publicidad
  15/11/2021

El CEO de Nutanix se luce, la bolsa aplaude

En pocas semanas se cumplirá un año desde el desembarco de Rajiv Ramaswami como CEO de Nutanix en reemplazo del fundador de la compañía, Dheeraj Pandey. Nadie se acuerda del amago judicial con el que le amenazó VMware por desertar de sus filas. En este tiempo, el muy discreto Ramaswami se ha asentado en el puesto y los analistas elogian los resultados de su primer año fiscal al frente de la compañía.  La fase que se abre ahora, con la renovación de licencias susceptibles de sustituir por suscripciones, es una oportunidad de crecer al ritmo estimado en un 25% anual. De momento, el ejercicio 2021 se ha cerrado con un 19% de incremento en la facturación, y del 83% en los ingresos recurrentes.

Rajiv Ramaswami

publicidad

A diferencia de otras compañías que han dado el paso más tarde, Nutanix se vio hace tres años en la necesidad de iniciar dos transiciones simultáneas en su modelo de negocio original: abandonó el hardware para centrarse en el software y al mismo tiempo viró de la venta de licencias – mal llamadas perpetuas – a ofrecerlas por suscripción. El cambio ha traído ventajas evidentes: según el CFO de la compañía, Dustin Williams, los márgenes mejoran porque a Nutanix una suscripción le cuesta un 80% menos que vender un nuevo producto o conquistar un nuevo cliente. Por cierto, la ratio de retención – en dólares – es del 124%.

Por lo visto, los inversores le tienen gran paciencia a Nutanix y confían en Ramaswami. Todos los parámetros operativos mejoran, pero las pérdidas empeoran: sobre una facturación total de 1.394 millones de dólares, las pérdidas netas fueron de 1.034 millones; lo que viene a decir que por cada dólar que ingresa pierde 92 centavos. Nadie se escandaliza y los accionistas asumen esta realidad: la prueba es que desde el inicio de 2021, la cotización ha llegado a tocar un 38% de aumento.

En rigor, la línea que sigue Ramaswami confirma la de Pandey: seguir ganando clientes (700 en el último trimestre) y vender más a los 20.130 que ya tiene en el bote, ofreciéndoles productos que van más allá de su buque insignia de HCI. Los productos ascendentes están dando la talla, con notables incrementos interanuales: sólo en el último trimestre, el 41% de los contratos firmados involucraba algún nuevo producto, particularmente el de base de datos como servicio o el de almacenamiento unificado.

Mientras tanto, las previsiones anunciadas apuntan a 2023 para cerrar un EBITDA y un flujo de caja positivos, pero no se pronuncian sobre el plazo para un primer año fiscal rentable, quizás 2024.

La atención de Ramaswami se centra en un consciente esquema de alianzas. Tres son las firmadas durante este primer año de mandato: una con HPE en la que Nutanix Era para bases de datos se comercialice como servicio dentro de la plataforma Greenlake y otras dos que están visiblemente destinadas a establecer el papel de Nutanix en el entorno multicloud.

El acuerdo con Red Hat, relacionado con Kubernetes, se inscribe en la notoria rivalidad de Nutanix y VMware [y la de Ramaswami con su antiguo compañero Raghu Raghuram]. De esta manera, OpenShift pasa a ser la opción de contenedor preferida en la Nutanix Cloud Platform, con la contrapartida de convertir a Nutanix en la opción hiperconvergente preferida para Red Hat Enterprise Linux (RHEL) y OpenShift. El hipervisor AHV de Nutanix pasa a estar certificado con RHEL, abriendo posibilidades a aquellos clientes que tienen sus cargas corriendo en esta distribución de Linux, que pasa a ser compatible con la plataforma de Nutanix.

Con el punto de mira enfocado en el número creciente de empresas que apuestan por los contenedores para el desarrollo de nuevas aplicaciones o para modernizar las existentes, la estrategia de Nutanix podría ser dañina para VMware, justo en cuando esta cuida las distancias tras cinco años de complicidad con Dell, toda vez que permitirá ejecutar en una nube hibrida tanto sus aplicaciones virtualizadas, como la nuevas nativas del cloud. Tanto en AWS como en Azure, conviene precisar.

