publicidad
  28/11/2013

27Nov

Se esperaban con cierta ansiedad los resultados que HP debía anunciar anoche, relativos al último trimestre de su año fiscal. Tras los batacazos recientes de IBM y Cisco, los analistas cruzaban los dedos: ¿se rompería la confianza que los inversores han mostrado hacia los planes de Meg Whitman y que se ha traducido en un 70% de revalorización de la acción desde enero? Como el webcast acaba de terminar cuando escribo estas líneas, lo mejor resumir los más significativos, y dejar para otro día los comentarios.

La imagen pública de HP está asociada a sus PC y a sus impresoras, dos negocios problemáticos. Pues bien, las cosas han salido mejor de lo esperado: las ventas de PC sólo cayeron un 2% en el cuarto trimestre, tras una secuencia de -20% y -11% en los dos trimestres anteriores. El problema sigue estando en el consumo, con un descenso del 10%, pero las ventas a empresas han mejorado un 4%. El margen operativo se mantiene en el 3%, lo que sugiere que también HP, como sus competidores, prefiere la agresividad en precios a perder cuota habrá que esperar las estadísticas de unidades despachadas para tener una comparación útil. En cuanto a la rama printing, parece que se estabiliza: -1% después de -4% en ingresos, con un margen en clara progresión; es llamativo que el hardware suba y los consumibles bajen, otra señal de las maniobras competitivas a que obligan los tiempos.

Notable ha sido la contribución del Enterprise Group, que básicamente vende servidores y almacenamiento: sus ingresos han subido un 2%, que ya es mejoría después de haber hilvanado descensos del 10% y el 9%. Veamos un par de detalles: en sus servidores x86, se puede suponer que HP ha recuperado cuota, ya que el crecimiento de ingresos de la categoría ha sido del 10% (en cambio, los de la familia Itanium siguen hundiéndose, y no  es un juego de palabras). El almacenamiento, otra categoría crítica para HP,  el trimestre ha tenido un saldo positivo modesto (+1%) pero en fin… positivo.

Para la división de servicios, crucial en los planes de la señora Whitman, el entorno económico aprieta, de manera que los ingresos han vuelto a caer otro 9%, el mismo porcentaje que en el Q3, con una salvedad a destacar: el margen operativo ha subido un 4%. Ha habido una desagradable sorpresa por el flanco del software, que es minoritario en el total pero clave como tendencia de por dónde quiere ir la compañía: en el tercer trimestre había crecido el  1%, pero en el último del año fiscal ha descendido un 9%.

Resumen del resumen: los ingresos totales del trimestre han sido de 29.100 millones de dólares, batiendo con comodidad las previsiones de los analistas, que estimaban 27.900 millones. Al cierre del año, los ingresos totales han sumado 112.300 millones de dólares, un 7% menos que en 2012, pero el beneficio operativo ha sido de 7.131 millones, un gran salto si se recuerda que el año pasado cerró con 11.057 millones de pérdidas. No se puede decir que HP haya dejado atrás sus dificultades, pero Wall Street, árbitro supremo en la materia, dará más oxígeno a Meg Whitman, una de sus heroínas.


Contacto Suscríbete RSS


Sobre el autor. Copyright © 2017 El dominio norbertogallego.com es propiedad y está administrado por Diandro SL. B85905537. Creative Commons