12/11/2015

Ganar dinero con Hadoop no es nada sencillo

En un mercado tan agitado como el de Big Data, se han precipitado los acontecimientos desde la última visita de este blog al cuartel general de Hortonworks. Entre otros, la apuesta de IBM por Spark la ha distanciado del ´ecosistema` Hadoop. Ya advertía Gartner, en mayo de este año, que la adopción de Hadoop está siendo más lenta de lo esperado, y de hecho vaticina que así será durante los próximos años, tanto en el número de despliegues como en la ampliación de los existentes. Herb Cunitz, presidente de Hortonworks lo niega, al menos en lo que respecta a su empresa: la cartera de clientes – dice – no ha dejado de aumentar (son 560 actualmente) y el número de proyectos crece a buen ritmo.

Sin embargo, la rentabilidad tendrá que esperar al 2017, según lo anunciado desde antes de salir a bolsa en diciembre pasado. Los resultados financieros de Hortonworks al cierre del tercer trimestre arrojan unos beneficios de 33,1 millones de dólares sobre 90,1 millones de ingresos: 159% y 89% de incremento respectivamente, sobre igual periodo de 2014. Estas cifras superaron las mejores expectativas de los analistas, pero llamativamente las acciones bajaron un 19% al día siguiente, tocando fondo en su corta historia bursátil. ¿A qué atribuir el nerviosismo de los inversores. Es verdad que las cuentas siguen sin cuadrar, pero nadie había prometido otra cosa que un gradual camino ascendente. Cunitz subraya que se están cumpliendo los objetivos.

publicidad

A diferencia de sus rivales Cloudera y Map R – los otros adalides de Hadoop – Hortonworks asumió el reto de salir a bolsa: ha sido, por cierto, la segunda empresa nacida del movimiento open source (después de RedHat) que ha dado ese paso, provocando perplejidad en inversores más habituados al modelo de negocio convencional de las empresas de software.

Desde el primer día superó con holgura el precio de referencia, sobre la base de los constantes pregones sobre Big Data como un pilar del nuevo paradigma de las TI y la ubicuidad de la arquitectura Hadoop. Sin embargo, Hortonworks ha perdido la etiqueta de ´unicornio` [que se aplica a las empresas cuando pasan de 1.000 millones de capitalización]. La semana pasada, su valor bursátil era de 818 millones. Con este antecedente, sorprendería que Cloudera – a la que en la última ronda de financiación se atribuyó un valor hipotético de 4.000 millones – tuviera prisa por salir también a Wall Street.

Si se analizan con detalle los ingresos de Hortonworks. entre las cuatro fases del típico ciclo de vida del software (arquitectura, desarrollo, distribución y soporte), la única que reporta ingresos a la compañía es la última, el soporte de su HDP (Hortonworks Data Platform) así como de los desarrollos de clientes y partners. Las otras tres fases requieren inversión en dinero y recursos humanos [tiene actualmente 750 empleados, tras una frenética campaña de contrataciones]. Pero también tiene que pensar en oportunidades de compra, la más reciente de las cuales ha sido la compañía Onyara.

Hortonworks aprovechó la visita del grupo de periodistas europeos a su nueva sede de Santa Clara para dar a conocer el primer fruto de esta compra. Hortonworks Dataflow es una plataforma dedicada a la recolección, transformación y publicación de datos provenientes del entorno que, con originalidad nominal, ha bautizado como Internet of Anything (IoAT), noción que incluye desde sensores hasta logs, pasando por social media, ficheros y correos electrónicos. Se presenta como un entorno integral que permite recoger los datos generados por múltiples fuentes, procesarlos y enriquecerlos con otras (o con datos existentes) para su análisis en tiempo real.

Un aspecto importante del producto es su carácter bidireccional, es decir que permite leer datos de las distintas fuentes pero también escribirlos. Lo que implica que no sólo proporciona un medio de transmisión de datos sino que además establece un canal exclusivo para enviar controles a los sensores asociados (encender o apagar dispositivos, generar eventos en base a parámetros dinámicos…). Es una plataforma agnóstica en cuanto a la tipología de las redes, por lo que los datos puede viajar entre entornos diferentes.

Con respecto a futuras adquisiciones, Herb Cunitz aseguró que Hortonworks sigue interesada en complementar su plataforma con tecnologías que permitan mover datos rápidamente, así como proteger la información que gestionan. Onyara, fundada por antiguos especialistas del programa de transferencia tecnológica de la agencia gubernamental NSA. Antes, en abril, absorbió Sequence IQ y el año pasado XA Security, especializada en seguridad para Big Data. No ha sido mucho dinero, pero ayudan a ampliar la oferta.

La actividad de desarrollo en la sede de la compañía es intensa, según pudieron comprobar los visitantes. Recientemente, Hortonworks fichó como CTO a Scott Gnau, quien durante años dirigió los laboratorios de Teradata [en las próximas semanas, este site publicará una entrevista con él]

Por otro lado, el cofundador y chief architect de Hortonworks, Arun Murthy, anticipó en una conferencia en Budapest que la compañía apunta a eliminar la fricción de la que se quejan algunos usuarios cuando tratan de ejecutar aplicaciones corporativas sobre Hadoop. Una menor complejidad atraería más clientes. Admitió Murthy que incorporar esta arquitectura de datos dentro de una empresa no es tarea sencilla, por lo que los fabricantes que son partners de Hortonworks suelen mezclarlo con su software ´propietario`. Esta situación va a cambiar pronto, dijo – quizá sea este el sentido de la contratación de Gnau – y la plataforma será más business-friendly de lo que es ahora.

[informe de Daniel Comino]


Contacto Suscríbete RSS


Sobre el autor. Copyright © 2020 El dominio norbertogallego.com es propiedad y está administrado por Diandro SL. B85905537. Creative Commons