publicidad
  21/01/2014

21Ene

Hay palabras con las que es fácil estar de acuerdo, hasta que llegan las consecuencias. Austeridad es una de ellas, como bien sabemos. Pasa lo mismo con la palabra neutralidad. ¿Quién tendría algo que objetar a la neutralidad de las redes? Depende del interés de cada uno o, dicho de otro modo, del sitio que ocupe en la cadena de valor. Hace unos dias, un tribunal de Estados Unidos sentenció que la FCC (Federal Communications Commission) no tiene autoridad para imponer a los operadores sus reglas sobre la neutralidad de las redes, y en un primer momento se interpretó como un duro golpe a este concepto que todas las partes habían asumido y aceptado, de buena o mala gana, y algunas a regañadientes. El caso se abrió por una denuncia de Verizon, primer operador de ese país, que cuestiona esa facultad de la FCC, y el tribunal le dio la razón. Pero, al leer mejor la sentencia, se vio que deja la puerta abierta para que el regulador siga otro procedimiento para reintroducir esas mismas reglas, y al parecer esto es lo que la FCC piensa hacer.

El origen de la disputa es que, durante la administración Bush, la FCC estableció que la provisión de banda ancha no puede ser tratada igual que un operador tradicional (common carrier). Porque, según su criterio, se trataría de servicios de información, a diferencia de los servicios de telecomunicaciones que tienen una regulación rigurosa. De inmediato, los defensores del principio de neutralidad se han movilizado para exigir restricciones más severas contra los operadores, que en la práctica son los proveedores de banda ancha (aunque no los únicos). Estos (supuestos) beneficiarios han prometido que no aprovecharán la coyuntura, dejando a la FCC que decida cómo salir del embrollo.

Empiezo a temer que necesitaré dos capítulos para aclararme sobre tan endiablada cuestión, así que pido paciencia al lector por explayarme. La neutralidad de las redes es una noción anterior a la generalización de la banda ancha. El Internet de hoy vive una explosión de tráfico que tensiona las redes, tanto fijas como móviles, y plantea nuevos retos regulatorios. Y la balanza se ha inclinado en favor de los proveedores de servicios (OTT) que son los principales causantes del aumento de tráfico por las redes de los operadores. Pagan por ello, y se benefician de ello. Google, Facebook, Skype, Apple, Microsoft y What´s App (o, en otro plano, Netflix) han difuminado los límites entre voz, datos y vídeo, despertando la queja constante de los dueños de las redes. Como es sabido, los ingresos de las telecos declinan en todo el mundo, pero al mismo tiempo los gobiernos les reclaman que inviertan en la ampliación y renovación de sus infraestructuras, para responder a la explosión de demanda con la calidad que los usuarios esperan.

Los argumentos económicos, y las posiciones de las partes, han evolucionado con el tiempo. No hay más que ver a Google – que tiene en nómina a Vinton Cerf como ´evangelista` de la neutralidad – guardando silencio ante la sentencia, por ahora [hay quien sostiene que una aplicación estricta del concepto alcanzaría también a Google]. También ha progresado la tecnología, facilitando soluciones de gestión de tráfico que dejan muy anticuados los fundamentos originales de la neutralidad de redes.

Pese a la discreción con la que las partes implicadas se han tomado la sentencia, la realidad jurídica es que este momento un operador que explote una red de banda ancha podría, legalmente y en teoría, discriminar a un proveedor de servicio frente a otros, o aplicar distintas tarifas a distintos contenidos. Lo que vale (provisionalmente) para Estados Unidos, influirá sobre el debate en Europa, como es natural. Se precipitan quienes escriben que la sentencia socava la naturaleza abierta de Internet; todo lo más, se puede suponer que como la situación ha cambiado, las normas deben adaptarse, y la FCC tiene dos opciones: recurrir ante un tribunal superior o, lo que parece más práctico, elaborar unas reglas que no merezcan la misma objeción, pero que tendrá que negociar con los interesados.


Contacto Suscríbete RSS


Sobre el autor. Copyright © 2020 El dominio norbertogallego.com es propiedad y está administrado por Diandro SL. B85905537. Creative Commons