publicidad
  14/09/2015

14Sep

Reanudo con explicable retraso la publicación de este newsletter, pero no me arrepiento de haber mantenido cierta continuidad de las crónicas del blog durante agosto. En realidad, arrastro la carga de tantos asuntos pendientes que un par de lectores me han afeado estos días la demora en tratar alguno de ellos. Paciencia: todo se andará. Con la regularidad de cada año, septiembre ha empezado mí con dos eventos noticiables: el encuentro del sector de las telecomunicaciones en Santander y la feria IFA en Berlín. Sobre la segunda, ya hay dos publicadas; al primero dedicaré hoy un comentario y tiempo habrá de volver sobre lo más relevante.

Manos a la obra. Quiero poner por escrito conversaciones que he tenido los días del encuentro de Santander organizado por AMETIC, pero que mis interlocutores preferirían pronunciar con sordina: tras esta 29ª edición, veo que el formato está anquilosado, y en mi opinión esto se debe a una excesiva institucionalización. La indispensable buena educación – con más razón ateniéndonos a su pretendida filiación universitaria – no obliga a ser condescendientes. Cuatro años de gestión del ministro José Manuel Soria (esta vez ausente) y su secretario de Estado Víctor Calvo Sotelo (insulso), no suscitaron comentarios, cosa rara; los ponentes – menos uno – evitaron enunciar en público las críticas que sí hacían en privado, con el argumento de que a estas alturas de la legislatura no valdría la pena y el futuro electoral está muy abierto. Se dio por aceptado que España ha entrado en un ciclo de crecimiento económico, lo que aunque fuera cierto no debería excluir la reflexión sobre lo acontecido.

Por supuesto, la regulación fue un tema dominante: fueron seguidas con visible atención las dos intervenciones de la CNMC [tan interesantes que las reservo para una crónica ad hoc]. Estaba más que justificado que se hablara mucho de Europa, y así ocurrió, pero el cansino vídeo final del comisario Gunther Ottinger decepcionó pese a que insistiera en la prioridad que la CE asigna al sector. Antes, el lunes 31, la mesa redonda inicial prometía mucho sobre el papel, pero fue estropeada por la tediosa monografía de la eurodiputada Pilar del Castillo (reincidente).

Como es natural, la agenda preparada por AMETIC asignó espacio a algunas de sus empresas asociadas para expresarse ante un auditorio de naturaleza profesional. Sería injusto meter a todas en el mismo saco, pero he vuelto con la sensación de que esas oportunidades se desaprovechan si el ponente equivoca la audiencia y suelta un discurso marketinero.

En una visión general, el rasgo más clásico de este encuentro – llevo unos cuantos años asistiendo y no es la primera vez que lo observo – es que se trata de un evento blando, sin verdaderos debates o que, como mucho, quedan reducidos a un simulacro formal. Haciendo uso de escribir a toro pasado, me atrevo a postular que AMETIC debería buscar otra fórmula, provocar la discusión abierta, montar auténticas mesas redondas con moderadores que no se limiten a recitar curriculos, disuadir a los propagandistas de sí mismos. Sinceramente, he echado en falta más contradicción, o contradicción sin más. Porque la que hubo fueron las descontadas pullas entre los tres grandes operadores repartidos para no cruzarse [lunes Telefónica, martes Vodafone, miércoles Orange] que dejaron, como mucho, algún titular de vida efímera.


Contacto Suscríbete RSS


Sobre el autor. Copyright © 2019 El dominio norbertogallego.com es propiedad y está administrado por Diandro SL. B85905537. Creative Commons