publicidad
  12/12/2013

12Dic

Como casi todo lo que se refiere al mercado chino, el acuerdo entre Apple y China Mobile ha despertado expectativas casi seguramente exageradas. Después de años de negociaciones frustradas, parece que el operador chino se ha salido con la suya y la compañía americana ha rebajado sus pretensiones de aplicar en China las condiciones económicas que ha impuesto en los mercados occidentales. A partir de hoy, China Mobile va a apuntar las órdenes de pedido de sus clientes, y esto ha bastado para que se barajen cifras multimillonarias al gusto de cada uno. Ciertamente, hay motivos: con 759 millones de clientes, China Mobile es el mayor operador del mundo y, aunque la comparación esté fuera de lugar, esa cifra duplica la población total de Estados Unidos.

Es cierto que la red de China Mobile tiene una baja penetración de 3G (el 23%), a diferencia de sus dos competidores, cuyas ratios son del 42 y el 54% respectivamente, pero eso mismo quiere decir que mientras China Unicom y China Telecom corren más riesgo de saturación, China Mobile arranca con un gran potencial inmediato; además, su lanzamiento de los nuevos iPhone va a coincidir en el tiempo con la puesta en marcha de su red 4G, la semana que viene, y como simultáneamente está extendiendo la de 3G a nuevas áreas geográficas, la perspectiva es brillante. Llevará tiempo, pero es brillante.

Una objeción posible es que el precio de venta de un iPhone no está al alcance de cualquiera. Pero los datos demográficos apoyan la apuesta: un estudio de McKinsey estima que el consumo de la población urbana – 10 billones de yuanes (1,2 billones de euros) en 2012 – se multiplicará por 2,3 en los próximos diez años. Por baja que fuera la hipótesis que se adopte, es previsible que el acuerdo con China Mobile significará un incremento de ingresos para Apple.

El día en que se anunció el acuerdo, la acción de Apple se cotizaba a 520 dólares; ayer estaba a 562 dólares, y en buena medida se debe al efecto positivo de la noticia. El analista Gene Munster, de Piper Jaffray, matiza su habitual entusiasmo en todo lo que concierne a Apple, para escribir que el impacto hubiera sido mayor – aritméticamente – de haberse firmado hace un año. Pero se ha firmado en 2013 y repercutirá en los resultados del año fiscal 2014. ¿De cuánto será la repercusión? En lugar de hacer cábalas, lo mejor es recordar que la cuota de mercado del iPhone en China era a finales de octubre inferior a los niveles de 2012, mientras que la de los múltiples Android – Samsung, Lenovo, Huawei y otras marcas locales – supera el 78%. Los voraces consumidores chinos que se mueren de ganas por tener un iPhone han podido comprarlo a uno de los otros operadores o en el mercado “libre”. O sea que no es un mercado virgen.

Esto no implica minimizar el acuerdo. Todo lo contrario: la experiencia de Apple en Japón, gracias al éxito de su acuerdo con DoCoMo indica que el contar con el operador adecuado en el momento adecuado hace una gran diferencia. Yendo al grano, y ya era hora, ¿cuántos iPhone puede vender China Mobile? Según Munster, 17 millones, que se añadirían a los 45 millones que han sido comprados por otras vías pero se conectan a través de la red este operador. Lo que no se ha dicho – ni se dirá – es qué fórmula han acordado las partes acerca de la compartición de los ingresos que generen los servicios sobre esa masa de móviles. La madre del cordero.


Contacto Suscríbete RSS


Sobre el autor. Copyright © 2020 El dominio norbertogallego.com es propiedad y está administrado por Diandro SL. B85905537. Creative Commons