras inquietudes; más bien al contrario: hemos vuelto al trabajo con desasosiego. Dice el ministro de Economía que “los mercados” castigan a España por la incertidumbre europea; en otras latitudes opinan exactamente lo contrario, y reclaman que España imponga más disciplina fiscal y más austeridad, lo que inevitablemente significa menos o ningún crecimiento. Mientras tanto, se confirma el desacople de las economías de Estados Unidos y Europa, y en los últimos días vuelve a presentarse nosotros el espectro de “japonización” de la economía europea.

Los pronósticos del economista Nouriel Roubini son tan sombríos como suelen ser en quien goza del apodo Dr. Doom. Leemos uno muy preocupante en su blog EconoMonitor: “a Europa podría irle peor que a Japón, que vivió años de recesión y estancamiento, pero nunca una depresión del alcance de la que puede sufrir Europa si prosigue con sus políticas actuales de ajuste”. Hasta ahora, los indicadores fundamentales de la debilidad europea han sido las primas de riesgo de la deuda soberana, pero aparecen síntomas de desfallecimiento general del euro. Son varias las multinacionales que han empezado a preparar planes de contingencia para el supuesto de que la moneda única dejara de existir o, como poco, pasara a representar un grupo más compacto de economías, lo que a efectos prácticos sería tres cuartos de lo mismo.

Si nos limitamos al sector de las TI, ya tenemos una primera expresión estadìstica de las fricciones monetarias. Gartner ha procedido a revisar su pronóstico de gasto mundial en tecnología, en una doble vertiente: calculado en dólares corrientes, el crecimiento sería este año del 2,5%, y no del 3,7% como se esperaba; en dólares constantes – con base en las paridades de 2008 – la revisión es al alza, del 4,6% al 5,2%. La diferencia entre uno y otro método de cálculo es un reflejo de que el resto de las monedas está experimentando una depreciación con respecto al dólar, pero esto no significa, objetivamente, que el dólar se afiance.

30 de marzo, 2012

Vaya por delante que ningún estudio de los que se publican cada semana, firmados por reputadas (o desconocidas) consultoras, y/o patrocinados por alguna empresa del sector, puede estar libre de condicionamientos. Son aproximaciones a la realidad, y en esto reside su valor. Viene a cuento de uno de esos estudios – promovido por Tata Consulting Services – que, a través de una encuesta a 600 grandes compañías, desinfla ciertos tópicos acerca de cloud computing. Por ejemplo, la noción de que el principal motivo para la adopción de la nube sería la posibilidad de desplazar capex a opex, aliviando los presupuestos de TI porque así tienen más posibilidades de pasar el filtro de las restricciones financieras.

No es una casualidad que el estudio lo haya patrocinado una empresa india. Pues la encuesta www.tcs.com/cloudstudy concluye que el primer motivo no es el citado, sino la oportunidad de estandarizar el software y procesos existentes. En lugar de acometer una costosa (y nunca tranquila) sustitución del inventario de TI, pasarle la pelota a un proveedor externo sería la opción preferida por la mayoría de los encuestados. Aquí se nota que el sponsor factura 8.000 millones de dólares en servicios. Pero una cosa no quita la otra: muchas respuestas muestran disposición a recuperar la “internalización” de funciones si, pasados varios años, se descubriera que los costes del modelo cloud (no sólo los monetarios) pueden ser superiores a los de mantener las funciones on-premise.

Otra convención afirma que Europa lleva retraso en su adopción del modelo cloud. Es cierto, si se acepta que la muestra es representativa. En Estados Unidos el 19% de las aplicaciones han sido movidas a la nube, y en Europa la proporción sería del 12%, una diferencia que no parece insalvable. Veamos, ¿para alguien es una sorpresa que las empresas de estas regiones vayan rezagadas con respecto a las asiáticas y latinoamericanas, en las que los porcentajes son del 28% y 39%, respectivamente? No obstante, el recurso de la nube se habrá multiplicado en todas las regiones al acabar 2014: Estados Unidos (34%), Europa (25%), Asia-Pacífico (52%) y América Latina (54%). Mi manera de leer estos resultados es sesgada, parcial y un punto escéptica; por tanto, confieso de antemano mi dosis de subjetivismo, pero los transcribo.

