publicidad
  24/03/2010

El optimismo empieza por la base

Y la base de la pirámide, o el comienzo de la cadena de valor de las tecnologías digitales, es la industria de semiconductores. Un barómetro infalible. Tras un año negro, vuelven los tiempos del crecimiento de dos digitos; en esto coinciden las consultoras iSuppli y Gartner, con un rango del 13 al 19 por ciento. Tal como están las cosas en el mercado español, resulta difícil verlo desde aquí, pero globalmente el ánimo es optimista. Un resumen puede ser este: la economía se estabiliza, los temores del consumidor amainan, la demanda de gadgets crece y, mientras tanto, aparecen los primeros signos de que las empresas retomarán el camino del gasto en TI durante los próximos meses.

Puesto en cifras: iSuppli ha calculado que las ventas de semiconductores cayeron un 11,7%, y que sólo 4 de las 25 grandes compañías de esta industria  pudieron cerrar el ejercicio 2009 con saldo positivo. Y añade que la caída fue de tal magnitud que ni en la mejor de las hipótesis se contempla una vuelta en 2010 a los niveles de hace dos años. En su seguimiento del sector, iSuppli pronostica que Hewlett Packard será nuevamente el mayor comprador de chips, por un valor estimado en 12.600 millones de dólares, seguido por Samsung – que es a la vez el segundo vendedor mundial de semiconductores -, con una cifra ligeramente inferior. Un poco más atrás, Apple desplazará a Nokia del tercer puesto. Los nombres ya dicen algo acerca de las tendencias que vienen.

En los últimos meses de 2009, la necesidad de restablecer los inventarios fue uno de los motivos por los que el año acabó mejor de lo que había empezado, pero ahora estamos en 2010, más precisamente al borde del segundo trimestre, normalmente el más dinámico: la cartera de pedidos aumenta, y no sólo por sustitución. “Observamos un cambio sorprendente en el destino que los consumidores dan a su renta disponible”, escribe Derek Lidow, presidente de iSuppli. “En estos tiempos difíciles, cuando casi todo el mundo tiene menos dinero para gastar, un número de creciente de consumidores parece decidido a dedicar un monto desproporcionado a la compra de nuevos productos electrónicos”

¿Cuáles serían los productos beneficiarios de esa corriente de gasto que avizoran Lidow y sus colegas? En primer lugar, las ventas de PC de consumo se estaría recuperando rápidamente, en especial las de portátiles, y esto significa no sólo que se necesitan más procesadores sino también más memorias y discos duros. La demanda de componentes generada por los netbooks se proyecta este año en más de un 20%, y la inminente aparición del iPad va a desencadenar que otras marcas entren a competir en el segmento de los tablets, para evitar que Apple se les escape. Desde luego, no puede decirse que la industria del automóvil haya salido de la crisis, pero sí que implanta más electrónica que nunca en sus productos, y se ha transformado en un cliente esencial. Por otro lado, el apetito del público por los móviles avanzados o smartphones, categoría que ha salvado las cuentas de muchos fabricantes, se mantiene en alza. Otra consultora, DisplaySearch, ha elevado su previsión de venta de televisores LCD, de 171 a 180 millones de unidades, con el detalle de que los nuevos modelos llevan una proporción superior de chips.

El reflejo industrial de estas tendencias es que ponen en tensión la capacidad instalada de los discretos contratistas asiáticos (EMS, electronics manufacturing services) que se encargan de la manufactura de dispositivos que el mundo adquiere bajo marcas conocidas. Un caso es Foxconn, que fabrica parcial o totalmente el iPod y las consolas Wii y PlayStation 3, además de diversos productos para HP, y ahora las pantallas que usa el nuevo iPad; sus compras de semiconductores aumentarán un 18.7%, según el estudio de iSuppli. Su rival Flextronics – trabaja para Sony, HP y BlackBerry, entre otros – tiene previsto comprar una cifra récord de chips y, además, ampliar la capacidad de producción en China.

A propósito de China, este país podría ser un factor de peso. Por un lado, porque la demanda interna de productos electrónicos está siendo alentada por programas gubernamentales de estímulo; por otro, la industria electrónica china sigue ganando presencia de cara al exterior.

La suma de factores se manifiesta en la inversión de capital que acomete la industria de semiconductores, tras una fase conservadora. Según Gartner, la demanda mundial de maquinaria y equipos de producción superará los 29.000 millones de dólares, con un 76% de incremento sobre 2009. “La aguda recuperación de la industria requiere una masiva inversión en equipos. Los fabricantes de obleas y de memorias, sometidos a un rápido cambio de tecnologías, tendrán un comportamiento inversor durante la primera mitad del año, se tomarán un respiro en la segunda, y darán otro salto en 2011”, es la opinión de Jim Walker, autor del estudio de Gartner. Se supone, por tanto, que el optimismo actual tiene fuelle hasta por lo menos 2012.


Contacto Suscríbete RSS


Sobre el autor. Copyright © 2020 El dominio norbertogallego.com es propiedad y está administrado por Diandro SL. B85905537. Creative Commons