publicidad
  24/08/2012

Primeras noticias sobre Windows RT

Microsoft ya tiene compañeros de viaje para su aventura Windows RT, con la que espera dar batalla en el mercado de las tabletas, en el que ha tardado demasiado en reaccionar. Serán, en primera instancia, cuatro marcas: Asus, Dell, Lenovo y Samsung, y sus productos llegarán al mercado en el punto álgido de la estación navideña. Pero antes, Microsoft tiene marcado en su agenda el 26 de octubre, como fecha de lanzamiento de Windows 8 y decenas de portátiles y tabletas, de las que la industria espera un despertar de la adormecida demanda de PC. Y un discutido tercer factor, la aparición de Surface, la tableta que Microsoft ha diseñado por su cuenta sin encomendarse a ninguna marca.

Los resultados trimestrales de HP y Dell, publicados esta semana, confirman los temores sobre una parálisis de la demanda de PC. Y, peor aún, acentúan la sensación de que el nuevo Windows – en sus dos vertientes – puede no ser revulsivo suficiente para el mercado. ¿Y las tabletas? Al menos ahí se avecinan novedades, que nadie espera descabalguen a Apple pero, al menos, darán a la industria un arma para luchar contra esa hegemonía.

En principio, la primera camada de tabletas basadas en Windows RT y con procesadores ARM, tendrán una orientación al consumo, lo que permite pensar que las otras, con Windows 8 y procesadores x86, se dirigirían al mercado profesional y corporativo. Esta divisoria podría acabar siendo un espejismo cuando se repartan las cartas, pero lo que ahora se sabe – que no es mucho – es que los Windows RT serán de precio más bajo, un factor que explicaría por qué no serán los primeros en aparecer: para no condicionar el listón de la otra familia.

No faltan riesgos de confusión para los usuarios: previsiblemente, la propaganda de Intel subrayará debilidades en los procesadores ARM, y la respuesta no menos previsible será el argumento de la eficiencia. Falta saber cómo neutralizará Microsoft estos ataques cruzados. ¿Y qué pasará con el software? Lo único seguro es que las aplicaciones para Windows RT no serán compatibles retroactivamente con las desarrolladas para las otras versiones de Windows. Consecuencia: mientras no haya masa crítica de hardware, los desarrolladores tendrán pocos alicientes; mientras no haya masa crítica de aplicaciones… ¿Por qué apresurar la compra de hardware?

Desde luego, no se ha anticipado nada sobre precios, pero un directivo de Lenovo ha sugerido que las tabletas Windows RT estarán en un rango de 300 a 400 dólares [muy competitivo con el iPad] y las Windows 8 subirán a 600/700 dólares. Obviamente, del precio dependerá no sólo la aceptación de los consumidores sino también la actitud que adopten los fabricantes. Por otra parte, tampoco está dicho oficialmente que Windows RT quede reservado a las tabletas, pero inicialmente será así. Al mismo tiempo, los cuatro fabricantes que lo apoyan de entrada, también lanzarán productos bajo Windows 8.

En el cuarteto, puede sorprender el nombre de Dell, fabricante que se ha caracterizado por sus vacilaciones en relación a las tabletas y, más en general, hacia los consumidores. No obstante, la compañía tejana siente urgente necesidad – véanse sus desastrosos resultados trimestrales – de no quedar al margen. Por su lado, el fabricante chino Lenovo, pese a su ascenso estadístico del último año, no deja de ser una marca secundaria para los consumidores, con una estrategia de producto algo errática desde que – poco antes del nacimiento del iPad – abandonó el proyecto del llamado smartbook, promovido por Qualcomm.

Asus y Samsung aparecen así como los grandes protagonistas del anuncio. La compañía taiwanesa ha explorado con ´factores de forma` innovadores, como su interesante Transformer, y se dice que podría reciclar el concepto de tableta convertible bajo el nuevo sistema operativo. En cuanto a su competidora coreana, parece decidida a mojar en todas las salsas: es el principal rival de Apple con diversas tabletas basadas en Android, pero no oculta que quiere mantener con Microsoft relaciones tanto o más intensas que las que tiene con Google.

Como es de rigor, Microsoft ha dicho que en 2012 “otros” fabricantes se incorporarán a la lista, pero desde ya se echa en falta a dos conspicuos ausentes, Acer y HP, puede decirse que por distintos motivos.

El primero, está visiblemente cabreado con Microsoft por la decisión de esta de desarrollar una tableta propia al margen de las marcas que le han sido fieles. Su chairman, JT Wang, ha manifestado sus dudas de que los nuevos Windows vayan a precipitar “un crecimiento explosivo” este año. Por si acaso, tendrá un par de modelos listos para octubre, con Windows 8, pero no decidirá hasta 2013 sobre la conveniencia de adoptar Windows RT.

HP ha salido escaldada de sus experiencias previas con tabletas – Slate con Windows 7 y la suya propia, Touchpad – por lo que prefiere no precipitarse: formalmente, su posición es que “en el momento debido, presentará varios modelos”. Hasta la semana pasada, se daba por cierto que su prioridad serían las tabletas de uso profesional, pero una filtración ha roto esa convicción en los últimos días.

Se ha publicado – y no desmentido – un memorando atribuído a Todd Bradley, jefe de división Printing & Personal Systems, que desvela la creación de una nueva unidad de negocio, Mobility Global Business Unit, “enfocada a desarrollar el mercado de tabletas de consumo, así como segmentos adicionales y categorías en las que creemos poder ofrecer un valor diferenciado a nuestros clientes”. Añade que “la primera misión de Alberto será acelerar (sic) nuestra estrategia de tabletas e iniciar de inmediato la ejecución de productos”. El tal Alberto no es otro que el venezolano Alberto Torres, antiguo VP de Nokia, fichado para dirigir la nueva unidad a las órdenes directas de Bradley. ¿Habrá sitio para Windows RT en esos planes?

A todo esto, si la coexistencia entre dos sistemas operativos ya plantea bastantes interrogantes, qué decir de la sombra que proyecta el futuro de Surface, proyecto con el que Microsoft ha descolocado a todo el mundo. Lenovo ha lanzado un reproche suave: “no nos gusta nada que Microsoft entre en el hardware, pero en fin… sería un competidor más, y no creemos que pueda producir el mejor hardware del mundo; nosotros, sí podemos”. Más suelto de lengua, el chairman de Acer ha declarado que “es un error; Microsoft debería pensárselo dos veces antes de crear una perturbación en su propio ecosistema de partners”. Directivos de Microsoft piden que no se exagere: “Surface será una gota en el océano, comparada con el número de dispositivos Windows que se venden en todo el mundo”.

Aun así, la gota inquieta. En el apéndice preceptivo que ha presentado a la comisión de valores de EEUU junto con su informe anual, Microsoft reconoce que sus márgenes operativos sufren la amenaza de competidores [se refiere a Apple, sin nombrarla] que controlan tanto el hardware como el software. A propósito de las tabletas, se explaya algo más: “aunque la mayoría de los usuarios ven estos dispositivos como complementarios de sus ordenadores, el peso que han adquirido en el mercado hace más difícil atraer desarrolladores hacia nuestra plataforma. Adicionalmente, los futuros dispositivos Surface competirán con productos de nuestros OEM, lo que podría afectar el compromiso de estos con la plataforma Windows”.


Contacto Suscríbete RSS


Sobre el autor. Copyright © 2020 El dominio norbertogallego.com es propiedad y está administrado por Diandro SL. B85905537. Creative Commons