publicidad
  10/03/2021

Michel Paulin

CEO de OVHcloud

El gasto europeo en servicios cloud se ha triplicado desde 2017 y ha sido estimado en unos 5.700 millones de euros trimestrales en el último cálculo de Synergy Research. Entretanto, la cuota de los proveedores europeos ha bajado diez puntos, del 26% al 16%, según la misma fuente. El primer intento de paliar esa ostensible debilidad, el año pasado, ha sido la iniciativa francoalemana Gaia-X. Uno de los socios más comprometidos con el proyecto es OVHcloud, a través de acuerdos estratégicos firmados con la alemana T-Systema y la francesa Atos. Pero su ambición desborda los límites europeos, como explica el CEO de la empresa, Michel Paulin, en la conversación que se transcribe a continuación.

Michel Paulin

publicidad

Tengo la impresión de que desde hace varios meses, OVHclud despliega una hiperactividad que asocio con el anuncio de múltiples acuerdos, en Europa pero también globales […]

Puedo entender que usted tenga esa percepción, pero si revisa la historia de OVHcloud, comprobará que siempre ha sido una compañía muy activa, que ha estado en el centro de algunos fenómenos clave para la industria digital europea. Me refiero, entre otros aspectos, a una preocupación constante por el valor de los datos, su soberanía y su privacidad […] pero también por el respeto a la sostenibilidad. No podemos perder de vista que el mundo digital es un multiplicador del consumo de electricidad, un problema para el que en OVH tenemos algunas soluciones interesantes.

Uno de los signos de hiperactividad a que me refería es la participación de OVHcloud en Gaia-X, un esfuerzo para que Europa tenga una mayor presencia como actor y no sólo como consumidor, en el mercado de los servicios cloud

Gaia-X nació como iniciativa alemana, no para crear una infraestructura cloud alternativa a las existentes, como se ha interpretado en los medios, sino para desarrollar en común soluciones europeas aplicando las mejores prácticas a las que debería ajustarse cualquier oferta de servicio cloud: apertura, transparencia y reversibilidad que, a nuestro entendimiento, son los criterios principales. Este y no otro, es el propósito de Gaia-X y este ha sido el espíritu con el que nos hemos sumado como fundadores.

¿En qué punto se encuentra ahora mismo esa iniciativa, lanzada con cierta pompa pero que no es propiamente institucional?

¿En qué punto? Avanzando, pese a que las circunstancias de la pandemia no han sido las más propicias. Al principio, cuando se hizo el anuncio, no faltaron escépticos que no le vieron sentido a tratar de competir con unos gigantes estadounidenses y chinos tan poderosos. Quiero suponer que lo dijeron de buena fe.

También se le reprochó una intención proteccionista. Pero OVHcloud es una empresa europea que se ha propuesto tener presencia significativa en Estados Unidos. Sin duda es un mercado muy difícil […]

Individualmente, Estados Unidos es nuestro segundo mercado después de Francia. Obviamente presenta un potencial enorme, con oportunidades no exentas de dificultades. Dicho esto, Estados Unidos representa el 40% del mercado mundial, por lo que nuestra participación es respetable aunque  limitada. Nuestra posición actual tiene mucho que ver en la adquisición de activos a VMware en 2017. Tuvimos que acometer una reestructuración importante, porque vCloud Air cargaba con problemas de crecimiento. Para OVHCloud, siendo una empresa europea, fue un reto por dos razones principales: tamaño del mercado y abundancia de competidores muy robustos. Al mismo tiempo, participar en un mercado tan competitivo nos ha enseñado mucho acerca de cómo trabajar globalmente. En Estados Unidos, desde entonces hemos consolidado los centros de datos y ocupamos a unas 200 personas entre I+D, soporte, marketing y ventas […]

[…] ¿Cómo funcionó aquella fase inicial?

Lo que OVHcloud compró a VMware tenía un importante componente de co-locación, con operaciones dispersas en quince datacenter a través del territorio, por lo que una primera fase consistió en concentrar la clientela en dos y, a continuación, pasar a implementar el modelo de negocio que entendíamos era apropiado para nosotros […] Tenga en cuenta que esta segunda fase la dimos por finalizada el verano pasado; ahora estamos en la tercera, después de haber reestructurado por completo la operación estadounidense.

Con vCloud Air, VMware intentó un modelo de negocio muy peculiar, desde luego distinto al de OVHcloud. ¿Cómo funcionó en la práctica la combinación?

