Entrevistas

24/08/2015

Joaquín Reixa

Director Regional de CommVault para el Sur de Europa

De prestar atención a los parámetros habituales, el motor del crecimiento de CommVault estaría gripado. Sus ingresos totales del 2014 crecieron un 3,6% pero su beneficio neto siguió cayendo. Al presentar los resultados del primer trimestre (peores), Bob Hammer, CEO de la compañía, matizó que la evolución secuencial va mejorando, pero que la interanual tendrá que esperar. Es el precio a pagar por una transformación del negocio de CommVault, que Hammer definió así: “cogemos las cargas en el punto en que se generan y creamos un servicio de gestión de los datos; luego, nos pegamos a ellas mientras se mueven a través de distintos modelos de despliegue, desde el datacenter a la nube”.