publicidad
  7/07/2011

Entre Apple y Adobe, pelillos a la mar

El estándar HTML 5, cuando complete su desarrollo inconcluso, “será una bendición para Adobe”. Con esta larga cambiada respondió Shantanu Narayen, CEO de la compañía a un cronista que insistía en trazar una dicotomía entre HTML5 y Flash, de la que este plug in saldría perdedor de necesidad. El episodio forma parte de una cadena de equívocos que Narayen ha tenido que afrontar desde que Apple dijo que no validaría las aplicaciones desarrolladas con Flash para el iPhone (y luego, por extensión, el iPad). Sería ingenuo esperar una vuelta atrás, pero las dos empresas llevan meses actuando como si Steve Jobs nunca hubiera dicho lo que dijo. ¿Aquí no ha pasado nada?

Shantanu Narayen

Shantanu Narayen

El pasado está olvidado, ha dicho Narayen al Wall Street Journal. Por su lado, Apple ha flexibilizado las condiciones de aceptación de aplicaciones en su App Store, y Adobe ha encontrado un atajo técnico que anula el bloqueo. “Lo que Apple no autoriza es que los contenidos en Flash funcionen dentro del navegador [… ] pero es posible construir aplicaciones con nuestras herramientas y compilarlas para el iPhone y el iPad” [además de las tabletas Android y Playbook, de BlackBerry]. Con este fin, Adobe ha anunciado recientemente la última versión de Flash Builder, y presume de que esas aplicaciones son las únicas que pueden comercializarse en las tres plataformas “usando las mismas herramientas, e idéntico lenguaje de programación y código de base”.

Esta nueva estrategia es posible porque Apple ha flexibilizado la exigencia original de que sólo se venderían en la App Store las aplicaciones “nativas” desarrolladas con su propio API, aunque se reserva el argumento de la seguridad, para ciertos casos. Otra novedad en la misma línea de armisticio es el preanuncio de una herramienta (Wallaby, en nombre de código) que permite la conversión de Flash a HTML 5, primariamente para dispositivos iOS.

No hay ninguna duda de que la gran esperanza de Adobe descansa en la aparición de nuevos tablets Android. Narayen ha recordado que aunque en la hora presente el iPad domina cómodamente la escena, puede ocurrir como con el iPhone, que en pocos años ha sido superado en ventas por los smartphones Android.

Ben Forta, `evangelista´ de Flash en la estructura de Adobe, de paso por España, fue preguntado por la controversia sobre el papel de Flash, a lo que respondió: “a pesar del ruido ambiente, es un hecho que la cantidad de vídeo servido en Internet en el formato Flash en 2010 duplicó la del año precedente, y este 100% de aumento sólo puede explicarse por una experiencia de usuario que es posible en múltiples dispositivos, múltiples navegadores y múltiples plataformas”

A propósito de la supuesta rivalidad con HTML 5, Forta dijo al autor de este blog: “no tenemos que demostrar nuestro compromiso con los estándares; seguimos contribuyendo activamente al desarrollo de HTML5, y cuando se complete tendremos más oportunidades de negocio; Adobe seguirá monetizando sus herramientas de creación de aplicaciones, además de otras soluciones que permiten a los desarrolladores medir el impacto de sus creaciones en el mercado”.

Aunque las palabras de Forta suenan desafiantes, la nueva versión de Flash Player 10.3 revela la dureza de la presión competitiva: Adobe ya no tiene la confortable posición de antaño, cuando los programadores podían estar seguros de que todos los navegadores tendrían su plug in instalado por defecto. La maduración de los nuevos estándares web permite asumir tareas de programación que previamente requerían Flash, incluso en los dispositivos que no lo llevan instalado.

Es el telón de fondo de los resultados del segundo trimestre de Adobe, cerrado el 3 de junio. Confirman que la compañía mantiene la velocidad de crucero, en un entorno difícil. Los ingresos (1.023 millones de dólares) crecieron un 8,5%, y el beneficio neto (229,4 millones) nada menos que un 54% de aumento sobre igual período de 2010. Uno de los factores de alivio, según Narayen, ha sido comprobar que las ventas en el mercado japonés no han caído tanto como se pensó en un primer momento.


Contacto Suscríbete RSS


Sobre el autor. Copyright © 2020 El dominio norbertogallego.com es propiedad y está administrado por Diandro SL. B85905537. Creative Commons