Lo que pretendíamos no era prolongar, bajo otra marca, la experiencia de VMware, sino introducir en el mercado estadounidense nuestro modelo. En realidad, vCloudAir era un negocio de nube privada de VMware, así que lo que hicimos fue relanzar la actividad en Estados Unidos como una nube pública, conforme al concepto bare metal, que nos ha funcionado muy bien. Estamos en 2021 y el 80% de nuestro portfolio está disponible en Estados Unidos; puede imaginar el salto que hemos dado desde 2017, alineando nuestra operación en Estados Unidos para darle coherencia con la estrategia de OVHCloud en Europa.

Me queda la curiosidad de saber qué peso tiene la herencia de VMware cuatro años después de aquella operación

No hay ninguna duda de que VMware es el número uno en soluciones on-premise, con el 70% del mercado mundial de virtualización. Lo que hicimos con la adquisición de 2017 se puede valorar como parte de un esfuerzo por potenciar su presencia en la nube pública. Migrar las soluciones on-premise de VMware a la nube pública es una buena idea, pero al mismo tiempo los clientes se preguntan cuál será el siguiente paso. Es el motivo por el que estamos discutiendo con VMware qué podemos hacer juntos en Tanzu, que es una apuesta de mucho calado. Quede claro que, aparte de la excelente relación que mantenemos con VMware, también trabajamos estrechamente con Nutanix y con NetApp para que nuestro abanico de soluciones de migración sea lo más completo  posible.

Volvamos a Gaia-X, si le parece. Me ha dicho que sigue avanzando, pero no cómo.

[…] Hemos anunciado un acuerdo con T-Systems para ofrecer servicios cloud según los criterios de Gaia-X en Alemania y contemplamos hacer lo mismo en otros países europeos, apoyándonos en su infraestructura y en nuestro software. Hemos organizado un primer foro virtual con el que nos llevamos la sorpresa de que más de 200 empresas pidieran participar. El escepticismo ha dejado paso al entusiasmo [risas] y si esta inercia sigue viva, podría sentar las bases para empezar a definir colectivamente nuevas reglas sobre cómo debería ser el modelo europeo de servicio cloud que  necesitamos.

¿Es una experiencia extensible a otros mercados?

No podría haber mejor momento para ello. Cuando hablo de los europeos no quiero decir que esta deba ser una exclusividad europea. Hoy mismo, a primera hora en París, he participado en una videoconferencia con nuestros centros de datos en Singapur y Sidney con motivo de la puesta en marcha de una capacidad instalada duplicada en la región Asia-Pacífico. Personalmente, me ha dado oportunidad de apreciar que las dificultades que encontramos en Europa no son europeas sino globales y tienen que resolverse a esta escala. Con mucha frecuencia se piensa en la nube como si una caja negra en cuyo interior no se sabe lo que ocurre; esto es algo que tenemos que cambiar y creo que la pandemia nos está empujando a hacerlo.

A propósito, ¿cómo aborda OVcloud esas dificultades?  

Otro partner muy relevante, desde mi punto de vista es Atos, en cuya OneCloud Initiative vamos a incorporar nuestras soluciones y servicios en aquellas líneas en las que sea consistente hacerlo. Me parece que el mensaje es claro: OVHcloud es una empresa seria y fiable, capaz de atraer a los más grandes integradores. Estoy seguro de que en España, como en Italia, Alemania y Reino Unido estarán disponibles más y más soluciones basadas en este acuerdo entre las dos compañías. O incluso fuera de Europa. El segundo punto en la relación con Atos es la portabilidad para que los clientes de OVHCloud puedan integrar algunas de sus soluciones de seguridad. Por último, quisiera destacar un tercer punto, que es común a las dos empresas, la sostenibilidad.

Destaque, destaque

Gracias a nuestra capacidad de innovación, estamos en condiciones de reducir el consumo de electricidad entre el 30% a 50% comparando con lo que es usual en la mayoría de los centros de datos. Y reducir el consumo de agua un 10%, otro factor en el que estamos mejor situados que la mayoría de los competidores. Nos hemos comprometido a ser una empresa neutral en emisiones antes de 2025 y a alcanzar la completa descarbonización en 2030.