Por otro lado está la alianza suscrita con Citrix y anunciada en la primera conferencia NEXT en la que participó Ramaswami, todavía online. Como se ha visto con Red Hat, la compatibilidad entre los dos entornos es absoluta, de manera que las empresas podrán acceder para ejecutar sus aplicaciones, escritorios virtuales y cargas de trabajo a través de Nutanix Cloud Platform y las implementaciones hibridas de Citrix: DaaS y servicios de Virtual Apps y Desktop.

El resultado de la alianza con Citrix, en plena explosión del teletrabajo, permite ofrecer soluciones de trabajo remoto implementadas tanto en nubes públicas como privadas e incluso en la modalidad de escritorio como servicio (DaaS) ejecutándose en Nutanix Cloud Platform.

En la coyuntura actual, el anuncio cobra pleno sentido, salvo por un detalle: hace menos de tres años, Nutanix compró Frame para disponer de su propia solución VDI (Virtual Desktop Infrastructure). De hecho, ya venia ofreciendo Xi Frame DaaS ejecutándose en una nube privada con su hipervisor o en las nubes públicas de AWS y Azure con prestaciones de las que se decía eran superiores a las de Citrix. Visto lo visto, no se puede descartar que Xi Frame quede reservado a usuarios avanzados, mientras el acuerdo con Citrix sería la puerta a un amplio mercado de oficina cautivo de la compañía decana de VDI.

En estas circunstancias, ha sido artificialmente resucitado un rumor sobre el presunto interés de Google por adquirir Nutanix. No es la primera vez que sale a la luz esta hipótesis: en 2009 se mencionó la cifra de 9.000 millones de dólares y aunque nunca más se supo, tiene cierta lógica. Entre otras cosas, porque incorporar la plataforma de Nutanix a los activos de Google Cloud reforzaría el puente híbrido entre esta y los centros de datos.

Precisamente, si algo dice tener claro Ramaswami es que la nube privada continuará teniendo un protagonismo, porque ejecutar cargas de trabajo a escala en la nube pública implica costes excesivos que no hacen aconsejable la fórmula.

Por encima de cualquier especulación, Nutanix sigue los pasos lógicos de su estrategia. Así se ha puesto en evidencia con los anuncios de mejoras en su software de HCI y en la nueva versión del hipervisor, que incorpora funciones de recuperación que antes sólo estaban disponibles en ciertas soluciones especializadas. De esta manera, se considera posible que una nube pública acoja una copia de seguridad secundario con cifrado de tráfico y monitorización en tiempo real.

La Nutanix Cloud Platform ha recibido novedades en materia de seguridad, como la automatización de políticas y el análisis del tráfico de red – en este caso, gracias a un acuerdo con Qualys – ofrecidas en modo SaaS.  A esto se añade la actualización de Nutanix Era, que permite el aprovisionamiento y administración de bases de datos en diferentes nubes.

Asumiendo una creciente dependencia de los servicios cloud por parte de las empresas, Nutanix no ha querido descuidar la gobernanza de los datos, en especial los no estructurados. Para resolver esta cuestión, ha presentado Data Lens, que aporta una masa de información desde la antigüedad a los patrones de acceso o quiénes son los autores.

Por su parte, el CTO de Nutanix, Rajiv Mirani, intervino en .Next para señalar que Data Lens soportará Nutanix Files en modo on-premise o en AWS. El objetivo es disponer de una visión global y contextualizada de los datos almacenados en una nube híbrida, proposición que reviste importancia habida cuenta de los cambiantes cambios normativos.

La trayectoria de Ramaswami desde su accidentada llegada a la compañía indica que hay vida para Nutanix tras la salida de su fundador. En cierto modo, su estrategia multicloud tiene olor a repatriación de cargas  a la nube privada. No obstante, Nutanix ha sabido entenderse con los hyperscalers haciendo valer su estatus en HCI y adelantándose a sus rivales en el salto al modelo de suscripción. Queda siempre abierta la pregunta de si tendrá músculo financiero suficiente para seguir perdiendo dinero durante tres o cuatro años.


Contacto Suscríbete RSS


Sobre el autor. Copyright © 2021 El dominio norbertogallego.com es propiedad y está administrado por Diandro SL. B85905537. Creative Commons