Entrevistas

16/01/2017

Adrian McDonald

Presidente de Dell EMC EMEA

La jugada de largo alcance iniciada por Michael Dell por estas fechas en 2013 ha llegado a su momento decisivo: tras la ingesta viene la digestión, y esta supone la integración de dos organizaciones con 140.000 empleados en todo el mundo. Hasta aquí todo ha ido como la seda, según el tranquilizador discurso oficial, pero a nadie se le escapa que se prepara el previsible recorte de plantilla, implícito en toda consolidación. La nueva línea de mando ha quedado perfilada mediante dos estructuras, Dell Technologies y Dell EMC. Ha nacido “el mayor suministrador de sistemas para empresas – ha dicho Michael Dell – líder mundial en sus cuatro actividades principales”. El órdago es mayúsculo.