28 de marzo, 2012

Hay estadísticas tan previsibles que crees conocerlas de antemano. Por ejemplo, esta: Intel es el líder mundial del mercado de semiconductores. Pues claro, lo ha sido durante décadas, y el interés se desplaza a los detalles. Según el informe final de IHS iSuppli, el mercado mundial creció el 1,3% en 2011, hasta 311.400 millones de dólares. La facturación de Intel (48.700 millones) equivale al 15,7%, la cuota más alta en diez años; durante 2011, ha disfrutado de un generoso 20,6% de crecimiento.

Hasta aquí, nada que no supiéramos o supusiéramos. Intel ha tenido buenas ventas de sus microprocesadores para PC y servidores, y la compra parcial de Infineon le ha permitido meter el pie en los chips para móviles. Ha ensanchado su ventaja sobre Samsung, número dos, que ha cerrado el año con 28.600 millones de dólares, apenas seis décimas de avance. Siguen Texas Instruments y Toshiba, etcétera. En la lista de 25 fabricantes destaca Qualcomm, que pasa del noveno al sexto puesto, con un crecimiento insólito del 41,6%. Claro está que en parte se deba a la consolidación de adquisiciones durante el año, pero lo mismo podría decirse de otros, ¿por qué habría de ser un demérito?

Basta mirar la tabla de la consultora para ver que, si se detrae la cifra del líder, el resto de los fabricantes (302 en total) ha sufrido una contracción conjunta del 1,7% comparada con 2010, y casi la mitad de esas compañías han perdido facturación. De manera que si lo que se busca es un síntoma, lo mejor será no tomar la parte por el todo.

27 de marzo, 2012

Al hilo de mi comentario del sábado (en realidad, el comentario de A, el lector viajero), otro lector me hace llegar una información que guarda cierta relación. China Telecom, tercer operador de su país, se prepara para lanzar en mayo un operador virtual en Reino Unido. A priori, es fácil imaginar cuál es su business plan: llamadas baratas para compatriotas expatriados; pero sus portavoces rechazan rotundamente esta asociación entre nacionalidad y low cost. Cada año, medio millón de turistas chinos visitan Londres, y en 2012 serán 700.000 por los Juegos Olímpicos, una buena plataforma de lanzamiento para el nuevo servicio.

Ciertamente, el mercado británico es apetitoso, pero colmado: los operadores virtuales son decenas, y el número de suscriptores llega a 11 millones, el 12% del total. Lo que hace falta, sobre todo, es una red de distribución y una escala que permita negociar el margen con el operador anfitrión. En otros países, los MVO orientados a la inmigración han tenido éxito (Lebara en España, el turco Ay Yildiz en Alemania) o no: Maroc Telecom, por ejemplo, ha tirado la toalla en Francia, donde se las prometía muy fáciles.

La iniciativa de China Telecom no puede ser un hecho aislado. Sin descartar que pueda tener otras ambiciones, su siguiente paso será implantarse en Francia, luego en Alemania e Italia, y quizás en España, si encuentran un operador de red bien dispuesto. El bien informado lector sugiere, sin pruebas, que China Unicom – en la que Telefónica tiene una participación del 10% – podría adelantarse en el mercado español. Lo escribo con toda la prudencia del mundo, pero la secuencia da mucho que pensar.

