publicidad
  10/01/2018

10Ene

Se ha frustrado, aparentemente por “presiones políticas”, el esperado anuncio formal entre AT&T y Huawei del acuerdo por el cual el segundo operador de  telefonía móvil de Estados Unidos iba a incorporar a su catálogo de smartphones el Mate 10, que en Europa se vende con éxito desde hace meses. Para la compañía china, habría sido el espaldarazo que necesita para ser una marca verdaderamente global: al cierre del tercer trimestre, su cuota de mercado mundial alcanzó el 11,3%, sólo siete décimas por detrás de Apple. Los analistas están convencidos de que en el último cuarto del año se ha aupado al segundo puesto, todavía lejos de Samsung.

No se ha ofrecido – ni se ofrecerá – una explicación oficial de la renuncia de AT&T a un acuerdo que parecía cerrado hasta el punto de que debía consumarse oficialmente esta semana en el CES de Las Vegas. Sin embargo, hay motivos suficientes para atribuirlo a la interferencia política: la actual administración hace gala de su hostilidad a la importación de mercancías chinas. Hay un antecedente: desde 2012 los equipos de red de Huawei, que se venden sin trabas en el resto del mundo, están vetados en Estados Unidos por decisión de un comité del Congreso de 2012; esta prohibición no afecta a sus productos de consumo.

Por otro lado, AT&T tiene sus propios dolores de cabeza: la administración Trump ha rechazado su acuerdo para comprar Time Warner, aparentemente con la intención de provocar la caída de la cadena CNN, cuya línea editorial es muy crítica con los exabruptos del presidente. La compañía ha recurrido ante la justicia, pero bien podría haber considerado que es mejor no crearse otro problema.

Según la prensa estadounidense, las negociaciones han durado un año; para ganarse la confianza del operador, Huawei hizo todo lo necesario para adaptar el Mate 10 Pro a la normativa estadounidense. Este modelo llegó a estar homologado formalmente por el operador. Asimismo, el director de la división móvil de Huawei, Richard Yu, prometió invertir más de 100 millones de dólares en marketing para resaltar la imagen de su marca en un mercado donde es casi por completo desconocida. Una concienzuda investigación de mercado, que pretendía identificar los hábitos del consumidor americano, había preparado el terreno para un lanzamiento que estaba previsto en febrero con una campaña en TV.

Estados Unidos ha pasado en 2017 a ser el tercer mercado mundial de smartphones, precedido por China e India, pero es el primero en la franja de más de 500 dólares. Esta es la apuesta de Huawei: para afianzar su perfil, ha dejado en manos de sus compatriotas los segmentos bajo y medio del mercado, concentrándose en la gama alta, que además de dar lustre a la marca proporciona márgenes superiores. El Mate 10 Pro, en principio apalabrado con AT&T, lleva cámara dual desarrollada por Leica y es en este momento el único smartphone disponible que puede presumir de llevar un procesador capaz de procesar internamente machine learning con funciones de traducción y reconocimiento de imagen.

El P20 [sucesor del P10] que supuestamente llevará tres cámaras, además de otros rasgos sorprendentes, quizás podría anunciarse en el Mobile World Congress de febrero o, más probablemente, evitar el choque con el Galaxy S9, de Samsung, y reservar un lanzamiento estelar en Europa a finales de marzo. Quizá para entonces AT&T esté preparada para subirse al tren, lo que también depende de cómo hayan ido las ventas del iPhone X, el modelo más caro del momento.

La cancelación del acuerdo no deja de ser un serio problema para Richard Yu, que confiaba en AT&T para remontar los márgenes de beneficio de su división, declinantes en 2016 en razón de las fuertes inversiones en I+D. Yu ha dicho en varias entrevistas que el papel del mercado estadounidense es vital para dar alcance a Samsung y Apple en el segmento más rentable. El esfuerzo para ascender en la cadena de valor es evidente: según informes de Canalys, los modelos ´de bandera` representan el 34% de los despachos de Huawei, cinco veces más que en 2012. Durante este quinquenio, su cuota en el segmento de más valor ha pasado del 0,1% al 8%, permitiendo elevar el precio medio de 183 a 321 dólares.

Las partes no han dado por muertas las conversaciones, pero es poco probable que AT&T de un paso al frente mientras tenga abierto un contencioso con el gobierno. Mientras tanto, Huawei seguirá vendiendo en Estados Unidos a través de su canal online el modelo P10 – y los de su segunda marca, Honor, dejando que el comprador contrate la línea con un operador.

¿Queda la alternativa de negociar con otro operador? En teoría, sí. Pero los antecedentes no ayudan. Años atrás, Huawei acabó en malos términos con T-Mobile, tercer operador del mercado estadounidense. Podría, tal vez, intentarlo con el líder, Verizon, pero la red de este tiene todavía un gran remanente de la tecnología CDMA, que no es propicia a la estrategia de la compañía china. Lo que no se puede negar es que esta tiene una paciencia infinita.


Contacto Suscríbete RSS


Sobre el autor. Copyright © 2018 El dominio norbertogallego.com es propiedad y está administrado por Diandro SL. B85905537. Creative Commons