publicidad
  11/04/2014

Hermann Eul

Vicepresidente y Director Gral. de la División de Movilidad de Intel

Cuando Paul Otellini, anterior jefe ejecutivo de Intel, anticipó el año pasado su jubilación, tuvo el pundonor de reconocer dos errores en los últimos tiempos de su mandato: 1) no valorar la importancia que habrían de adquirir los smartphones y las tabletas, y 2) rechazar la posibilidad de equipar con sus procesadores los dispositivos móviles de Apple. Para su sucesor, Brian Krzanich, era tarde para arreglar el segundo error de Otellini, pero tomó medidas drásticas para corregir el primero, lo que llevará tiempo e inversiones. Desde entonces, Intel ha lanzado nuevas familias de procesadores, que ya equipan dispositivos móviles de distintas marcas. La última novedad ha sido un chip de 64 bits.

Hermann Eul

Hermann Eul

No es suficiente para superar de la noche a la mañana su debilidad manifiesta ante los competidores – Qualcomm y Samsung principalmente – que siguen los diseños de la arquitectura rival licenciada por la empresa británica ARM y equipan más del 90% de los smartphones que se venden. En la siguiente conversación, el vicepresidente de Intel a cargo de esta rama de la compañía, enunció un alegato cuya interpretación de fondo puede ser esta: el mercado se está transforman, lejos de haber agotado su ritmo de innovación, esta es una carrera de fondo, y la empresa californiana tiene fuerzas para recuperar terreno y ponerse a la vanguardia de la innovación, si no del mercado. Según Hermann Eul, las tendencias de la industria juega a favor de la indiscutible potencia industrial de Intel.

Muchos analistas opinan que la demanda de smartphones ha empezado a bajar su ritmo de crecimiento, y la de tabletas se decanta por una brutal bajada de precios. ¿Le preocupa?

Estamos convencidos de que el mercado seguirá creciendo, impulsado por la innovación, año tras año. Quiero decir que la innovación es un acelerador: cada año habrá algo nuevo que marque la pauta del mercado. Este año, lo nuevo se llama 64 bits. Es una corriente que empezó en Windows, y ya se están vendiendo tabletas Windows con procesadores de 64 bits. Ahora estamos llevando ese nivel de rendimiento a dispositivos Android.

En este momento, sólo los sistemas operativos de Microsoft y Apple soportan 64 bits, no así Android.

Así es. En este momento. Por nuestra parte, estamos preparados para entregar nuestra plataforma en cuanto Google haga evolucionar Android de los 32 a los 64 bits. Pero esta no es la única innovación que nos hace ser optimistas. La ratio de datos se incrementa, porque los operadores están usando bandas múltiples para que los consumidores reciban una señal mejor y más eficiente. Hay otras innovaciones en marcha en las comunicaciones, con LTE-Advanced, que se están viendo en los nuevos smartphones. Estas son las cosas en las que hay que fijarse, en mi opinión.

Me he fijado en que ha descrito dos direcciones: los procesadores son más potentes y la calidad de las comunicaciones mejora. ¿Cuál de las dos es más importante, según usted? Porque tradicionalmente la fuerza de Intel ha estado en los procesadores.

Mire este smartphone, o este, o este otro… ninguna de sus partes es más importante aislada de las otras. Un consumidor va a la tienda, y escoge uno u otro en función de su apariencia, o de ciertas prestaciones que para él son más importantes. Dígame cuál es el más elegante de estos tres para usted. ¿Cuál es el más rápido? Usted decide, pero sepa que todos llevan dentro un procesador que gestiona las aplicaciones; y aunque no sea consciente de ello, será lo determinante en su experiencia.

Lo que ve el consumidor…

Lo que ve,… lo que atrae su atención es la pantalla, o tal vez sea el material de la carcasa, el borde o alguna otra característica física o de diseño. Ahora mire, les doy la vuelta, porque el reverso también es importante: así el móvil se comunica con la estación base o con un sistema wifi. El reverso de un móvil es lo más importante para un operador, se llame Telefónica, Vodafone o como se llame: lo que aprecian los operadores es que un smartphone funcione bien con su red, porque si no funciona bien, tendrán problemas con sus clientes.

Si no he entendido mal, usted describe una ecuación con tres variables. Una son los fabricantes, la segunda los sistemas operativos, y acaba de introducir una tercera, los operadores. ¿Cómo maneja Intel estos tres factores?

Me pone la respuesta muy fácil: tenemos que trabajar con los tres actores del mercado. Por un lado, cada operador tiene que certificar que el móvil funcione sobre su red, según sus criterios de calidad de servicio. También tenemos que trabajar con Microsoft (Windows) o con Google (Android) para optimizar el software. Y por supuesto, trabajar con nuestros clientes, que son los fabricantes. Por estas tres razones, Intel desarrolla dispositivos de referencia, como estos [acomoda cinco o seis sobre la mesa, como si fueran fichas de dominó]. Nuestro cliente puede seguir uno u otro, pero lo normal es que hagan cambios según la estrategia de cada uno.

Hasta ahora, ha hablado de smartphones, pero me parece que para Intel las tabletas son más importantes, tal como está el mercado […]

Desde nuestro punto de vista, las tabletas son un mercado adyacente al de los portátiles o los dos-en-uno. Por así decir, vemos el mercado en círculos: uno central donde están los PC y los ultrabooks, y otro exterior que son los smartphones. Las tabletas son importantes para Intel porque nuestros clientes, los fabricantes, nos piden una solución Intel para sus tabletas, y este es un segmento de mercado en fuerte crecimiento […]

¿Es decir que las tabletas son la prioridad de Intel sobre los smartphones?