26 de marzo, 2012

Que Apple es la empresa más rentable entre las que fabrican y/o venden dispositivos móviles, no es algo que sorprenda. Hay buenos motivos: precios altos, márgenes generosos, cadena de suministro bien controlada, poder de negociación frente a los operadores, una red de tiendas propias …todo ayuda a que supere en rentabilidad a sus rivales. Un estudio de UBS la compara con Samsung, y concluye que entre las dos se llevan la mitad de los beneficios de esta industria (36% + 15%) y ¡más del 90% del EBITDA total!

Es una coincidencia, o no, que ambas empresas anden a la greña en materia de patentes sin que esto debilite la condición de la coreana como primer suministrador de componentes para los productos más famosos de la californiana. Según el desglose publicado por IHS iSuppli, Samsung, según el modelo) del coste de materiales de un nuevo iPad. Pero esto no ayuda en nada a aflojar la alta tensión entre ambas. En todo caso, es un síntoma de que la integración vertical sigue siendo una fórmula de éxito: si alguien puede hacer sombra a Apple, ese alguien se llama Samsung.

Y si algún lector se pregunta quién se acerca en rentabilidad a estos dos, mejor será que olvide a los competidores habituales. Nokia, a la que en 2007 se atribuían dos terceras partes del EBITDA del sector, anda ahora por debajo del 5%. En cambio, el informe del banco suizo apunta a Huawei como el tercero en este ranking informal de rentabilidad. Y lo explica así: “aunque en el mercado es un actor relativamente menor, supera a la mayoría por su eficiencia de costes y habilidad para escalar de la gama baja a la más alta”. Tomamos nota

25 de marzo, 2012

Un suscriptor de la primera hora, a quien llamaré A, me envía un relato de su viaje a Etiopía. Entre otras observaciones sociológicas, he elegido la siguiente. “Hay muy poca agua corriente, pero una excelente cobertura de móviles: muchas torres de comunicaciones en medio de la sabana o en las tierras altas, la mayoría alimentadas por placas solares. Cuando entras en una choza y sacan baratijas para venderte, la caja de cartón tiene el logo de ZTE. Esta cobertura es buena para móviles, pero no siempre para Internet […] encuentras chozas de chapa corrugada en las que hay un par de ordenadores muy antiguos que, a velocidad muy lenta, permiten conectar al precio de 1 birr (4 céntimos de euro) por minuto”.

Mi corresponsal opina que después de China e India, el continente de mayor crecimiento será África. “De momento, en los vuelos interiores viajan pocos turistas, empleados de ONG diversas y, sobre todo, muchos técnicos chinos que construyen pantanos, carreteras y…redes de telecomunicaciones”.

El mensaje de A concluye con una noticia halagadora: “No he dejado de seguir tus artículos. Te aseguro que los he leído todos; no a medianoche, como suelo, pero de tres en tres cuando tenía conexión a mano”. Desde España, lo agradezco.

24 de marzo, 2012

Mis lectores habituales saben lo que pienso de la tesis sobre la famosa era post-PC, porque lo he escrito a menudo. No comparto la idea y, con franqueza, me parece otra cantinela de marketing, de la que se hacen eco entusiastas que la han transformado en un titular más radical todavía : la muerte del PC. Otra cosa sería si dijeran que el PC tiene que evolucionar al comps que marcan la tecnología y los usos sociales. Es cierto que smartphones y las tabletas ocupan espacios adyacentes y crecientes, y está comprobado que su mercado es más grande que el de los PC. Pero no hay fundamento para sostener una sustitución en un plazo predecible.

IDC publicó ayer su proyección de los despachos de PC hasta 2016. La cifra de partida es la de 2011: 353,3 millones de unidades, que subiría hasta 518,3 millones dentro de cinco años. Según esos cálculos, el desktop no desaparecería, aunque crecerá sólo un 9%, y los portátiles ocuparán su espacio y más. Tiene sentido la estimación de que los mercados emergentes crecerán más que los maduros, hasta representar el 63% del total de unidades al final del período. Echando cuentas, el total de PC despachados en cinco años será de casi 2.600 millones de unidades. No sabemos cómo serán, pero si aceptamos el cuánto, parece más que suficiente para mantener viva una industria, que tampoco sabemos si se parecerá a la que conocemos.

