publicidad
  25/06/2013

25Jun

¿Es Windroid una buena idea o un brindis al sol? Los ingeniosos han bautizado así a la combinación de dos sistemas operativos, Windows y Android, en la tableta Ativ Q, presentada la semana pasada por Samsung. Es difícil responder: podría ser un modo de fortalecer a Windows 8 en un mercado en el que hasta ahora ha estado ausente, o una opción a mano para el caso de que los usuarios no sintonizaran con la implementación del sistema de Microsoft en esa categoría de dispositivos. A lo mejor son las dos cosas. La verdad es que hasta la semana pasada Samsung parecía estar disgustada con Microsoft: ha ignorado por completo su promesa de lanzar smartphones con Windows Phone 8, y ha abandonado a su suerte Windows RT, con el que inicialmente se había comprometido.

Windows 8 es otra historia, y la marca coreana no se resigna a ser un actor de segunda fila en el mercado de los PC – se dice que en algún momento pensó en retirarse, lo que suena extraño para la talla de sus ambiciones – por lo que se ha subido al tren presentando en Londres los nuevos miembros de la familia Ativ (en la práctica, inactiva desde que se anunció en septiembre), con la que pretendería competir con HP, Lenovo, Dell y Asus, que dominan el ranking. Llevar Windows 8 a las tabletas es todavía una apuesta incierta, que comparte con esos mismos fabricantes. Samsung tiene el 18% del mercado de tabletas, enteramente con Android, pero no quiere quedar descolgada por si a Microsoft le saliera bien la jugada.

Con la tableta dual Ativ Q permitirá trabajar simultáneamente con los dos sistemas operativos, el mote: técnicamente, ejecutará Android en modo virtualización, lo que quiere decir que este residirá “dentro” de Windows, conmutando de directamente – la pantalla táctil ayuda mucho -sin necesidad de reiniciar. Si hubiera incremento de coste para el fabricante, sería residual, no tanto porque Android sea gratuito (eso dice Google) cuanto porque Microsoft ha logrado que prácticamente todas las marcas que siguen la estela de Android – entre ellas Samsung – le paguen un canon por cada dispositivo que vendan, como reconocimiento de patentes que habrían sido copiadas por Google.

La pregunta inicial se convierte en esta otra: ¿por qué haría falta la convivencia de dos sistemas operativos? Dicho crudamente: porque Windows necesita ´chupar rueda´ de Android, ya que Microsoft no ha conseguido atraer aplicaciones que, en número y calidad, sean comparables a las que han acudido a la convocatoria de Google. Como solución transitoria, no está mal pensada, lo que no prejuzga que la idea triunfe [¡sería tan fácil dar marcha atrás!]. En medio, hay un tercer actor que estaría muy contento si el experimento fuera un éxito: Intel, cuyos procesadores han sido homologados tanto para Windows 8 como para la última versión de Android [he omitido decir que la tableta Ativ Q lleva un iCore5].


Contacto Suscríbete RSS


Sobre el autor. Copyright © 2020 El dominio norbertogallego.com es propiedad y está administrado por Diandro SL. B85905537. Creative Commons