Hace unos minutos mencionó la soberanía de los datos, un concepto muy europeo pero que no ha calado en otros mercados […]

Ante todo, creemos en la soberanía de nuestros clientes, su libertad de elegir, frente a otros actores del mercado que tienen una actitud o una capacidad diferente a la nuestra. Esta es la razón por la que tratamos de reconciliar la soberanía de los datos con la soberanía de la tecnología. El primer concepto significa que Europa ha decidido tener la última palabra en relación con los datos generados en Europa que residen en la nube; en esto no hacemos excepción alguna. Por otro lado, tenemos interés en la máxima autonomía de I+D, para desarrollar nuestro software y nuestras soluciones cloud

Por lo visto, la prioridad europea no obsta para que OVHcloud se asocie con Google Cloud […]

Somos europeos, pero tenemos vocación global. En el caso que menciona, tenemos un partnership estratégico en torno a las soluciones de software que ellos llaman Anthos, un servicio gestionado por Google que se basa en Kubernetes, que como usted sabe es open source. La hemos integrado en nuestro portfolio en lo que llamamos modo desconectado: el flujo de datos no está conectado con Estados Unidos, sino que todo queda aislado en el dominio de OVHcloud.

Si partimos de la base de que el mercado cloud se encamina hacia la hibridez, ¿a qué papel puede aspirar OVHcloud, que estrictamente no es una compañía de software on-premise?

Buen punto [risas]. Estamos convencidos de que el mercado será híbrido y  multicloud. Si hacemos memoria, hace unos seis años, la nube pública era la única estrella visible en el firmamento. Hoy, tras escuchar a muchos clientes, a los analistas y al resto de la industria, puedo asegurar que las cosas son muy distintas: en consecuencia, estamos creando una nueva generación de soluciones que con toda propiedad podemos llamar nativas digitales, que están basadas en la nube y en contenedores […] Quedan por resolver algunos contratiempos con la seguridad y el rendimiento: mover un sistema legacy a la nube no es nada sencillo si se usa una cloud pública como las que todos conocemos. Por esta razón, los clientes nos demandan soluciones híbridas […]

Tengo curiosidad por un componente de la oferta de OVHcloud, poco o nada glamurosa, llamada bare metal,  [literalmente, sólo metal o sólo hardware, sin sistema operativo integrado] ¿Es marginal en el negocio de OVHcloud?

No, para nada. Es una capacidad que nos hace diferentes. Por tanto es central, no marginal. Además, la demanda crece. Puede que tenga poco glamur [risas] pero se equivocan quienes dice que esta actividad va a desaparecer engullida por la nube pública. En la práctica, los hyperscalers han sido los primeros en dar cabida a bare metal en sus propuestas de nube pública. Le aseguro que una de las fortalezas de OVHcloud es la capacidad de ofrecer las mejores ratios de performance en servidores y almacenamiento; es la razón por la que seguimos invirtiendo en nuestros desarrollos de hardware. Acabamos de anunciar una nueva familia de servidores diseñados por nosotros, compatibles con la migración de cargas a una nube pública.

Cuando veo la publicidad de OVHcloud, al menos en España, me quedo con la imagen de un proveedor de hosting más que la de una compañía de cloud ¿Es deliberado?

[…] Es cierto que muchos en el mercado nos han visto así, pero no es esa la imagen que queremos proyectar. Muy pronto vamos a anunciar otros acuerdos, aparte del firmado con Atos, con el fin de reforzar el portfolio PaaS [plataforma como servicio]. Con este enfoque, confiamos en que se nos vea como un proveedor versátil de soluciones en la nube: bare metal, cloud pública, cloud privada […]

Se nos acaba el tiempo y lo natural es preguntarle qué espera OVHcloud del 2021

Aceleración. Es evidente que la pandemia ha inducido en los usuarios de TI una mayor comprensión de que la digitalización es clave para que una empresa sobreviva a los momentos difíciles. Ciertamente, la nube puede ser una de las soluciones, o quizás la solución, para salir adelante con la flexibilidad y escalabilidad necesarias, además de bajar los costes. Creo que esta es la razón por la que la crisis no nos a afectado en 2020. Por lo tanto, hemos decidido seguir invirtiendo este año más de 400 millones de euros en I+D e infraestructura, además de seguir contratando personal en España, Italia y Francia. Esperamos otro año de crecimiento, por lo tanto.


Contacto Suscríbete RSS


Sobre el autor. Copyright © 2021 El dominio norbertogallego.com es propiedad y está administrado por Diandro SL. B85905537. Creative Commons