22 de marzo, 2012

Rectificación sin atenuantes. La división Personal Systems Group de HP no pierde dinero, como escribí ayer en este newsletter. En 2011, tuvo beneficios de 2.350 millones de dólares sobre unos ingresos de 39.574 millones, y en el primer trimestre del año fiscal 2012 (noviembre-enero) mantuvo una performance similar: 8.873 millones de ingresos y 464 millones de beneficio. Por consiguiente, mis disculpas por el error, y mi agradecimiento a quienes me lo hicieron ver.

La metedura de pata me obliga a anticipar una valoración provisional que hubiera preferido postergar. Toda la actividad de HP se concentrará en dos grandes bloques que corresponden a sendos modelos de negocio. Uno de volumen (PSG+IPG) – que no es sinónimo de consumo – y otro cuyo nombre lo dice todo: Enterprise Group. A cargo del primero estará Todd Bradley, y del segundo se ocupará Dave Donatelli.

Junto a estos pesos pesados, el organigrama se completa con otros dos altos mandos de carácter transversal. Todas las funciones de marketing convergen en Marty Homlish, una de las pocas contrataciones de Leo Apotheker (con quien había trabajado en SAP) que han sobrevivido a su marcha. Por su lado, Henry Gomez, responsable global de comunicación desde enero, es un viejo colaborador de Whitman: estuvo con ella en eBay y luego la asesoró en su candidatura a la gobernación de California.

No quiero perderme en los detalles. Lo relevante, creo yo, es que ahora puede decirse que Meg Whitman ha tomado las riendas del turnaround. Está clarísimo que los resultados de 2012 van a depender exclusivamente de ella, y no podrá abusar de las excusas sobre la herencia recibida.

21 de marzo, 2012

Tenía mis temores acerca del post de ayer, por apartarme de los asuntos habituales del sector y el mercado. Pero la experiencia ha sido gratificante: en un primer recuento de audiencia, ha resultado ser la segunda pieza más leída en lo que va de año. Y, lo que tal vez sea más importante: he recibido algunos correos con valiosas reflexiones para seguir con el tema. Pero como la actualidad aprieta, y el post de hoy ya estaba escrito, tengo que decir algo rápido acerca de la noticia sobre la reestructuración de HP, revelada anoche por el Wall Street Journal.

Las divisiones de sistemas personales (PSG) y sistemas de impresión e imagen (IPG) se combinarán en una sola unidad de negocio. Ya estuvieron juntas hasta 2005, y la experiencia no dejó buen recuerdo en la compañía, pero las circunstancias son otras: la primera pierde dinero y la segunda lo gana, esto es público. Sin conocer más elementos – hoy Meg Whitman afronta su primera junta de accionistas y este será su golpe de efecto para la ocasión – todo lo que se puede decir es que la jugada tiene riesgo, por la delicada fusión de dos estructuras que no necesariamente encajan bien. El responsable de la nueva unidad será Todd Bradley, y Vyomesh Joshi dejará la compañía.

En su día se comentó que Leo Apotheker consideró esa posibilidad antes de liarse la manta a la cabeza y anunciar su disposición a vender PSG. Fue el desencadenante de su caída, y Whitman deshizo en octubre aquella discutible decisión. La suya de ahora, también será discutida.

20 de marzo, 2012

Con frecuencia, en mis conversaciones con directivos españoles del sector, aparece un lamento discreto: sus jefes en los cuarteles generales – incluso en las centrales europeas, que deberían conocer mejor la situación – se resisten a aceptar que el mercado español está como está, y esa incomprensión enrarece la definición de objetivos y presupuestos. No daré nombres, por supuesto, pero puedo asegurar que no ha sido una fuente ni dos ni tres. No es que las multinacionales carezcan de informes económicos solventes, pero algo tendrá que ver el hecho de que la crisis actual desmiente muchas ideas establecidas, y no puede ser analizada con fórmulas sacadas del librillo de las escuelas de negocios, donde la ciencia económica ha sido poco a poco marginada en favor de las técnicas de gestión y marketing.

