EMC da un golpe de autoridad

9/02/2011

De una tacada, EMC ha anunciado 40 nuevos productos de almacenamiento masivo, y una semana después presentaba unos resultados financieros de carácter histórico. Nadie puede fingir sorpresa: este segmento del mercado informático vive una fiebre expansiva, gracias al imparable crecimiento de los datos, que durante un año y medio ha sido el motor de movimientos empresariales sin precedentes. El CEO de la compañía, Joe Tucci, hizo un resumen de 2010 telegráfico: “crecimiento rápido, ganancia de cuota de mercado, alta rentabilidad, inversiones en innovación”. Sólo olvidó añadir, pero da igual, los 3.300 millones de dólares que destinó a comprar empresas.

Pat Gelsinger

Pat Gelsinger

En su presentación inicial, Tucci subrayó que globalmente, el gasto de las empresas en TI crecerá en torno al 7% este año, pero el mercado objetivo al que se dirige EMC debería crecer, como mínimo, un 10%. No hay por qué dudar del pronóstico, después de saber que en 2010 facturó 17.000 millones (un 21% más que en 2009), con unos beneficios de 1.900 millones (75% de incremento). A estas fechas, la previsión para 2011 es de 19.000 millones de dólares. Puede decirse que es prudente.

La industria del almacenamiento ha estado en el candelero por la batalla que enfrentó a HP y Dell por la compra de 3Par, de hecho el último especialista independiente en la gama alta. Ganó la puja HP, y Dell se resarció meses después comprando Compellent. Los motivos de esta agitación son transparentes tras el lanzamiento masivo de productos de EMC. También esta incurrió en una maniobra de consolidación, al pagar 2.250 millones por Isilon, cuya tecnología ya ha incorporado a sus servidores de almacenamiento.

Pat Gelsinger, COO de la división de infraestructura y el más claro candidato a suceder a Tucci, se encargó de presentar la extensa línea de 40 productos. Un notable cambio de estrategia, que incluye hardware y software dirigidos a las empresas medianas: la familia VNX unifica dos tecnologías que hasta ahora se vendían como Clariion (SAN) y Celerra (NAS) en productos multiprotocolo. Su umbral de entrada será de 10.000 dólares, y Gelsinger presumió de que ninguno de los competidores [citó expresamente a NetApp, IBM y HP] tiene productos por debajo de ese precio, afirmación que fue de inmediato cuestionada por los aludidos.

Ampliar hacia abajo su catálogo no significa que EMC abdique de aquello que durante años ha sido su punto fuerte, la gama alta. La nueva tecnología Symmetric VMAX es capaz, según la compañía, de almacenar datos en la escala de petabytes y de soportar hasta 5 millones de máquinas virtuales.

En suma, toda la estrategia de EMC se articula en torno al concepto de cloud computing, y no hay mejor prueba que su control sobre VMware, especialista en virtualización. Las dos compañías tienen una fuerte alianza con Cisco. “Hoy todo es cloud – afirmó Tucci – sea en forma de infraestructura privada o con el modelo SaaS [soportado por los nuevos productos de la compañía]”. Esto significa que pondrá el foco en competir con NetApp, atrayendo una buena cantidad de revendedores (“miles”, según Gelsinger). Pero no sólo eso: la relación histórica entre EMC y Dell está rota irremediablemente, y cada uno dirá que la razón está de su parte. Resulta difícil imaginar que, aunque formalmente sigan unidos por un contrato, ambos puedan coexistir con ofertas dirigidas a los mismos clientes.

 
Compartir:
  • Print
  • Meneame
  • BarraPunto
  • LinkedIn
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Live

Artículos relacionados