publicidad
  20/01/2014

20Ene

¿Por qué 10 y no 12?, me pregunta Iñaki a propósito de las dos crónicas de la semana pasada en las que analizaba el comportamiento bursátil en 2013 de una decena de empresas del sector TI. La verdad es que no tengo una respuesta, pero el propio Iñaki me deja una salida digna al proponer que añada Intel y Amazon a la lista [aunque ahora mismo se me ocurren otras dos que merecerían el mismo trato, y nos pondríamos en 14]. Así que allá voy con una empresa histórica (Intel) en la que se inician muchas de las cadenas de valor de esta industria, y con otra de la cosecha de 1995 (Amazon), que al parecer pretende arrasar con todos los mercados en los que actúa.

Intel. Al cierre de 2013, los ingresos fueron inferiores (-1,2%) a los del año anterior, que ya había acabado con un descenso del 1,2%. El beneficio operativo cayó un 16% y el beneficio neto un 12%. Sin embargo, la acción ganó un 25% con respecto al mal inicio del año, lo que puede entenderse como un voto de confianza en el nuevo CEO, Brian Krzanich, pero los analistas opinan que está sobrevalorada. Al presentar los resultados, el CEO ha tenido el coraje de reconocer que la compañía se ha equivocado en sus pronósticos sobre el mercado de PC y al anticipar una mejoría del gasto en TI que no se ha producido sino que, por el contrario, ha bajado en zonas del mundo que parecían al abrigo de la contingencia.

Krzanich, que está en el cargo desde mayo, anticipó que 2014 será un año plano en ingresos, que no es una buena noticia. Los esfuerzos de Intel se van a centrar en la defensa de su posición en el segmento de datacenter y en ganar espacio en el de tabletas, además de prepararse para las nuevas plataformas emergentes – wearables, Internet de las cosas – para las que presentó nuevos chips en el CES, hace dos semanas. El gasto en I+D y en capex se reforzará, pero al mismo tiempo ha anunciado que va a congelar su fábrica N32, en Arizona, que iba a ser la punta de lanza de su tecnología de 14 nm. Esta puede conseguirse – según Brian Krzanich – con medidas que aumenten la eficiencia de otras plantas. La otra noticia de los últimos días es el sacrificio de 5.400 puestos de trabajo durante este año.

Amazon. Jeff Bezos es el «coco» de la industria, y muy contento de serlo. En su faceta original, el e-commerce, Amazon ha batido en la temporada navideña todos los récords de entregas; sin dar cifras, ha dicho que sus tabletas de la familia Kindle han vendido «muchos millones»; sigue sin revelar cuánto ingresa su rama Web Services, que presta servicios cloud. Sus adversarios le temen, y los analistas se quejan de la opacidad de su comunicación financiera. En cuanto a los inversores, le son fieles a pesar de que no distribuye beneficios ni hace caso de las estrategias que siguen sus competidores para «dar valor al accionista». Así y todo, su acción ha subido un 59% entre enero y diciembre de 2013.

Si el último trimestre acabó con una traca, los comentaristas auguran un 2014 aún mejor: si el beneficio contable fue del 167% en 2013, este año podria ser de más del 200%, según algunos que hace poco eran todavía escépticos. Las crónicas que se publican sobre Amazon incluyen casi ritualmente esta frase: «un portavoz de la compañía declinó hacer ningún comentario». La opacidad es su forma de responder a la insatisfacción de sus empleados por las condiciones de trabajo, y a las quejas de sus proveedores por el trato que reciben. Poco importa: en una de esas raras entrevistas que concede, Bezos ha dicho estar agradecido por el tiempo que sus rivales han tardado en comprender su modelo de negocio, lo que ha reforzado la idea de que, salvo imprevistos, Amazon es imbatible en todo aquello que se proponga. Ahí está la explicación de la actitud de los inversores.


Contacto Suscríbete RSS


Sobre el autor. Copyright © 2021 El dominio norbertogallego.com es propiedad y está administrado por Diandro SL. B85905537. Creative Commons