publicidad
  13/11/2012

13Nov

Ahora que todos creemos tener algo que decir sobre Alemania, viene muy oportunamente la lectura del texto de Wolfgang Münchau, columnista del Financial Times, quien se despachaba ayer sobre lo que llama “las tres falacias” sobre la economía alemana, que tal vez podrían sintetizarse así: “las reformas traerán el crecimiento, en una relación de causalidad aplicable universalmente. Todo alto cargo europeo frase ha asimilado esta secuencia argumental, y ahora se pretende aplicarla a Francia, como se ha hecho en España e Italia. Las reformas – nos dicen – son necesarias para ganar competitividad”.

El hilo de Münchau es mucho más largo, y no sabría resumirlo aquí sin perderlo y sin perder lectores [está en el FT de ayer, página 9].Nos conduce a una palabra fetiche: competitividad. “Muchos hombres de negocios hablan todo el tiempo de competitividad, pero [en realidad] es un concepto de relativa utilidad a escala macroeconómica”. Ahora viene algo que me recuerda los tiempos de la facultad. “La competitividad combina dos conceptos: el tipo de cambio real y la productividad total de los factores (TFP, que suele expresar el dinamismo tecnológico de un país). Un recorte en el coste unitario del trabajo sólo será una ventaja para uno si otros no lo practican; por esto, predicarlo como política para todos en la eurozona, sería un juego de suma cero, como si todos trataran de devaluar al unísono”.

Para nuestro autor –que no es keynesiano ni mucho menos un radical – la noción de competividad ha acabado por convertirse en “una distracción nebulosa”. Su conclusión es la siguiente: “no deberíamos ser tan ingenuos como para pensar que las reformas estructurales van a resolver lo que en definitiva es una crisis de balanza de pagos. Esto es lo primero que hay que resolver, en lugar de perder el tiempo debatiendo sobre si han de hacerse antes las reformas institucionales o las reformas estructurales. No digo que sean irrelevantes, pero no creo que sean relevantes para la resolución de la crisis”. Gracias por la paciencia de leer hasta aquí.


Contacto Suscríbete RSS


Sobre el autor. Copyright © 2020 El dominio norbertogallego.com es propiedad y está administrado por Diandro SL. B85905537. Creative Commons