publicidad
  19/12/2014

19Dic

Como este newsletter se distribuye a medianoche, un suscriptor me culpa, de guasa, por su insomnio tras leer sucesivamente la epístola y la crónica de anteayer. Quizá este lector tenga razón, y como no ganamos para sustos, más me vale aliviar la carga de mi comentario de hoy.

Hace tiempo que no escribo sobre Adobe, curiosamente dos años justos. Me arrepiento, porque es uno de los casos más interesantes de reconversión de un modelo de negocio basado en la venta de licencias ´perpetuas` a otro de ingresos recurrentes por suscripción. Al principio, la transición fue dura, pero los resultados del año fiscal 2014, cerrado en noviembre, son un signo de que la apuesta de Shantanu Narayen, CEO de la compañía, ha sido acertada.

Se puede argumentar que Adobe opera en un mercado peculiar, el del software creativo, en el que los grandes clientes perciben las ventajas del pago por suscripción, que les asegura estar constantemente actualizados, mientras que los profesionales independientes han renunciado al espejismo de la copia pirata. En el cuarto trimestre del ejercicio, un 66% de los ingresos fueron recurrentes [software como servicio] y al presentar los resultados, Narayen mencionó que en 2015 superarán el 70%. En todo caso, las cifras superan las que hubiera podido obtener mediante el modelo de licencia.

¿Misión cumplida? No del todo. Con 644.000 usuarios de pago añadidos, Creative Cloud, su suite gráfica en la nube, pasa de 3,4 millones. Pretende llegar en noviembre próximo a 5,9 millones de usuarios, lo que implica la adición de 47.000 cada semana, en promedio. Este ritmo, el mismo que ha mantenido en 2014, estará vinculado a la reciente adquisición de Fotolia por 800 millones de dólares: podrá integrar un volumen de 34 millones de imágenes y vídeos, y su monetización – de valor desconocido – se sumaría a los ingresos de su suite de diseño, creación y edición gráfica.

Según se dijo al presentar los resultados, la compañía espera un aumento del 20% anual de sus ingresos a lo largo de los próximos dos años y, al mismo tiempo, una compresión de los costes de generar esos ingresos, lo que equivale a decir que mejorará sus márgenes. Analistas e inversores, tan contentos.

Pero, en una visión más amplia, Adobe necesita reforzar la segunda rama de su negocio, Marketing Cloud, con un peso cuatro veces inferior a Creativa Cloud en ingresos anualizados. Las circunstancias de reanimación del mercado parecen propicias, a juzgar por los contratos de servicio firmados en los últimos meses con grandes empresas (Mastercard, Ford y FedEx entre otras), pero no me consta que en Europa ocurra lo mismo, lo preguntaré en enero. El equipo directivo confía en que sus funciones analíticas en la nube tienen la llave para que este segmento crezca más intensamente que el creativo, que ya es decir.

Tal vez me he excedido en los detalles sobre Adobe, que me vale como barómetro. Es pertinente preguntarse si las tendencias serán válidas para otros tipos de software y otras empresas que, viniendo de la venta de licencias, fuerzan la máquina para adoptar el modelo SaaS en sus aplicaciones. Pienso en Oracle que ha cerrado un trimestre con fuerte crecimiento en esa categoría y una leve caída de licencias. ¿Van a prevalecer sobre las que han nacido con esa impronta, como Salesforce? Ya sé que cada segmento tiene vida propia, pero no tengo dudas de que el modelo SaaS acabará imponiéndose en todos.


Contacto Suscríbete RSS


Sobre el autor. Copyright © 2020 El dominio norbertogallego.com es propiedad y está administrado por Diandro SL. B85905537. Creative Commons