publicidad
Advertisement
  4/08/2009

Alcatel-Lucent sale a respirar

Ben Verwaayen lleva once meses al frente de Alcatel-Lucent, y su gestión empieza a mostrar los rasgos de aquel timonel que consiguió rehabilitar British Telecom antes de mudarse de Londres a  París. Es pronto para decir que la compañía ve luz al final del túnel, pero los  resultados del segundo trimestre han sido secuencialmente positivos, algo a lo que no está acostumbrada: en realidad, es la primera vez que ocurre desde que nació en diciembre de 2006 como producto de una “fusión entre iguales” entre la francesa Alcatel y la estadounidense Lucent. Aunque, ¡atención! la comparación interanual aún refleja una caída del 4,8%, y nadie puede afirmar que no habrá una recaída.

Ben Verwaayen

Los ingresos (3.905 millones de euros) han sido un 8,5% superiores a los del trimestre anterior, pero inferiores a los de igual período de 2008. Tal vez por ello, el holandés Verwaayen no ha querido echar  prematuramente las campanas al vuelo: “2009 es un año de transición”. El respetado ejecutivo espera para el año próximo un incremento “suave” de los resultados, y se anima a afirmar que en 2011 Alcatel-Lucent  será, finalmente, “una empresa normal”,  adjetivo que él mismo ha traducido como  “en crecimiento  y rentable”.

Geográficamente, la evolución favorable de las cuentas se debe a las regiones norteamericana (+8,5%)  y asiática (+32,7%), no a EMEA, en la que se encuadran los mercados europeos. En Estados Unidos, la inversión en infraestructuras de comunicaciones vuelve a animarse, y Alcatel Lucent confía en tener buenas noticias durante la segunda mitad del año. China e India son dos bazas importantes de una estrategia alentada por los programas de inversión en redes de los operadores de esos países. En cambio, el negocio en Europa, una tercera parte del total de ingresos (1.286 millones de euros), sólo ha crecido (ha crecido, que ya es mérito) un 3% sobre los tres meses anteriores.

Durante la presentación de resultados, se puso mucho énfasis en destacar el acuerdo alcanzado con HP  [14/07/09. AlcaLu y HP, noviazgo de conveniencia]  y las capacidades de Alcatel-Lucent para contribuir al despliegue de redes ópticas, lo que no ha evitado que su competidor chino Huawei  [18/07/09. El gran salto adelante de Huawei] le arrebatara varios contratos que creía tener en el morral. Según Verwaayer, los accionistas pueden confiar en la capacidad competitiva de su compañía en la telefonía móvil de cuarta generación, LTE (Long-Term Evolution), ahora mismo un tema candente. “Están pasando muchas cosas en torno a LTE – sentenció – y no todas se han anunciado públicamente”.

Ben Verwaayen lleva once meses al frente de Alcatel-Lucent, y su gestión empieza a mostrar los rasgos de aquel timonel que consiguió rehabilitar British Telecom antes de mudarse de Londres a  París. Es pronto para decir que la compañía ve luz al final del túnel, pero los  resultados del segundo trimestre han sido secuencialmente positivos, algo a lo que no está acostumbrada: en realidad, es la primera vez que ocurre desde que nació en diciembre de 2006 como producto de una “fusión entre iguales” entre la francesa Alcatel y la estadounidense Lucent. Aunque, ¡atención! la comparación interanual aún refleja una caída del 4,8%, y nadie puede afirmar que no habrá una recaída.
Los ingresos (3.905 millones de euros) han sido un 8,5% superiores a los del trimestre anterior, pero inferiores a los de igual período de 2008. Tal vez por ello, el holandés Verwaayen no ha querido echar  prematuramente las campanas al vuelo: “2009 es un año de transición”. El respetado ejecutivo espera para el año próximo un incremento “suave” de los resultados, y se anima a afirmar que en 2011 Alcatel-Lucent  será, finalmente, “una empresa normal”,  adjetivo que él mismo ha traducido como  “en crecimiento  y rentable”.
Geográficamente, la evolución favorable de las cuentas se debe a las regiones norteamericana (+8,5%)  y asiática (+32,7%), no a EMEA, en la que se encuadran los mercados europeos. En Estados Unidos, la inversión en infraestructuras de comunicaciones vuelve a animarse, y Alcatel Lucent confía en tener buenas noticias durante la segunda mitad del año. China e India son dos bazas importantes de una estrategia alentada por los programas de inversión en redes de los operadores de esos países. En cambio, el negocio en Europa, una tercera parte del total de ingresos (1.286 millones de euros), sólo ha crecido (ha crecido, que ya es mérito) un 3% sobre los tres meses anteriores.
Durante la presentación de resultados, se puso mucho énfasis en destacar el acuerdo alcanzado con HP  [14/07/09. AlcaLu y HP, noviazgo de conveniencia]  y las capacidades de Alcatel-Lucent para contribuir al despliegue de redes ópticas, lo que no ha evitado que su competidor chino Huawei  [18/07/09. El gran salto adelante de Huawei] le arrebatara varios contratos que creía tener en el morral. Según Verwaayer, los accionistas pueden confiar en la capacidad competitiva de su compañía en la telefonía móvil de cuarta generación, LTE (Long-Term Evolution), ahora mismo un tema candente. “Están pasando muchas cosas en torno a LTE – sentenció – y no todas se han anunciado públicamente”.


Contacto Suscríbete RSS


Sobre el autor. Copyright © 2019 El dominio norbertogallego.com es propiedad y está administrado por Diandro SL. B85905537. Creative Commons