publicidad
  17/09/2010

Nokia World: más vale llegar a tiempo…

Como si el despido de Olli-Pekka Kallasvuo y su reemplazo por Stephen Elop no hubiera sido bastante traumático para Nokia, el lunes 13 se conocía la renuncia del vicepresidente Anssi Vanjoki, a 24 horas de la apertura en Londres de Nokia World. Muchos temieron un desastre, pero fue todo lo contrario: un canto optimista. Vanjoki cumplió como un caballero, y se permitió una dosis de autocrítica: “nos han dado unos cuantos golpes estos años, y muchos los merecíamos, pero no he venido a hablar del pasado”. Del presente, ya que el futuro depende de Elop, se encargó Niklas Savander, el teórico número tres, encargado de presentar los nuevos smartphones que la marca tanto necesita.

“No vamos a pedir disculpas por no ser Apple”, proclamó Savander, antes de desgranar un rosario de estadísticas: 1.300 millones de móviles Nokia en uso / cada día se venden 260.000 smartphones de la marca / de los nuevos modelos se venderán 50 millones de unidades a través de 100 operadores / más de dos millones de programadores desarrollan software para los productos Nokia / Ovi Maps está presente en 78 países y en 46 idiomas / de la tienda Ovi Store se descargan diariamente dos millones de aplicaciones. Entonces, ¿dónde está el problema?

Como se ha escrito otras veces en este blog, la extendida idea de que Nokia es un gigante herido tiene tres vertientes: 1) aritméticamente es (cada vez menos) el líder del mercado, pero manifiestamente débil en la categoría más dinámica y rentable, los llamados smartphones, en la que soporta el asedio del iPhone (Apple) y Android (Google), mientras aguarda el retorno de Microsoft al campo de juego; 2) su ausencia del mercado estadounidense, donde tiene una cuota del 2,6%, es doblemente negativa, porque es allí donde está ahora la innovación en esta industria; y 3) su ventaja en los mercados emergentes está amenazada por Samsung y las agresivas marcas chinas. Son tres verdades incómodas con una consecuencia, la caída de los indicadores que miran los inversores: cuota de mercado, margen operativo, precio medio, beneficios.

“Nokia necesita renovar sus productos, sus servicios y sus mensajes”, opina Nick Jones, analista de Gartner: tiene que seducir a consumidores, desarrolladores, operadores e inversores, todo a un tiempo, y también a esos cronistas de medio pelo cegados por la frecuentación de Apple y Google (entre otras cosas porque es en Estados Unidos donde se originan las corrientes de opinión). Con los cuatro modelos presentados en Londres, Nokia quiere sacudirse el estigma de rezagado que la acompaña desde que no supo reaccionar ante la llegada del iPhone.

Niklas Savander

Niklas Savander

Del N8, su mejor baza, se conocían las virtudes desde abril, pero saldrá al mercado en las próximas semanas. De él destacó Vanjoki que “tiene la mejor cámara que pueda encontrarse en ningún smartphone disponible”: sensor de 12 megapixeles, óptica Carl Zeiss, flash Xeon, obturador mecánico, capacidad para grabar, editar y proyectar video HD. Otros dos modelos – C6 y C7 – son más convencionales y se orientan a usuarios intensivos de redes sociales. El cuarto, “heredero espiritual” del mítico Communicator, es el E-7, también con pantalla táctil a la que añade un teclado qwerty deslizante, diseñado para editar documentos en Office y sincronizar el correo con Exchange, gracias a los acuerdos entre Nokia y Microsoft. Conocidas las armas con las que Nokia se enfrenta el último trimestre del año, hay que empezar a preguntarse por la estrategia que a partir del lunes empezará a elaborar el nuevo consejero delegado.

No es por insistir, pero el hecho de que Elop no sea finlandés sino canadiense, y que venga de Microsoft, indica que muchas cosas van a cambiar. Elop fue parco en su presentación a última hora del Nokia World – “en este preciso momento soy un desocupado”, bromeó – dejando dos reflexiones que valen como referencias: “sin una red de desarrolladores no podríamos contar con el ecosistema que Nokia necesita para dar la talla en la competición”, y “el mercado estadounidense será para nosotros una prioridad, entre otras cosas porque es en Estados Unidos donde ahora reposa el vigor de la innovación de esta industria”.

Nadie se ha quedado realmente conforme con las prestaciones de Symbian 3: su interfaz de usuario ha avanzado poco y – según Carolina Milanesi, de Gartner – no es todavía lo que Nokia necesita para competir con Apple. Vanjoki explicó su teoría: los usuarios potenciales están acostumbrados a S40, y se ha creído oportuno no darles un sobresalto. De Symbian 4 no se dijo nada nuevo, y de MeeGo nada, ni nuevo ni viejo. En cambio, se habló mucho de la necesidad de reforzar Ovi Store. En esta línea, queda la impresión de que Nokia rebaja su orgullo en sus vínculos con los operadores.

En Estados Unidos, porque sin ellos no podrá ir más lejos que su cuota actual del 2,6%. En Europa, “patria” de Nokia, hay signos de apertura hacia los operadores. Vittorio Colao, de Vodafone tuvo el primer día una sugerente intervención, en la que postuló la cooperación para contrarrestar la tendencia a la “verticalización” (alusión apenas velada a Apple y Google) en la relación de operadores y fabricantes con los usuarios. No menos interesante fue el anuncio de un acuerdo con Orange para combinar las respectivas tiendas de aplicaciones, una de cuyas implicaciones es que el operador pondrá – inicialmente en Francia y Reino Unido – su plataforma de pago al servicio de Ovi Store.


Contacto Suscríbete RSS


Sobre el autor. Copyright © 2020 El dominio norbertogallego.com es propiedad y está administrado por Diandro SL. B85905537. Creative Commons