publicidad
  4/02/2013

4Feb

No he tenido la suerte de los compañeros que asistieron la semana pasada a la presentación global de la nueva familia BlackBerry. No obstante, la información que he recogido es suficiente para confirmar las cualidades de los dos modelos anunciados. Las novedades son muchas e importantes, y han sido integradas de tal modo que la plataforma resulte atractiva para los usuarios de la marca. No es poco, porque esos usuarios suman 80 millones y tienen una fidelidad demostrada, pero aun así no es escala suficiente para que BlackBerry llegue a erigirse como tercera plataforma alternativa frente a iOS y Android.

BlackBerry [por fin se ha acabado la dicotomía entre marca y razón social] sólo podría recuperar predicamento de dos maneras: atrayendo a un buen número de usuarios de las plataformas líderes, o convenciendo a quienes nunca han tenido un smartphone. Las dos tareas se antojan gigantescas. La primera porque, incluso en la hipótesis de insatisfacción, los usuarios de iOS y Android están atrapados por las aplicaciones descargadas y, quizás, por los contenidos asociados, que son la verdadera causa de su adicción. La segunda vía también es problemática, porque el yacimiento de nuevos usuarios se encuentra en mercados donde la resonancia de la marca BlackBerry es limitada [en los que hay que incluir a la mitad de los estadounidenses que no tienen un smartphone].

El analista Kevin Burden cree observar una cierta “fatiga” en los usuarios de las dos plataformas dominantes, “especialmente por los que van por la tercera o cuarta generación de dispositivos sin innovaciones relevantes”. Sería un espacio posible para BlackBerry, aunque la experiencia de Windows Phone parece contradecir la tesis de Burden. Por otro lado, el mercado mundial de los smartphones muestra síntomas de estar iniciando una transición, o varias transiciones a la vez. En la fase que se atisba los servicios serán, mucho más que los atributos del hardware, e incluso que las sobrevaloradas aplicaciones, la clave para que los usuarios se decanten por una u otra plataforma (o una marca, ya me entienden) y lo más probable es que una vez enganchados no la abandonen.

Si esta conjetura se cumpliera, BlackBerry podría remontar la corriente: a diferencia de otros para los que los dispositivos han sido el medio para vender servicios, BlackBerry siempre ha sido primordialmente un servicio, aunque el público sólo viera el dispositivo. Nos espera un interesante caso de estudio.


Contacto Suscríbete RSS


Sobre el autor. Copyright © 2019 El dominio norbertogallego.com es propiedad y está administrado por Diandro SL. B85905537. Creative Commons