publicidad
  5/05/2014

5May

Ingeniosos tuiteros inventaron el hashtag #appsung para el proceso en el que ambas partes han sido declaradas culpables. Algo tiene de justicia poética: abundan los síntomas de hartazgo con el circo legal que Apple y Samsung [principalmente, pero no los únicos] han llevado de gira por el mundo durante años. El último episodio, o tal vez no el último, ha culminado, o tal vez no todavía, con el veredicto por el que los ocho miembros del jurado dictaminaron que Samsung ha violado dos patentes registradas por Apple, y que Apple ha violado una registrada por Samsung. Sería un error pensar que no ha habido vencedores ni vencidos.

Si la juez Lucy Koh confirma el veredicto, los 2.191 millones de dólares que reclamaba Apple se habrán quedado en sólo 119 millones. La cifra es tan baja, un 5,4%, que ha sido interpretada como una bofetada a la seriedad de la demanda: hace un mes, Apple presentó al juzgado un documento en el que estimaba en 60 millones la minuta del bufete Morrison & Foerster.

Por su lado, Samsung debería estar contenta con esa cuantía – muy inferior a los 930 millones con la que se saldó un litigio anterior en el mismo juzgado – y también con los 158.400 dólares – mucho menos de los 6 millones que le reclamaba su adversario – que deberá pagarle Apple por violar su patente sobre codecs de video registrada por su competidor coreano. En definitiva, la infracción de Samsung ha sido justipreciada en 40 dólares por cada dispositivo declarado infractor, y la de Apple en 2 dólares.

A diferencia del 2012, la juez Koh no invitó esta vez a las partes a buscar un acuerdo extrajudicial. Aun así, el desenlace no es lo más interesante: los abogados de Apple presentaron como evidencia un documento por el que Google se habría comprometido a reembolsar a Samsung la indemnización que pudiera recaer sobre ella. Fue un error, aunque insistieron en que el jurado no debería considerar a Google como parte. Samsung acertó en su táctica procesal de involucrar a Google: personas que trabajaron o trabajan en Google testificaron que ciertas características que Apple dice haber inventado forman parte de Android.

Lo cierto es que entre el final del juicio de 2012 y el veredicto del viernes, el iPhone ha perdido cuota de mercado frente a los smartphones basados en Android (particularmente los de Samsung), por lo que la juez advirtió al jurado que no debía dejarse influir por esa información, que según ella no es relevante para decidir quién tiene razón sobre las patentes.

Durante el juicio reapareció aquel famoso mail de un cabreado Steve Jobs, prometiendo librar una ´guerra santa termonuclear` contra Google tras el lanzamiento de Android. De modo que la alegación de que el objetivo no confesado de la demanda era Google resultó creíble para el jurado, según el especialista Florian Mueller. Tampoco funcionó el argumento patriótico que los abogados de Apple hicieron valer en el juicio de 2012 [en aquella ocasión se discutía sobre diseño, esta vez sobre funcionalidades]. Mueller sostiene que Google ha sido el vencedor de la batalla: Samsung se ha escudado tras ella, y Apple parece que no tiene armas para atacarla directamente.

Puede ser una mera coincidencia, pero el martes 29 la Comisión Europea alcanzaba un acuerdo con Samsung por el que esta se abstendrá durante cinco años de pedir medidas coercitivas contra sus rivales (obviamente, Apple) en defensa de sus SEP (standard essential patents). En caso de conflicto, las partes tendrán 12 meses para negociar, y en última instancia los términos de una licencia serán decididos por un tribunal o por un árbitro. En concreto, implica que Apple tendrá que pagar a Samsung por el uso de sus patentes ´esenciales`, pero la segunda no podrá fijar unilateralmente las condiciones ni el precio. Como contrapartida, la CE renuncia a seguir un procedimiento antitrust que tenía en marcha contra Samsung.


Contacto Suscríbete RSS


Sobre el autor. Copyright © 2019 El dominio norbertogallego.com es propiedad y está administrado por Diandro SL. B85905537. Creative Commons