publicidad
  5/04/2011

Amazon y Apple, condenadas a chocar

En la carrera por la supremacía sobre la distribución online de contenidos digitales, Jeff Bezos, CEO de Amazon, ha dado un acelerón para adelantarse, al menos por unos meses, a las intenciones de Apple y Google. Cloud Drive, su nuevo servicio, permite a los usuarios – de momento, sólo en Estados Unidos – subir sus archivos de música y películas a los servidores de Amazon, para luego acceder a ellos en cualquier momento y desde cualquier dispositivo conectado a Internet. Es sabido que tanto Apple como Google tienen el mismo propósito, pero antes deben resolver delicadas negociaciones sobre licencias con las industrias musical y cinematográfica.

Jeff Bezos

Jeff Bezos

Amazon, en cambio, sostiene que Cloud Drive no necesita licencias, porque los contenidos son propiedad de los usuarios, y almacenarlos en `la nube´ no es distinto a mantenerlos en un disco duro de ordenador. Su argumento no parece convencer a las industrias concernidas, que no fueron informadas previamente de la iniciativa. La astucia consiste en que Amazon guardaría en sus servidores copias individuales de la música o películas de cada usuario; distinto sería si múltiples usuarios pudieran acceder a una misma copia, pero en esta hipótesis probable, la compañía se declara dispuesta a negociar. 

A los usuarios que decidan confiarle la conservación y gestión de “sus” ficheros, Cloud Drive les ofrece almacenamiento gratuito de hasta 5 Gb, y cada gigabyte adicional se facturará a 1 dólar anual; pero los clientes de Amazon que compren un álbum mp3 dispondrán de 20 Gb gratuitos. Es compatible con todas las plataformas, incluyendo Windows, Android y Mac, con una excepción notable: iOS.

Estos detalles son relevantes, pero más lo es plantearse el por qué del anuncio y del momento elegido. Respuesta: obedece a la urgente necesidad de Amazon de reconstruir su relación con los compradores de música. La compañía, fundada en 1994 por Bezos como minorista de libros y discos, reconoce haber perdido la mayor parte de los ingresos por la venta de CD, en buena medida captados por iTunes. Aunque Amazon ha creado su propio sistema de descargas, no es ni remotamente un rival significativo en este modelo de negocio.

Por lo tanto, poner a disposición de los clientes un “armario digital” [digital locker] donde guardar sus archivos, es principalmente una táctica para restaurar su fidelidad en la era post-CD. Por otra parte, se considera que las ventas de música son una puerta de entrada para transacciones online con mercancías de margen superior, que Amazon tiene en su vastísimo catálogo.

Uno puede imaginar la trayectoria. Apple, inalcanzable en tantas cosas, es débil en los servicios cloud: MobileMe, en el que cifraba grandes esperanzas, no ha atraído el número de usuarios esperado. Al parecer, prepara una refundación del sistema operativo iOS para adaptarlo al entorno cloud/browser, acercándolo a las características de Mac OX.  Según TechCrunch, una vez haya presentado el nuevo iOS, Apple lanzará varios servicios cloud, uno de los cuales sería… un “armario en la nube”. En realidad, Cloud Drive recupera una idea que Apple tiene congelada desde que adquirió la empresa Lala y desmanteló su servicio MusicMover, esencialmente similar al que ahora lanza Amazon.

En la misma línea va otra novedad, llamada Cloud Player, complementaria de Cloud Drive. Es una aplicación web que permite a los usuarios escuchar en streaming sus archivos mp3 almacenados en la nube. Es una fórmula adecuada para consolidar distintos dispositivos móviles, pero su eficacia dependerá del plan de datos contratado. Cloud Player funciona con los smartphones Android y tendrá una interfaz de playback (no una aplicación) para otras plataformas, excepto iOS.

Por lo visto, en su inevitable batalla contra Apple, Amazon ha decidido apoyarse en Google, aunque sin plantear una alianza explícita. Al fin y al cabo, también Google prepara sus próximos servicios relacionados con la música. Pero hay una tercera noticia significativa: Amazon anuncia que a mediados de año pondrá a la venta su propio smartphone, Blaze, dentro del linaje Android. Será un dispositivo potente, basado en un procesador Qualcomm de 1,2 GHz, 32 Gb de memoria interna y dos cámaras; su innovación más novedosa será la pantalla de 4,3 pulgadas con tecnología Mirasol, también de Qualcomm, de óptimo contraste. No hace falta añadir que estará destinada al consumo de música y vídeo, en íntima relación con la tienda Amazon, afín a Android pero distinta de la que gestiona Google.

Esta secuencia de iniciativas tiene otro fundamento empresarial. Pese a que los ingresos de Amazon han crecido un 36% en el último trimestre de 2010 – y otro tanto se espera del primero de 2011 – Bezos está siendo criticado por una parte de los accionistas, convencidos de que la continua expansión de capacidad impide que el beneficio operativo crezca al mismo ritmo. Amazon tiene que demostrar que esa capacidad, lejos de ser ociosa, es el soporte de un nuevo modelo de negocio.


Contacto Suscríbete RSS


Sobre el autor. Copyright © 2019 El dominio norbertogallego.com es propiedad y está administrado por Diandro SL. B85905537. Creative Commons