publicidad
  21/05/2013

21May

Aquellos que viven pendientes del último tuit sobre el último producto anunciado o por anunciarse, pueden haberse perdido un detalle que para este blog es importante: Microsoft ha alcanzado en bolsa su cotización máxima de los últimos cinco años: 35 dólares por acción [por cierto, no es una excepción, lo mismo ocurre con Google]. Las vueltas que da la vida: hace un año, la estrella era Apple.

Desde luego, no es seguro que Microsoft aguante allá arriba hasta finales de junio, cuando cierre el ejercicio 2013, pero en principio las próximas semanas podrían serle favorables. Desde una visión superficial (y prejuiciosa) sería una contradicción flagrante con las malas noticias que suben a titulares cuando se escribe sobre Microsoft (o sobre casi cualquier cosa, es que somos muy críticos). Pues vale, algunas malas noticias son ciertas: Windows 8 no sólo no ha frenado la caída de ventas de PC sino que, a juicio de IDC, ha actuado como acelerador. Sin embargo, las notas de analistas subrayan la rapidez de reacción de Microsoft como un cambio de actitud ante sus problemas, y este sería – dicen ellos – uno de los factores que explicarían el ascenso de la acción en coincidencia con el preanuncio de la actualizaparición Windows 8.1. Ahora bien, que esto sea suficiente para vender más PC es muchíiiiismo más dudoso.

Hablábamos de bolsa. Hasta marzo, los inversores en Microsoft han tenido satisfacciones que el usuario y el bloguero desconocen. En el tercer trimestre, sus ingresos fueron de 18.800 millones de dólares, un 8% de incremento en un año de crisis. E incluso la división Windows (4.600 millones) cerró el período con porcentaje plano, mientras las ventas de PC se hundían [ya he escrito aquí por qué no hay que mezclar las dos magnitudes]. Por otro lado, es evidente que Windows Phone no levanta cabeza – algo tendrán que inventar – pero los ingresos de la división que lleva el negocio de cloud llevan buena marcha; hoy se presentará la nueva Xbox, en la que se ponen muchas esperanzas. En resumen, que lo que resta del año fiscal 2013 parece salvado.

Pues eso, hablábamos de bolsa. La acción de Microsoft carga la fama de una cotización sin sobresaltos en la última década; para unos es bueno, para otros decepcionante, allá cada cual. Pero es sabido que el precio de la acción no es el único rédito del inversor, y los que entienden del asunto me dicen que de la política de dividendos de Microsoft nadie se queja. También me dicen que el precio actual representa un múltiplo de 11,5 veces los beneficios esperados del año fiscal, lo que sería muy barato en las condiciones del mercado. Finalmente, todo lo anterior me lleva a una conclusión: Microsoft se la juega a cara o cruz con Windows 8.


Contacto Suscríbete RSS


Sobre el autor. Copyright © 2020 El dominio norbertogallego.com es propiedad y está administrado por Diandro SL. B85905537. Creative Commons