publicidad
  25/09/2013

El maná cae sobre el almacenamiento flash

Pocas veces al año una ronda de financiación en Silicon Valley llega a los 150 millones de dólares. Si los dos digitos son habituales, llegar a tres implica que se ha ganado una alta dosis de confianza de los capitalistas de riesgo. Cuando, además, quien “levanta” esa cifra es una startup de almacenamiento, la inversión marca un récord. El maná acaba de llover sobre la empresa PureStorage, especialista en soluciones de estado sólido. Su tecnología, etiquetada bajo el eslogan ‘flash for all’, se ha ganado un respaldo contundente, que le da la oportunidad de competir al nivel de las grandes o de otras compañías jóvenes bien financiadas, como Violin Memory.

John Colgrove, John Hayes y Scott Dietzen

John Colgrove, John Hayes y Scott Dietzen

PureStorage, de la que este blog se ha ocupado anteriormente, proclama las virtudes de su tecnología explicando que sus algoritmos de compresión permiten almacenar datos en memorias flash “casi” al mismo precio que en discos duros, con las consiguientes ventajas de velocidad y ahorro de espacio que tiene el estado sólido. La tercera generación de sus módulos NAND, la serie FA-400, ofrece el doble de capacidad y de rendimiento que la versión anterior. Es su forma de lanzar un envite a las compañías de almacenamiento tradicionales, que apuntalan sus alternativas a golpe de adquisiciones y, normalmente, tienen ciclos de desarrollo más largos.

publicidad

Con esta oferta, todavía sin dar datos de su facturación, el CEO de la empresa, Scott Dietzen, asegura que la empresa ha crecido a un ritmo superior al 50% en todos los trimestres de los últimos tres años. A esto contribuye en buena medida el negocio del VDI (virtual desktop infraestructura), donde el rendimiento es fundamental. En enero contaban con 225 empleados y tienen previsto acabar el año con 400. Los nuevos atenderán cursos de introducción a la empresa con el fin de que la ampliación de personal no deteriore la cultura startup, de la que puede dar fe quien haya atravesado las puertas de su loft en Mountain View. La ampliación ya estaba prevista, porque PureStorage ya recibió 40 millones de dólares en mayo, una operación de la que formaba parte el fondo de inversión de la CIA, In-Q-Tel.

Aquel dinero – la lluvia de mayo – no vino solo; también ofreció una puerta abierta a trabajar con el sector de la inteligencia en Estados Unidos, un nicho con probada capacidad para demandar servicios y generar negocio a terceros. En cambio, los 150 millones de dólares de setiembre (Fidelity Investments, Tiger Global Management, entre otros fondos de inversión) sitúan a la compañía a un nivel muy superior. Hasta ahora, el total de financiación que había obtenido PureStorage era de 95 millones de dólares, con lo que sumando sumando se llega a 245 millones. Los inversores han aprobado y aplauden su tecnología y modelo de negocio, y en principio valoran la compañía en unos 1.000 millones de dólares.

Todo apunta que PureStorage dará pronto los pasos para su salida a bolsa. Y aunque Dietzen dice no tener prisa por lanzar una OPV ni por encontrar un comprador, una novedad significativa es la integración en la compañía como consejero estratégico, de Frank Slootman, que fuera CEO de DataDomain, adquirida por EMC en 2009 por 2.900 millones de dólares. La única promesa que se puede arrancar de Dietzen es que dedicará parte del dinero a acelerar los mercados europeo y asiático. Sin duda, la liquidez también avanzará en el desarrollo de su producto.

Los fundadores de la compañía, John Coz Colgrove y John Hayes, comparten con Dietzen [al que ficharon como veterano de BEA Systems y Zimbra, entre otras] la convicción de que la tecnología flash se utilizará pronto en todas las aplicaciones principales y la información virtualizada de las empresas, mientras que los discos duros quedarán relegados a funciones de backup. No es lo que piensan en EMC y NetApp, que refutan la inminencia del All-Flash-Array (AFA).

“Creo que en los próximos cinco años veremos a muchos clientes pasar a ser 100% flash o 50% flash, pero en todo caso grandes porciones de su centro de datos serán flash”, indicaba el vicepresidente de producto de PureStorage, Matt Kixmoeller, en un encuentro con periodistas europeos.

PureStorage no quiere perder esa oportunidad. El año pasado inició una expansión abriendo oficina en las afueras de Londres, a la que siguieron otras en Holanda y Alemania. Tiene firmados acuerdos de reventa en otros mercados europeos, y sin duda la liquidez la usará en parte para reforzar su marketing. “No sólo tenemos que expandir nuestra capacidad para vender globalmente, sino que también debemos ampliar nuestras capacidades de soporte para los clientes en todo el mundo”, decía Kixmoeller. Fuerza de ventas, partners, marketing global y soporte a todas horas, son los requisitos para destacar en este sector, según él.

Con estas armas, PureStorage tiene intención de presentar batalla a EMC, a la que ven como su principal rival [tanto que en sus oficinas la nevera está disfrazada como un equipo de EMC]. Por cierto que el rival se ha reforzado con la compra de ScaleIO y antes con la ExtremeIO – esta por 400 millones de dólares – que siguen una línea tecnológica paralela a la de PureStorage.

Que EMC, líder indiscutido del mercado de almacenamientoo a la tecnología flash tiene explicación: cada venta de memorias NAND lasta un poquito su negocio de toda la vida, por lo que tiene que andarse con cuidado. Lo cierto es que se vive una explosión del mercado flash, a la que ha contribuido la proliferación de startups. La inversión recaudada por PureStorage es un mensaje para todas ellas: tienen que contar con sólida financiación para competir, lo que en otras palabras podría significar que tienen que salir a Bolsa. Violin Memory ya ha presentado planes de OPV: es una de las empresas más prometedoras, con un portfolio que crece rápido, no en vano obtuvo el pasado año una cuota del 19% del mercado flash, mientras que PureStorage atrapaba un 5,6%.

Otra startup del ramo, Nimble, orientada a un mercado más de consumo, está barajando también una salida a bolsa. Y una que se había expandido con audacia, Whiptail, acaba de ser adquirida por Cisco, que así entra de hecho en el negocio del almacenamiento, para incomodidad de su aliada EMC. El resto, y son decenas, tienen que decidir si tienen con qué cubrir la apuesta.

[informe de Pablo García-Bejerano]


Contacto Suscríbete RSS


Sobre el autor. Copyright © 2019 El dominio norbertogallego.com es propiedad y está administrado por Diandro SL. B85905537. Creative Commons