publicidad
  27/06/2012

27Jun

Echaré mano de una expresión coloquial: “esto sólo se le ocurre al que asó la manteca”. Me refiero a la genial idea de segregar RIM – BlackBerry para entendernos – en dos empresas: una de servicio y otra de dispositivos. Se supone que para vender la segunda a quien busque una entrada rápida e indolora en el mercado de los smartphones. El bulo podría ser la solución recomendada por un par de bancos de inversión a los que el nuevo CEO de RIM ha consultado. Como esas entidades tienden, normalmente, a obsesionarse con la ratio earnings-per-share, la ocurrencia entra en su lógica. Que coincide con la del usual grupete de inversores ´activistas´ cuya fórmula mágica está muy vista: desguace, plusvalía y a otra cosa.

Al margen de esos intereses, ¿tendría sentido la segregación? Se dice que Facebook y Amazon podrían estar interesadas en la rama de dispositivos, que aporta el 80% de los ingresos de RIM, pero probablemente lo que les interesa no es otra cosa que su nuevo sistema operativo, BB10, con el que podría eludir el control de Google sobre Android. Por consiguiente, dudo que el precio fuera muy alto, pero allá ellos. En cuanto al otro 20% de los ingresos, es la clave de todo: la red global de RIM conectada con las redes de unos 600 operadores en todo el mundo que presta servicio a los usuarios de BlackBerry, ¿tendría opciones para sobrevivir y ser rentable sin el otro miembro de la ecuación?

Me atrevo a sospechar que los acuerdos con los operadores no serían iguales si RIM vendiera esa red, o si perdiera el vínculo que la une con el dispositivo que identifica a BlackBerry ante los usuarios. Además, en estos tiempos, hay muchas propuestas para conectar dispositivos de otras marcas a las redes corporativas, de modo que la exclusividad de RIM correría peligro, incluso si la empresa mantuviera su integridad.

Me viene a la mente una experiencia no idéntica, pero sugerente. En 2003, cuando BlackBerry y otras marcas invadieron el terreno de los populares PDA, a los directivos de Palm se les ocurrió salir del embrollo segregando su software a través de otra empresa, PalmSource, con la esperanza de que otros fabricantes de hardware licenciarían su sistema operativo. No voy a contar el final de la historia, de sobra conocida.


Contacto Suscríbete RSS


Sobre el autor. Copyright © 2020 El dominio norbertogallego.com es propiedad y está administrado por Diandro SL. B85905537. Creative Commons