publicidad
  19/08/2010

Confirmado: Java no es una isla

Mediante un lacónico comunicado, Oracle informa que ha presentado una demanda contra Google por infracción de siete patentes sobre Java, que le pertenecen desde la adquisición de Sun, por haber incorporado la demandada esa propiedad intelectual en el sistema operativo Android. No es el típico litigio sobre patentes que normalmente se cierra con un acuerdo privado; en este caso, parece que Oracle va a por todas, con tres objetivos concurrentes: 1) atemorizar a los programadores que desarrollan sobre Android, 2) meter cizaña entre Google y los fabricantes adheridos a su sistema operativo, y 3) marcar su territorio indicando hasta dónde está dispuesta a llegar.

Larry Ellison

Larry Ellison

Durante décadas, Sun había acumulado una golosa cantidad de patentes de software, siendo a la vez permisiva con el movimiento open source: las licencias eran una fuente de ingresos – sus accionistas solían quejarse de que aportaba poco dinero – pero también ofrecía variantes gratuitas, que le aportaban el apoyo de una multitud de desarrolladores. Alguien que conoce bien este valor intrínseco se llama Eric Schmidt, hoy consejero delegado de Google, quien hasta 1997 dirigió dentro de Sun las operaciones relacionadas con Java.

Al abrir la tecnología de Java bajo el régimen de licencias GPL, Sun hizo una excepción notable con J2ME, su versión para móviles, de manera que las compañías que quisieran hacer un uso comercial deberían negociar con ella un acuerdo específico de licencia. Esto hizo inicialmente Google cuando inició el desarrollo de Android – mientras tanto, Schmidt había fichado a un buen número de ingenieros de Sun – hasta que en cierto momento de las negociaciones prefirió desarrollar una nueva compilación de la máquina virtual de Java, un clon que funcionara como Java sin ser Java y, por tanto, supuestamente sin necesidad de licencia.

Oracle sostiene ahora que Dalvik utiliza componentes de Java para competir con Java. Ya lo dijo en su día Jonathan Schwartz, cuando dirigía Sun, pero decidió no llevar al caso ante un juzgado, quizá para no irritar al movimiento open source, o porque no se sintió con fuerzas para luchar contra Google. Por lo que se ve, Oracle no tiene esos remilgos: Jim Gosling, uno de los creadores de Java (dejó la empresa al mes de materializarse la absorción) cuenta en su blog que los abogados de Oracle le preguntaban a cada momento por el dinero que podría recaudarse vendiendo licencias.

Lo curioso de este embrollo tardío es que, en la práctica, Android ha revitalizado la relevancia de Java como entorno de programación, al recuperar la pasión de desarrolladores desencantados con la errática política de Sun. Desde este punto de vista, la demanda puede provocar desasosiego y reabrir las dudas acerca de la actitud de Oracle hacia otras tecnologías que venían en el paquete. E indirectamente, podría favorecer que algunos se acerquen a Microsoft y su entorno .Net. Que, por cierto, es el fruto de un antiguo litigio entre Sun y Microsoft, en los 90. Sun denunció que había incompatibilidad entre su implementación oficial y la extensión elaborada por Microsoft para Windows, contra lo estipulado en un contrato de licencia entre ambas compañías. Al final, Microsoft pagó unos 1.000 millones de dólares por liquidar el conflicto, y optó por desarrollar su propio entorno de programación.

Lo que pretende Larry Ellison es dejar establecido que es Oracle quien decide qué implementaciones de Java son aceptables, y bajo qué condiciones. Y, de paso, le hace un favor a su amigo y vecino Steve Jobs, al poner un obstáculo en el camino de Android. Desde luego, Google sostiene que la demanda no tiene fundamento, pero aun así, no sería sensato que dejara pasar el tiempo sin acreditar sus derechos o sin buscar una solución. ¿Cuál podría sería esa solución? Google no obtiene prácticamente ingresos por Android, por lo que un acuerdo sobre royalties no tendría mayor sentido económico. Y, puesto que Google no es formalmente el propietario de Android, ¿protegería ese acuerdo a todos los partners de su ecosistema? ¿Encarecería el coste de un sistema operativo que, en principio, está gratuitamente a disposición de fabricantes y operadores? Demasiadas preguntas sin respuesta.


Contacto Suscríbete RSS


Sobre el autor. Copyright © 2020 El dominio norbertogallego.com es propiedad y está administrado por Diandro SL. B85905537. Creative Commons