Esta es la inspiración inicial de mi post de hoy, con el que procuro satisfacer el reclamo de algunos lectores, que después de casi dos años de publicación del blog, decían echar en falta esa contextualización.

Pero no por ello puedo dejar de señalar que la noticia del día es el anuncio de que Apple pagará a sus accionistas el primer dividendo desde 1995, una decisión que traza una divisoria sutil, por la que Tim Cook se desmarca de una filosofía heredada de Steve Jobs. Claro está que una tesorería de 100.000 millones de dólares desafía cualquier convicción “filosófica”. Y quizá no sea el único cambio que se puede esperar.

17 de marzo, 2012

Los problemas de privacidad en el uso de los móviles han ganado presencia en las noticias. Apple, Twitter, Facebook y Google han sido los sospechosos de apropiación de datos personales, aprovechando la ingenuidad de sus usuarios. No es algo nuevo, pero van en aumento, y no parece haber solución a la vista. Por una razón: cualquier cortapisa a esas prácticas sería lesiva para el modelo de negocio imperante, y ya se sabe que todo modelo de negocio nuevo tiene, por el solo hecho de ser nuevo, la bendición de ciertos “creadores de opinión”.

GSMA, asociación que representa a la industria de la telefonía móvil, ha presentado unas directrices acerca de cómo dar a los usuarios garantías de transparencia y control sobre cómo se usan sus datos dentro de las aplicaciones. El documento propone medidas de protección que deberían integrarse por defecto en los procesos de desarrollo de aplicaciones y su distribución. Los grandes operadores han firmado, o van a firmar, pero será difícil que lo hagan los otros actores de la película.

Mark Little, analista de Ovum, cree que Apple, Google y Microsoft no van a instrumentar esa política en sus tiendas de aplicaciones, a menos que alguna autoridad les obligue. Explica Little que, se confiese o no, el negocio de las aplicaciones está montado en función de otro negocio, la publicidad. “Por razones de imagen, aceptarán aquello que se plantee como protección a los niños, pero resistirán todo lo que signifique una restricción a la recogida de información para luego usarla con fines publicitarios”. Por su lado, los desarrolladores saben que salvo contadas excepciones, su única posibilidad de rentabilizar sus creaciones es participar de esa recaudación, administrada por los dueños de las app stores.

16 de marzo, 2012

No han pasado muchos meses desde que los CEO de Intel, Sony y Logitech compartieron escenario para respaldar la iniciativa de una plataforma llamada Google TV. Aquella audacia acabó en un fiasco fenomenal, y el actor principal, Google, aún sigue rumiando cómo podría entrar en un negocio en el que tampoco Apple puede presumir de éxito. ¿Por qué entonces Intel sale a decir que lleva meses desarrollando lo que podría llegar a ser un servicio de TV distribuido por Internet? ¿Por qué ahora?

Se han escrito textos sarcásticos al respecto: si no ha conseguido hacer pie con sus chips en los smartphones – se dice – un experimento como el que ahora plantea estaría todavía más lejos de sus competencias. Hipótesis psicológica: Intel se la juega porque, simplemente, no puede aceptar que una nueva ola tecnológica, que tarde o temprano emergerá, se eleve dejándola al margen. Si de tecnología hablamos, el reproche es injusto, porque Intel tiene capacidad para ello, mucha. Pero si fuera cierto que Apple prepara el lanzamiento de un combo (¿iTV?) con televisor incluído, basado en chips diseñados por ARM, ahí puede estar la motivación de Intel, una especie de rabieta porque su tecnología habría sido desdeñada por la casa de la manzana.

