Entrevistas

23/05/2016

Keith Kressin

VP Senior de Roadmap Snapdragon and Technologies, Qualcomm

La confianza en sus propias fuerzas parece haber vuelto a Qualcomm, que pena por salir de un período de resultados deprimentes. La confianza se debe, en parte, a una reestructuración obligada por la necesidad de adaptarse a las condiciones del mercado, la competencia y a un litigio con las autoridades chinas. Ha quedado descartada la idea de escindir la compañía segregando el negocio de licencias, y desde entonces la cotización se ha estabilizado con suave tendencia al alza. En el lanzamiento de su nuevo chipset Snapdragon 820 descansa mucha de la confianza renacida: el acuerdo cruzado con Samsung, por el que esta accedió a adoptar el 820 en su smartphone Galaxy S7 ha sido un aldabonazo.