publicidad
Advertisement
  3/03/2011

Inaudito: Apple gana la batalla del precio

Nadie esperaba, en todo caso, más que una breve aparición simbólica de Steve Jobs, para introducir a sus lugartenientes. En la práctica, estos se quedaron sentados en primera fila, y Jobs fue protagonista absoluto de la presentación del iPad 2, pese a estar de baja médica indefinida. Según explicó él mismo, “no podía perderme este momento”. Con la mayor naturalidad, pasó a descalificar a los competidores de Apple, de quienes dijo que “todavía no han sido capaces siquiera de alcanzar las prestaciones del primer iPad”. Y mientras lo decía, en la pantalla aparecían los logos de Honeycomb (Android 3.0), Samsung, HP, BlackBerry y Motorola, adjetivados en bloque como copycats.

Su afirmación no es fácil de rebatir. En casi un año (salió al mercado en abril), el iPad ha vendido el 85% de las tabletas (15 millones de unidades), y los rivales comparables empiezan sólo ahora a aparecer: Galaxy Tab 2 (Samsung), Xoom (Motorola), Playbook (Blackberry) y HP TouchPad, sin contar otros muchos que no están a su altura o no tienen potencia de marketing.

No es este blog el espacio apropiado para analizar las especificaciones del iPad 2, ni mucho menos para compararlo con sus rivales; pero los detalles anunciados dan la impresión de haber reforzado las cualidades de su antecesor, corregir algunas de sus carencias, y poco más. Dos cámaras – delantera y trasera – un procesador que duplica el rendimiento del A4 anterior, son argumentos incuestionables, pero también importa saber que es un 33% más delgado y un 20% más ligero. Otras mejoras son cosméticas, lo que no significa que carezcan de importancia. El software multimedia mostrado ayer parece impresionante, y confirma que el iPad 2 es, como el original, una máquina de consumo multimedia.

Steve Jobs planteó un argumento que dará mucho que hablar en los próximos meses. El error de otras marcas, según él, consiste en querer prolongar la era del PC, sin asimilar que las tabletas son una nueva categoría. “Nosotros hacemos las cosas de otra manera: los dispositivos de la era post PC tienen que ser intuitivos; ellos siguen obsesionados con la velocidad”.

El analista Gavin Byrne se pronunció críticamente ante la novedad: “el iPad 2 me parece más bien un iPad 1.5, como si se quisiera reservar las innovaciones reales para otro momento, quizá cuando tenga una competencia digna […] Apple ha dejado pasar la oportunidad de hacer avanzar su liderazgo, mientras los competidores que se han pegado a Google no han tenido más remedio que esperar una versión de Android optimizada para tabletas”.

La ventaja de Apple sobre sus rivales no es sólo de prestaciones. Una empresa cuyos productos han gozado tradicionalmente de una prima de precio, que se traduce en márgenes envidiables, ha conseguido la proeza de que el precio de sus iPad son imposibles para los competidores. El iPad 2 eleva considerablemente sus prestaciones, sin tocar los precios. La versión básica, con 16 Gb de memoria y conectividad sólo WiFi, se vende a 499 dólares/euros. BlackBerry ha anticipado que el Playbook (a la venta el 10 de abril) costará “menos de 500 dólares en su versión básica”. El iPad 2 de 729 dólares/euros, con 32 GB de memoria y conexión 3G, es comparable a la tableta Xoom, de Motorola, que ya se vende en Estados Unidos a 799 dólares.

Toni Sacconaghi, analista de Sanford Bernstein, cree que el precio confiere una ventaja decisiva a Apple, que sus rivales no pueden igualar. “Nuestros análisis indican que el margen bruto de un iPad era del 26 al 30% en el momento de su lanzamiento, y probablemente ha mejorado hasta el 32% debido al abaratamiento de componentes”. Añade que esto es inferior a lo habitual en Apple, pero puede permitírselo porque el margen del iPhone es altísimo.

Hay una razón elemental por la que Apple, una vez en la vida, se permite “vender barato» este producto: su gestión de costes. El coste industrial de un iPad original, calculado por la consultora IHS (ex iSuppli) sumaría unos 320 dólares, mientras que en el modelo equivalente de Motorola se eleva a 359 dólares.

Otro factor es la capacidad de diseñar su propio procesador – sólo Samsung podría hacer lo mismo – que genera un ahorro adicional del 2%, según Sacconaghi, sobre el coste que tendría comprarlos a un proveedor externo. A lo que debe añadirse la escala: Apple ha podido negociar a la baja el coste de grandes volúmenes de componentes, y asegurarse la prioridad de entrega, en una coyuntura que se caracteriza por tensiones en la capacidad de producción de las fábricas asiáticas. Y no hay que olvidar otro  motivo:   más del 30% de las ventas del iPad son directas, a través de sus tiendas o en Internet.


Contacto Suscríbete RSS


Sobre el autor. Copyright © 2021 El dominio norbertogallego.com es propiedad y está administrado por Diandro SL. B85905537. Creative Commons