publicidad
  11/04/2014

11Abr

Me han preguntado por qué dedico tanta atención al mercado francés de telecomunicaciones. No creo que le dedique más (ni menos) que a otros temas, pero no llevo la cuenta. Aun así, la pregunta merece respuesta: en mi opinión, el mercado francés de telecomunicaciones tiene varios rasgos que lo hacen único. 1) todos los operadores son nacionales a lo que se añade, 2) el hecho de que el Estado tiene una participación del 28% en el ´incumbente`, algo que no ocurre en ningún otro país europeo, y 3) hay cuatro operadores con red propia, con la particularidad de que la entrada tardía del cuarto – Illiad, con la marca Free – trastornó por completo el cuadro de la competencia. Otra característica nueva es la aproximación entre los operadores móviles y de cable, en la que (al contrario que en Alemania y España) los segundos llevan la iniciativa en una discusión que se ha plantado, un poco torpemente, como un dilema: convergencia o consolidación. .

La primera víctima de la feroz competencia lanzada por Illiad fue SFR, el segundo operador tras Orange. Para su dueño, el conglomerado Vivendi, es demasiado tarde para arrepentirse de haber comprado la participación de Vodafone, quizá hubiera hecho mejor vender. De las dos ofertas recibidas por SFR, Vivendi se decantó por la de Numericable (13.500 millones de euros) despreciando la presentada por Bouygues Telecom, tercero del mercado. Martin Bouygues peleó hasta fuera del ring: obtuvo el apoyo del ministro de Industria (ahora de Economía) y de un sindicato, pero perdió la subasta. El desencanto del millonario heredero del mayor constructor de Francia podría tener ahora dos salidas muy distintas, ambas polémicas: llegar a un acuerdo con Orange para fusionar sus infraestructuras de red y otra, más audaz, la de dejarse querer en caso de recibir una oferta de compra de Illial.

El analista Joss Gillet opina que no es sólo cuestión del precio que podría conseguir Bouygues, sino en una duda existencial: salirse cuanto antes de la partida o esperar a ver cómo sale la fusión de SFR+Numericable. «En cualquier caso – dice Gillet – seguramente ha tomado nota de que ser el tercer operador de Francia ha dejado de ser la condición para un negocio rentable»

Una vez decidido que SFR se integrará en Numericable, cualquiera de las fórmulas posibles tiende una mala sombra sobre Orange. Por una parte, el operador dominante ha logrado esquivar las consecuencias del recorte de precios forzado por el cuarto operador, gracias a los 700 millones de euros que este mismo le paga anualmente en concepto de itinerancia. Pero estos ingresos – que mitigan la severa caída de beneficios de su negocio en Francia – irán lógicamente bajando hasta 2018, final del contrato.

Stéphane Richard, CEO de Orange, contaba con recuperar terreno acelerando la inversión en fibra, una de sus ventajas competitivas como líder del mercado, pero la irrupción de Numericable debilita la fuerza de su oferta convergente. En cuanto al despliegue de 4G, Richard suponía que sería un argumento para que los consumidores acepten pagar más por un servicio de datos superior, que sólo Orange estaría en condiciones de ofrecer gracias a su red. Pero Xavier Niel, el astuto fundador de Illiad ha tenido la osadía de prometer otra guerra de precios, se supone que porque confía en que Richard le alquile a buen precio su red LTE. Esta vez, la caja de resonancia de Niel ha consistido en anunciarlo con este tuit: 19,99/m: #4G 20GB ! 4G4U:-). Menos de 140 caracteres han bastado para que toda la prensa francesa hable del asunto.


Contacto Suscríbete RSS


Sobre el autor. Copyright © 2021 El dominio norbertogallego.com es propiedad y está administrado por Diandro SL. B85905537. Creative Commons