publicidad
  14/10/2010

Parecen mellizos, pero no lo son

Microsoft ha conseguido algo que parecía casi imposible: que el interfaz de los nuevos móviles Windows Phone 7 sea homogéneo y no recuerde en absoluto al del iPhone. Es loable y eficaz, pero deja a los fabricantes – y en menor medida a los operadores – ante el dilema de diferenciar su oferta de la del competidor. Alguien que, por curiosidad, cubriera los logos de los cinco modelos presentados ayer en España, tendría serias dificultades para decir cuál es hijo de quién. No es coincidencia, sino un dictamen de Microsoft para que todas las marcas sigan un denominador común que los identifique, de modo que las diferencias de prestaciones no violen la genética de la familia.

Con esta búsqueda de diversidad regulada, Microsoft se distancia de la actitud de Google, mucho más permisiva con los fabricantes que se han unido a su plataforma, siempre y cuando contribuyan a la causa común. Estos fabricantes encontraron la fórmula para destacar sus marcas respectivas mediante un interfaz de usuario aquí o una “piel” allá, cuando no con servicios cloud propios. El caso más llamativo es HTC, cuyo interfaz Sense mejora sensiblemente la experiencia Android pero no ha sido aprobado para su incorporación a Windows Phone.

Por otro lado, Microsoft promete distribuir automáticamente las actualizaciones de software – la primera a comienzos de 2011 – para que todos los usuarios estén en paridad de condiciones. Es la antítesis de lo que ocurre con Android, cuyos usuarios nunca saben cuándo podrán actualizar a la siguiente versión del sistema operativo (y ha habido cuatro en dos años). 

Esto no significa, ni mucho menos, que los cuatro móviles presentados ayer en Madrid sean mellizos, pero son hermanos salvo en ciertos rasgos del alma: sus pantallas difieren en tamaño y tecnología, sus cámaras reúnen características distintas. El quinto, HTC Mozart (que venderá Orange) tiene una inclinación musical, lo mismo que el Surround (anunciado sólo para Estados Unidos), con un altavoz deslizable bajo la carcasa. Lo que todos los hermanos (nueve en total, hasta ahora) comparten es el procesador de 1 GHz Snapdragon. Es probable que cuando los especialistas procedan al desguace de estos primeros modelos, descubran más parentescos de ingeniería con los Android, ¿sus primos? 

Esto tal vez explique por qué, del puñado de marcas que en esta primera ola ha presentado sus modelos Windows Phone 7, el más prolífico es HTC que curiosamente es el primero en ventas de Android – de enero a junio vendió 8 millones de unidades en todo el mundo – y años atrás fue el adalid de Windows Mobile. Su presidente, Peter Chou, presumía días atrás de la capacidad de mutación de la compañía: «hemos sabido crear los mejores Android y podemos crear los mejores Windows Phone; que el consumidor decida». Por su parte, LG, que no pasa por sus mejores momentos, no va a renegar ahora de su compromiso con Android, pero no podía negarse a acompañar en este viaje a Microsoft. Lo que sí llama la atención es la actitud discreta de Samsung, tan ocupada en digerir el éxito del Galaxy S que su filial española no ha emitido una nota de prensa acerca del nuevo Omnia 7. 

En el campo de los operadores españoles, Movistar y Vodafone han sido definidos como partners preferentes por Microsoft. El primero comerciliazará tres modelos (HTC HD7, LG Optimus 7 y Omnia 7) y a comienzos de 2011 espera incorporar aplicaciones propias al Marketplace gestionado por Microsoft. Se puede interpretar que, tras perder la exclusividad del iPhone y debido a su desconfianza hacia Google, Telefónica ha encontrado en Microsoft un socio estratégico idóneo. No es así en el caso de Vodafone, que de momento sólo venderá en España el HTC Trophy. En cuanto a Orange, no parece que tenga reservado un papel central, aunque próximamente venderá en España el HTC Mozart.

[en la foto, de izquierda a derecha: HTC HD7, LG Optimus 7, HTC Trophy y Samsung Omnia 7]


Contacto Suscríbete RSS


Sobre el autor. Copyright © 2021 El dominio norbertogallego.com es propiedad y está administrado por Diandro SL. B85905537. Creative Commons