publicidad
  17/05/2010

SAP tira de chequera

La alemana SAP llevaba tres años sin salir de compras, en contraste con la bulimia que caracteriza a su eterno rival Oracle. La semana pasada anunció un acuerdo para adquirir Sybase por 5.800 millones de dólares, y la noticia ha vuelto a hacer olas en la industria del software. Se trata de la operación más reciente, pero no la última, seguramente, que viene a confirmar esta regla, reforzada por la crisis: los ingresos de las compañías dependen de la fidelidad de su base instalada. Resulta vital, y relativamente más fácil, vender algo nuevo a un cliente cautivo que seducir a un cliente de la competencia. Y eso condiciona las estrategias. 

Bill McDermott y Jim Hagemann Snabe
Bill McDermott y Jim Hagemann Snabe

Es el caso de SAP, cuyo último informe trimestral revela que el 82 % de las ventas tiene como destino los clientes tradicionales, lo que es más peligroso de lo que puede parecer, en estos tiempos de recorte de inversiones en software por parte de las empresas. La absorción de Sybase le aportará nuevos productos que ofrecer a esa clientela y, a la vez, una cartera de empresas – muchas de ellas en el sector financiero – a las que se podría vender software de SAP. Este es un modelo generalizado en la industria: el crecimiento por adquisiciones como palanca para el crecimiento orgánico.

SAP viene de pasar una temporada en el infierno, que se ha saldado con el despido fulminante de su consejero delegado. Precisamente, la compra de Sybase es la primera iniciativa de la nueva dirección bicéfala de Bill McDermott y Jim Hagemann Snabe, dispuestos a dar otro perfil – se diría que más americano – a la compañía mediante la adición de nuevas capas a su stack o pila de software. La existente colaboración estratégica con Sybase es un punto de apoyo, porque la dote de la compra incluye una base de datos, MaxDB, que los clientes de SAP ya conocen como soporte de las aplicaciones de esta. Con esta en su catálogo, podría competir con Oracle en algunas cuentas, o prevenir que Oracle – que puede salir reforzada tras la compra de Sun – ataque alguna de sus grandes cuentas. También podría ser útil para luchar contra la penetración de Microsoft Dynamics en el mercado de la empresa mediana. Bill & Jim, como ya se conoce a los copresidentes, tienen a su favor un esbozo de reanudación del gasto en tecnología de las empresas, antes en Estados Unidos que en Europa.

Las sinergias van más lejos. La pieza más importante del paquete que han comprado McDermott y Snabe es Sybase 365, una plataforma de mensajería, banca móvil y m-commerce que encaja como anillo al dedo en las necesidades de SAP: le permitirá mover sus aplicaciones fuera del backoffice y ponerlas en las manos y los bolsillos de los usuarios finales, empleados de sus clientes. La exitosa integración de ese software con BlackBerry y el iPhone, dará a SAP la oportunidad de extender el alcance de sus herramientas de CRM y ERP. Por otra parte, Sybase ya estaba dando pasos hacia “la nube” – antes que SAP, por cierto – gracias a una relación establecida con la plataforma EC2, de Amazon.

Según se ha anunciado, Sybase mantendrá su personalidad y gestión propias, como “una compañía SAP”. La fórmula, más retórica que real, ya se aplicó en 2007, cuando compró Business Objects, especialista en business intelligence; una de las primeras noticias que tuvieron los clientes de esta fue el encarecimiento de sus licencias. No parece que el horno esté para bollos en las actuales circunstancias.

Algunos analistas han señalado su extrañeza por el hecho de que HP no hubiera terciado como candidato alternativo a comprar Sybase, y lo atribuyen a que estaba ocupada rumiando la absorción de Palm. Esta misma circunstancia podría haber jugado en sentido contrario, pero lo irrefutable es que HP no se ha movido de su sitio, y sus razones tendrá.


Contacto Suscríbete RSS


Sobre el autor. Copyright © 2020 El dominio norbertogallego.com es propiedad y está administrado por Diandro SL. B85905537. Creative Commons