publicidad
  3/03/2016

3Mar

Imposible no relacionar la sangría de altos directivos que está viviendo VMware con la proximidad de la toma de control por parte de Dell, que al comprar EMC se quedará con el 80% de la compañía que Michael Dell ha llamado “la joya de la corona”. Hay otros antecedentes, pero la secuencia de los últimos siete días empezó con el anuncio de que Martin Casado, senior VP a cargo de la unidad de negocio NXP, quizás el negocio más próspero de VMware, se marcha para incorporarse como principal partner del fondo de inversión Andreessen Horowitz.

Hasta cierto punto, era previsible que quien vendió Nicira a VMware por 1.200 millones de dólares en 2012 acabaría apartándose, pero dadas las circunstancias su salida ha sido interpretada como un signo de que Casado prefiere ahorrarse el politiqueo interno que se avecina. Su puesto será cubierto con la incorporación de Rajiv Ramaswami, que tiempo atrás fue directivo de Cisco, principal damnificada por la aparición de NSX.

A lo que iba: el lunes de esta semana saltaba otra noticia sensacional: Carl Eschenbach, número dos de VMware, deja la compañía para incorporarse a otro gran fondo de inversión del Silicon Valley, Sequoia Capital. En una entrevista con este blog, en octubre pasado, Eschenbach recordaba con orgullo que desde 2002, cuando llegó a VMware, la compañía ha pasado de facturar 31 millones de dólares a más de 6.000 millones. Sus funciones de Eschenbach como COO serán repartidas entre varios ejecutivos, uno de los cuales será Sanjay Poonen, quien acumulará su responsabilidad actual sobre end-user computing y la nueva de marketing y comunicación global.

En enero – tres meses después del acuerdo entre Dell y EMC – se anunció la partida del CFO, Jonathan Chadwick. Y, sin aparente relación con el asunto, VMware perdió también al primer responsable de su estrategia de cloud híbrida, Ben Fathi. Naturalmente, también ha habido promociones, como la de Maurizio Carli, hasta hace poco responsable de EMEA que pasa a ser VP ejecutivo de ventas con competencias mundiales.

El momento de estos cambios es llamativo. Michael Dell y sus socios de SilverLake Partners parecen haber resuelto la ecuación financiera de la compra de EMC, y la operación ha obtenido la bendición de la Comisión Europea. Este martes, debía reunirse en la sede de Dell en Austin una conferencia regular de directivos, rodeada de rumores acerca de cómo será la estructura corporativa del conglomerado cuando se cierre la compra. En la lista publicada al término de la reunión, Pat Gelsiner, CEO de VMware, aparece como miembro de un grupo ejecutivo junto con los presidentes de otras unidades de negocio del futuro conglomerado. No es mucho decir.

Antes de conocer todo esto, a primera hora del martes 23 mantuve en Barcelona una conversación con Gelsinger, en la que le interrogué por el futuro de la compañía pero me pareció impertinente preguntar por el suyo. Con la mayor naturalidad del mundo respondió que no esperaba más cambios que los que el futuro propietario decida hacer en el consejo de administración. Recuerdo esa respuesta ahora, tras leer que Tony Bates – veterano de Cisco, luego CEO de Skype y ahora presidente de GoPro – ha sido escogido como miembro del consejo. El colega Arik Hesseldahl se hace eco de “intensos rumores internos” según los cuales Bates podría ser una carta a jugar en caso de que Gelsinger también tirase la toalla. He de decir, para no llamar a engaño, que durante la entrevista [que publicaré la semana que viene] ni una palabra suya me dio a entender que se estuvieran fraguando tantos movimientos de fichas a la vez.


Contacto Suscríbete RSS


Sobre el autor. Copyright © 2019 El dominio norbertogallego.com es propiedad y está administrado por Diandro SL. B85905537. Creative Commons