Demasiado subjetivo para mi gusto. El problema fundamental no es la tecnología, sino los contenidos. Apple ha heredado de Steve Jobs las mejores relaciones que se puedan tener con los amos de Hollywood, y las hará valer en su proyecto http://www.norbertogallego.com/apple-se-cuela-en-el-salon-digital/2010/09/14/. Intel no tiene nada comparable, pero es posible que con su anuncio esté sugiriendo una alianza con los operadores de cable – con mucho peso en EEUU – que no pueden ver con buenos ojos las intenciones de Apple. Esto es todo lo que se sabe, e ir más lejos sería especular.

14 de marzo, 2012

No imaginaba que mi comentario sobre un comentario mío acerca del comentario del dueño de Mercadona, Juan Roig, sobre la cultura china del esfuerzo suscitaría tantos… comentarios [no muchos, cinco o seis, esto no es Twitter]. Un buen amigo que tiempo atrás trabajó en España para una empresa china, me escribe para apostillar “con la autoridad de quien habla con conocimiento de causa, creo necesario replicar que hay empresas chinas tipo bazar, y empresas chinas que están a años luz por delante, incluso en las relaciones laborales y derechos de los trabajadores”.

Otro lector, que ahora trabaja en China para una empresa española, opina que poner como modelo a los bazares chinos en España es desafortunado: “la economía china, en China y fuera de China, no se basa en ese modelo sino en la asimilación rapidísima de métodos de gestión avanzados, y en la repatriación de estudiantes formados en Occidente. Lo que no quita que una arcaica explotación subsiste, y quiero creer que no es lo que propone el exitoso señor Roig”.

Tercer mensaje, este de un lector de California. “Lo que he leído es que la industria china sufre fases periódicas de escasez de mano de obra, y estaría muy cerca de alcanzar lo que llaman Lewisian Turning Point [por el economista Arthur Lewis], o punto de inflexión en el que el excedente de población rural deja de ser una reserva migratoria y, en consecuencia, los salarios urbanos aumentan velozmente” http://www.norbertogallego.com/ojos-que-no-ven-corazon-que-no-siente/2010/11/04/. Doy gracias a los lectores por su contribución.

13 de marzo, 2012

En los días previos a la presentación de la tercera generación del iPad, surgió en ese magma llamado blogosfera un debate inesperado. Todos daban por seguro que la novedad se llamaría iPad 3, hasta que alguien soltó una primicia: el nombre comercial sería iPad HD (lógico: ¡con esa pantalla!). El día de la verdad, Tim Cook tardó casi una hora en desvelarla: simplemente dijo “el nuevo iPad”. Los mismos que daban tantas vueltas con el nombre improvisaron una explicación: el nombre genérico, sin numeral, implica un cambio más profundo que la sucesión de generaciones. Lo que no han sabido explicar es qué sería de su argumento si la siguiente generación se llamara iPad 4, por decir algo. O si, como insisten algunos analistas, acabará presentando una tableta más pequeña (¿iPad Mini, acaso?)

No es un asunto banal. El siguiente episodio vendrá cuando toque lanzar el siguiente iPhone (¿será el 5, finalmente?). Apple parece haber decidido que en ese mundo que denomina post-PC, sus productos recibirán el mismo tratamiento que los que participan del mundo del PC. Porque, veamos. Las oleadas de Mac se han sucedido sin necesidad de números que los identifiquen: MacBook Air, MacBook Pro, iMac y Mac Mini han evolucionado con los años, modificando su diseño y subiendo en prestaciones, ocupando cada uno su sitio sin molestarse unos a otros con series numéricas que confundirían al usuario. Decididamente, esta gente piensa en todo.Apple, iPad, iPhone


Contacto Suscríbete RSS


Sobre el autor. Copyright © 2020 El dominio norbertogallego.com es propiedad y está administrado por Diandro SL. B85905537. Creative Commons