publicidad
  27/01/2011

Cien días después, Leo muestra sus cartas

Desde que asumió el cargo, en noviembre, el nuevo CEO de HP, Leo Apotheker, ha evitado el contacto con la prensa, y sólo ha hecho una breve aparición ante los analistas para presentar los resultados trimestrales. Esta discreción pudo estar en parte dictada por las circunstancias, o por el deseo de cicatrizar las consecuencias del despido de su antecesor, Mark Hurd. Finalmente, empieza a gobernar. El 14 de marzo va a presentar la estrategia que espera aplicar, de la que se han filtrado algunas conjeturas en un artículo del Wall Street Journal. Entretanto, ha empezado a mover fichas, y estos movimientos pueden servir de pistas sobre el nuevo rumbo.

Leo Apotheker

Leo Apotheker

En lugar de proclamar la eficiencia operativa – algo que, se supone generalmente, va de suyo – la obsesión de Mark Hurd, Apotheker ha empezado por tranquilizar a la tropa, restaurando el régimen de primas y prometiendo que no habrá nuevos despidos ni recortes de salarios. Para dar fe de sus buenas intenciones, ha prescindido de la vicepresidenta y directora de recursos humanos, Marcela Pérez de Alonso: la permanencia de esta ejecutiva hubiera sido imposible tras ejecutar las escabechinas decretadas por Hurd. La otra baja significativa ha sido la del director de marketing, Michael Mendenhall. Al mismo tiempo, parece dispuesto a rodearse de antiguos colaboradores de la época en que dirigió SAP: Bill Wohl será el nuevo director de comunicaciones. En el mismo plano hay que interpretar el fichaje del británico Simon Paris, que deja su puesto en SAP para responsabilizarse de las ventas europeas de HP, con sede en Madrid. En marzo habrá otros cambios organizativos, entre los que parece seguro el ascenso de Anne Livermore a una vicepresidencia ejecutiva a cargo de todo el negocio de empresas, que aporta 57.000 de los 126.000 millones de dólares de facturación de HP.

Aunque estrictamente no es asunto de su competencia, la mano del CEO no puede ser ajena a la remoción de cuatro miembros del consejo y la entrada de cinco nuevos, dos listas que han llamado la atención. Los que salen, han tenido un papel controvertido en el culebrón que desembocó en el despido de Hurd, y que aún se investiga. Los que entran son personajes bien conocidos de la industria. Entre ellos se encuentran Meg Whitman, Patricia Russo y Gary Reiner – antiguos CEO de eBay, Alcatel Lucent y General Electric, respectivamente – y el banquero francés Dominique Senequier, amigo de Apotheker. La composición del consejo – salvo los cinco nuevos – deberá ser ratificada por la junta de accionistas, en marzo, y alguno más podría caer.

Pero lo realmente importante es la estrategia que seguirá la compañía bajo la nueva dirección. Del analista James Staten, de Forrester Research, se cita esta opinión: “Hurd recortó los costes y mejoró la posición financiera de HP, pero nunca tuvo otra estrategia que poner orden, sin ser capaz de distinguirla de su principal rival, IBM; esto es lo que se espera que haga Leo, no que ponga todo patas arriba”. Habida cuenta del currículo del nuevo CEO, se puede suponer que su prioridad será reforzar el peso del software, sin descartar alguna gran adquisición [los nuevos consejeros pasan por ser expertos en esto]. El propio Apotheker  ha dado a entender que el software es el punto débil de HP, y que no ahorrará esfuerzos para robustecer ese flanco. El hecho de que el chairman Ray Lane sea un veterano rebotado de Oracle confirmaría, al menos subjetivamente, esta inclinación.

Sin embargo, crecer como vendedor de software no puede limitarse a añadir elementos al stack. Se necesita un esfuerzo de integración para que esta compañía, que tiene en sus manos casi todas las piezas, sea capaz de competir en el mercado que se está reconfigurando. Este es el sentido que puede darse a la novedad de los últimos días, fruto del acuerdo firmado hace un año por HP y Microsoft para dedicar 250 millones de dólares a elaborar durante tres años una oferta conjunta. Ahora, su concreción parte de una definición: “fundir aplicaciones, infraestructura y herramientas de productividad en un único sistema”.

Bajo esta definición hay cuatro plataformas integradas, appliances o máquinas especializadas que se venderán bajo la marca HP con software de Microsoft (SQL Server 2008, SharePoint 2010, Exchange Server 2010 o Hyper-V Cloud, según los casos) preconfigurado en fábrica para su despliegue inmediato. Para la segunda mitad del año está previsto  otro miembro de la familia, con la función de  consolidar cientos de bases de datos en un único entorno virtual. Imposible ocultar que es una respuesta a Exadata, de Oracle, actual empleador de Mark Hurd. 

Curiosamente, en esta iniciativa conjunta de HP y Microsoft no se aprecian puntos de contacto con Azure, la oferta de cloud computing de la segunda; pero sí podría haber fricción competitiva en otra parte, porque ¡finalmente!  HP ha presentado su propia visión de `la nube´, una variedad servicios de infraestructura, públicos e híbridos, que en España se anunciarán oficialmente en el HP Cloud Summit del 10 de febrero.


Contacto Suscríbete RSS


Sobre el autor. Copyright © 2019 El dominio norbertogallego.com es propiedad y está administrado por Diandro SL. B85905537. Creative Commons