[…] al mismo tiempo, esos fabricantes esperan de nosotros soluciones para sus smartphones… una tableta es un smartphone grande, si me permite decirlo así. No hay diferencia enorme entre el tamaño de este smartphone y el de esta tableta. Los dos dispositivos tienen conectividad 3G o LTE, los dos tienen wifi… la mayor diferencia es el tamaño. Por tanto, los fabricantes reparten sus esfuerzos de desarrollo sobre diferentes factores de forma. Si se fija en los anuncios de Asus durante los últimos tres años, verá que han pasado de 4 pulgadas a 5 pulgadas, luego a 6 en smartphones basados en procesadores Intel, y de tabletas de 7 pulgadas a 8 pulgadas. Es una práctica de casi todos los fabricantes, pero es cierto que en este momento ponemos el mayor énfasis en las tabletas.

¿Tienen implicaciones industriales diferentes? ¿O es el mismo esfuerzo de desarrollo para un smartphone que para una tableta?

Empecemos por asumir que en una tableta las capacidades gráficas son, digamos, más importantes, debido al tamaño de la pantalla, que da más espacio para el disfrute de contenidos. Es una primera idea. La segunda idea es que la primera no es cierta: muchos smartphones tienen conector HDMI y esto significa que requieren más resolución. Verdaderamente, la diferencia es que en un smartphone usted tiene menos espacio, y por lo tanto exige optimizar la densidad.

Se discute mucho si tiene sentido meterse en una carrera de los núcleos: de dos se ha pasado a cuatro, de cuatro a ocho… y no está claro que hoy por hoy sea lo más importante para el usuario final […]

Déjeme que se lo explique con estas monedas. Digamos que esta es un núcleo… si para usted no es suficientemente potente, puedo darle esta otra, ya tiene un dual core. ¿Que no le alcanza? Pues tengo otra, que al efecto de nuestra conversación equivaldría a cuatro núcleos, y así puedo subir hasta ocho núcleos. Siguiendo con el ejemplo, resulta que todas son monedas del mismo sistema monetario. Mis competidores llevan en la cartera monedas como esta, de arquitectura ARM: si no es suficiente con una cogen otra, y otra más. Intel tiene otro sistema monetario, los núcleos Atom […]

En algún momento les será más práctico imprimir billetes [risas]

Es lo que hacemos […] Aquí tiene usted un procesador de 64 bits, es nuestro nuevo sistema monetario.

Bien, hábleme de los 64 bits. ¿Por qué es importante este nivel de integración integración?

Es nuestro lanzamiento del Mobile World Congress. Un procesador de 64 bits con un kernel Android. Ya, me dirá que no hay todavía Android de 64 bits, pero nosotros ya tenemos la plataforma preparada, por si en este mismo momento Google anunciase que su sistema operativo está preparado. Esa es nuestra visión: poner una capacidad superior a disposición de la industria, anticiparnos. Ya estamos entregando procesadores de 64 bits para Windows, y en espera de la llegada de Google.

En la era del PC, el competidor de Intel era AMD, una empresa más débil con la que compartía arquitectura. Eso era antes. Ahora el competidor se ha multiplicado en muchos fabricantes que usan la arquitectura ARM, y todos juntos superan a Intel. ¿Dónde está la ventaja competitiva en la era de los smartphones y las tabletas?

Tenemos muchas ventajas. La primera de todas es nuestra capacidad propia de producción, que los competidores no tienen

… cualquier competidor replicaría que esa es precisamente su ventaja, no la de Intel […]

Cada uno tiene que vivir con lo que tiene. Nuestras fábricas van dos generaciones por delante de las que fabrican para ellos, que no tienen su propia capacidad de producción. Hemos entregado cientos de millones de chips fabricados con procesos de 22 nanometros [medida de densidad de los transistores en una pieza de silicio] La competencia está llegando a ese nivel de integración. Para finales de año, estaremos produciendo con 14 nanometros, y los competidores no pueden ni siquiera pensar en algo comparable. Segundo: Intel es el primer fabricante de semiconductores del mundo, marca su propio ritmo y no tiene que esperar el paso de ARM.

Eso es un hecho, pero la cuota de mercado dice otra cosa […]

Si usted quiere, vuelvo a sacar las monedas [risas]. Intel puede fabricar lo que el mercado pida en cada momento, y puede influir en la evolución del mercado. Y desde luego, en lugar de dos, cuatro, ocho núcleos… hemos demostrado que podemos producir dos núcleos con 64 bits. Apple hizo lo mismo con su procesador A7; sólo dos compañías en el mundo hemos llegado a la misma conclusión.

Sin embargo, la demanda, y por lo tanto la industria, parece orientarse a los dispositivos de gama baja y media, porque es lo que se vende en los mercados emergentes. ¿Cómo ve Intel esa evolución?

Antes de finales de año vamos a presentar productos para smartphones de entrada de gama. Es lo que puedo decirle en este momento.


Contacto Suscríbete RSS


Sobre el autor. Copyright © 2020 El dominio norbertogallego.com es propiedad y está administrado por Diandro SL. B85905537. Creative Commons