publicidad
  17/01/2014

17Ene

No veo razones para escandalizarse, sólo son negocios. De recibir una paga de los fabricantes de Android, Microsoft pasaría a subvencionarlos para que adopten Windows Phone. Y para ese fin habría reservado 2.600 millones de dólares con la condición de que desarrollen y comercialicen este año, almenos un smartphone basado en su sistema operativo. Llama la atención que la cifra sea prácticamente igual a la que Microsoft ingresa como royalties por su reivindicación de patentes relacionadas con Android. O sea que, desde un punto de vista contable, el impacto sería neutro. No hay información oficial, ni la habrá, pero es lo publicado por Eidar Murtazin, un cotilla ruso con fama de acertar en lo que respecta a Microsoft [dicen que sus fuentes proceden de Nokia].

La coincidencia lleva a pensar que la fórmula del incentivo no sería un pago por “inversiones de plataforma”, como los 1.000 millones que en su momento animaron a Nokia a cambiar de bando. El caso actual es distinto: más sencillo que mover dinero de un banco a otro es compensar a los fabricantes mediante una reducción (o anulación) de la factura por royalties sobre los Android que ha vendido por cada uno. Aquí paz, y después gloria.

Que esta pueda ser la fórmula, vendría avalado por el desglose que publica Murtazin en Twitter: 1.200 millones para Samsung, 600 millones para Huawei, 500 millones para Sony y 300 millones para “otras marcas”: 2.600 millones en total durante 2014. También es posible que el tuitero ruso echara su cuenta sobre la base de las proporciones que estas marcas tienen en la galaxia Android.

Como suele suceder, lo interesante del asunto es lo que no se ha escrito. Las ventas de Windows Phone han repuntado hasta llegar en noviembre a una cuota del 9,2% en los cinco grandes mercados europeos [2,2% en España] según Kantar Panel. Hay que señalar que esto ocurría en los últimos meses de la vida independiente de Nokia, y que presumiblemente, con los ajustes de integración dentro de Microsoft – y de la gestión de marca – esa tendencia podría recular. Cualquier experto recomendaría aprovechar el tirón para apuntalar la presencia de Windows Phone ampliando el catálogo con otras marcas.

Samsung, que estuvo entre las primeras en apoyar Windows Phone, no llegó a entrar en la partida, por entender que Microsoft no acompañaba con suficientes inversiones en marketing. Habría cambiado de opinión, y en su página web se coló fugazmente días atrás la descripción de un modelo hasta ahora desconocido, basado en Windows Phone y con pantalla full HD de 5 pulgadas. Directivos de Sony y de Huawei han confirmado que está próximo [el Mobile World Congress está a la vista] el anuncio de sendos smartphones con el sistema operativo de Microsoft. A los tres fabricantes les interesa poner un poco de distancia con respecto a Android, y si les pagan por hacerlo, miel sobre hojuelas. Pierre Perron, jefe europeo de Sony, ha declarado que su marca no tiene intención de atarse a un solo sistema operativo. Nada se ha dicho de LG y HTC, pero podrían ser parte de ese resto de 300 millones al que alude Murtazin.

A última hora de ayer, el director de comunicación de Microsoft, Frank Shaw, desmintió la cifra de 2.600 millones, confirmando la existencia de lo que definió como “plan de comarketing con nuestros OEM”.


Contacto Suscríbete RSS


Sobre el autor. Copyright © 2019 El dominio norbertogallego.com es propiedad y está administrado por Diandro SL. B85905537. Creative Commons