publicidad
  8/11/2016

8Nov

Está visto que el mercado español de PC no levanta cabeza: ha cerrado el tercer trimestre con una caída de – 8,9%, y lo único bueno que puede decirse es que ha sido menos acentuada que en los dos trimestres anteriores. El que no se consuela, es porque no quiere. Ha sido el quinto consecutivo con números rojos, según el informe de IDC. En total se han despachado 764.000 unidades (75.000 menos que un año antes) y prácticamente todo el retroceso se explica por la demanda comercial [empresas + sector público + educación] mientras que el segmento de consumo ha mejorado comparativamente y – exagerando la sonrisa – hasta podría decirse que a punto ha estado de flotar [-0,4%].

La explicación de este comportamiento recae, por un lado, en la parálisis de las compras públicas y en el retraso de las empresariales ante la situación de incertidumbre de los últimos meses. Una consecuencia, entre otras, es que sólo las grandes marcas con buenos riñones aguantan la sacudida: más del 50% del mercado se lo reparten dos marcas [HP y Lenovo], el 70% si se añade Asus y el 90% sumando Apple y Acer. ¡Si esto no se llama consolidación!

HP vuelve a liderar el ranking, ganando más de cuatro puntos de cuota en un año: entre julio y septiembre ha sido del 31,5% [241.000 unidades] en total, flaqueando un poco en el consumo. Lenovo, que tuvo un segundo trimestre muy malo, puede festejar su recuperación, pero no ha sido suficiente: en el total, se queda a diez puntos de distancia de HP.

Asus ha dado la sorpresa al colocarse como tercera marca sin destacar en la venta a empresas pero con fuerte predicamento en el consumo, donde ha desplazado a Lenovo. En un primer balance, sólo estas tres marcas han conseguido aumentar el número de unidades despachadas.

Apple sigue cayendo, probablemente debido a la falta de renovación de su familia Mac, pero fundamentalmente porque no consigue hacer pie en las empresas, a las que ha despachado apenas 21.000 ordenadores en tres meses. El acuerdo con IBM, en su día celebrado como un abridor de esa puerta, sólo se está manifestando en la venta de iPad, no así de Mac. A la marca de la manzana también le está yendo mal en el consumo: ha bajado un 12,4% sus despachos. Dell, del que a comienzos de año pudo pensarse que mejoraría, ha perdido un 15,8% de cuota, esencialmente en empresas. Por su lado, Acer sigue perdiendo relevancia: con casi 100.000 unidades menos, su retroceso es del 60,5%, aunque en su caso siempre se puede culpar a la errática política de inventarios que lleva mucho tiempo descabalando su estadística.

La anómala situación del sector público ha pesado negativamente en la categoría de PC de sobremesa [-14,3%] pero en el sector se reconoce que pudo haber sido peor: la innovación en modelos – todo-en-uno y minis – empieza a despertar el interés de las empresas. El reciente lanzamiento de Microsoft, que sólo pretende azuzar la iniciativa de la industria, puede que inspire nuevos modelos de las dos marcas lìderes, no antes del 2017.

En portátiles es donde más se ha notado el esfuerzo de Lenovo por trepar la cuesta: sus despachos han aumentado un 28.9% y ha cerrado el período a cinco puntos de HP, pero acosada por Asus.

El mercado español ha sido – después de Portugal – el que más ha sufrido entre los de Europa occidental. En conjunto, la región ha absorbido 11,7 millones de PC [-1,0%] y resulta curioso enterarse de que Italia ha crecido un 10%. Pero si se abre más el foco, IDC calcula que el mercado mundial ha descendido un -4,8% y en esta dimensión HP se coloca a sólo una décima de Lenovo. La balanza se inclina en favor del fabricante chino gracias a su dominio de los mercados de Asia Pacífico [que también caen, por cierto] en los que gana de calle a sus rivales.

Volviendo al mercado español: de cara al cuarto trimestre, los factores negativos no se van a superar por el hecho de que se despejara el fantasma de unas terceras elecciones, por lo que el saldo del último cuarto del año será negativo; sin embargo, el ambiente que se recoge entre los minoristas indica que – comparado con el tramo final de 2015 – las compras de los consumidores podrían arrojar un resultado parcial positivo, insuficiente para compensar la contracción del mercado comercial. En este contexto de expectativas prudentes, no parece que se vaya a repetir este año el derrape de los inventarios que luego cuesta horrores liquidar.

A sabiendas de que, aunque los costes aumenten, la demanda tiende a rechazar su traslado a los precios – a menos que responda a una notoria mejora de prestaciones – las fuentes que he consultado para elaborar este comentario apuntan cuatro factores que complican cualquier pronóstico. El incremento de precio de las memorias, y ciertas complicaciones logísticas en torno a las baterías, elevan per se los costes de un PC. Pero también está distorsionado el suministro de paneles, y el último factor – tal vez el más incierto de todos – es la evolución de la paridad euro-dólar.


Contacto Suscríbete RSS


Sobre el autor. Copyright © 2019 El dominio norbertogallego.com es propiedad y está administrado por Diandro SL. B85905537. Creative Commons