publicidad
  27/05/2013

27May

Puede ocurrir a veces, pero sería ingenuo esperar que alguien convertido en multimillonario al vender la empresa que ha construído desde cero, se quede mucho tiempo como directivo de la compradora. Lars Dalgaard ha durado menos de dos años como responsable de la estrategia cloud de SAP, que en noviembre de 2011 pagó 3.400 millones de dólares por SuccessFactors. Dalgaard ha anunciado que de ahora en adelante ejercerá el oficio de inversor. Se mire como se mire, su trayectoria futura dentro de SAP estaba cegada no por uno sino por dos co-CEO, y por las discrepancias que – según distintas fuentes – mantenía con el CTO, Vishal Sikka, defensor sin fisuras de hacer girar la estrategia de SAP en torno a HANA, su base de datos en memoria, punto de convergencia de todas las tecnologías de la compañía.

Sea o no cierta esta hipótesis de conflicto interno, el desenlace está claro: el CTO asume todo el poder sobre los desarrollos de una compañía que, por la lógica de ambición global, va alejando el eje de gravedad de su origen en una pequeña ciudad alemana: los centros de I+D de SAP están en TelAviv, Shanghai, Bangalore y en California, donde reside Sikka.

La noticia tiene otros componentes. La oferta de soluciones de recursos humanos en la nube está sobrecargada, y la aportación de SuccessFactors no ha sido el éxito que hubiera justificado su precio. Aparentemente más elástico que Dalgaard, Bob Calderoni, antiguo CEO de Ariba (la otra gran compra de SAP en estos años) se hace cargo del go-to-market de toda la actividad cloud, lo que no es poca tarea en una compañía que se ha decantado por ser “100 por 100 cloud“.

Este lema tiene sus bemoles, porque la principal fuente de negocio de SAP sigue siendo, con gran diferencia, su software on-premise; será por esto, para evitar malas interpretaciones, que Jim Hagemann Snabe ha creído oportuno precisar: “tenemos muchos compromisos adquiridos con nuestros clientes, y esta es una empresa que cumple sus compromisos”.

Por su lado, en la misma conferencia con analistas, Sikka subrayó que la nueva estructura a su cargo va a ser un acelerador para la innovación, a la vez que un estímulo para “consolidar y simplificar” la oferta de SAP. Sólo añadió un detalle: “en la transformación de nuestro catálogo de productos gracias a la potencia de HANA, vemos grandes oportunidades de llevar nuestras aplicaciones a sectores verticales [mencionó expresamente banca, sanidad, petróleo y energía] donde hasta ahora no teníamos presencia suficiente”.


Contacto Suscríbete RSS


Sobre el autor. Copyright © 2019 El dominio norbertogallego.com es propiedad y está administrado por Diandro SL. B85905537. Creative Commons