publicidad
  24/02/2011

¡Eureka! han achicado la antena

Es bien conocido que hay una flagrante contradicción entre la aceptación social de los teléfonos móviles y la controversia quie provoca el impacto visual y ambiental de las estaciones base que hacen posible el servicio. En la trastienda del reciente Mobile World Congress, Alcatel-Lucent ha propuesto introducir un cambio radical en el modelo de despliegue de esa infraestructura que no para de crecer: “sinceramente, la telefonía móvil no tiene nada de verde; si seguimos añadiendo más frecuencias y más antenas, llegará un día en que su crecimiento no será sostenible”, reconocía Wim Sweldens, directivo de la rama inalámbrica del suministrador francoamericano. 

El comentario venía al hilo de la presentación de la tecnología LightRadio, que han desarrollado los Bell Laboratories y pronto iniciará sus pruebas de campo. “[Las redes] son demasiado complejas, costosas, difíciles de operar y consumen mucha energía”, según Sweldens. En línea con este diagnóstico, la documentación distribuida por Alcatel-Lucent proclama que LightRadio es una tecnología ecológica, más simple y más barata que la actualmente en uso. Consiste en reunir todos los elementos de una estación base y comprimirlos para distribuir sus funciones y desplegarlas dinámicamente allí donde sea necesario dotarla de más capacidad o de mejor cobertura.

La pieza más llamativa de esa tecnología es un cubo, de 6 centímetros por cara, que reúne un conjunto de antenas activas, y soporta 2G y 3G así como LTE, en las bandas de frecuencia de 400 MHz a 4GHz, asignando por software la capacidad de acceso radio (RAN).  Un chip desarrollado en común con Freescale permite que el procesamiento se haga en el cubo (eliminando, por tanto, la cabina anexa) o bien en una `nube´ conectada por fibra óptica. Este entorno virtualizado es el fruto de los acuerdos de colaboración que mantienen Alcatel-Lucent y HP.

Pinchar imagen

Pinchar imagen

Con esta tecnología se pretende reemplazar la selva de torres que afean el paisaje urbano, y mejorar la cobertura en las áreas más densas – está por verificar su utilidad en el ámbito rural – multiplicando el número de cubos que pueden instalarse (y removerse) con facilidad en farolas, semáforos, fachadas de edifcios y mobiliario urbano, a condición de que exista una fuente de alimentación y una conexión de banda ancha. El impacto visual sería mínimo, o al menos podría enmascararse.

Según han calculado los propios  Bell Labs, las estaciones base actualmente en uso emiten cada año unos 18 millones de toneladas de dióxido de carbono, lo que lleva a la promesa de recortarlos a la mitad mediante el despliegue de LightRadio. Otra estimación de la misma fuente indica que los costes globales de mantenimiento suman 75.000 millones de euros, y podrían reducirse en al menos un 30%.

Los primeros prototipos de LightRadio empezarán a probarse en septiembre, y de resultar satisfactorios, AlcaLu cree que podrían entrar en operación a mediados de 2012. Coincidiría en el tiempo con la gradual implantación de las redes LTE, y este podría ser un argumento económico decisivo para los operadores, que en teoría tendrían menos requisitos de capex. Es obvio que los primeros despliegues se asentarían en las áreas con mayor densidad de tráfico de banda ancha, como polígonos empresariales y centros comerciales.

Como concepto, no es enteramente nuevo, pero este es el momento propicio, por las inversiones planteadas ante el paso de 3G a LTE. La industria es consciente de que la tecnología actual está alcanzando sus límites físicos y económicos, y los operadores saben bien de las dificultades administrativas que encuentran para ampliar la capacidad de su infraestructura y responder a la demanda de banda ancha móvil. Todas las soluciones tienen puntos en común: menos elementos en el emplazamiento,más flexibilidad de despliegue, capacidad definida por software, pluralidad de estándares. Los fabricantes de infraestructura de red llevan tiempo preparándose para esta carrera previsible: sólo un día después del anuncio de AlcaLu, su rival Ericsson presentaba la tecnología AIR (Antenna Integrated Radio), que empaqueta elementos hasta ahora separados – la antena y la unidad de radio – y que, según la compañía sueca, podría estar comercialmente disponible a mediados de este año.

Nokia Siemens no se ha quedado atrás, y replica con una tercera propuesta que ¿casualmente? denomina LiquidRadio. El parentesco con la de AlcaLu va más allá del nombre; aunque no estaba madura para mostrarla en el MWC – las otras tampoco, por cierto – la compañía espera llegar a tiempo para competir con una cabeza remota que combinará radio, amplificador y antena en una misma unidad de tamaño reducido. La idea es, en el fondo, la misma: que cada célula tenga a su disposición los recursos necesarios para responder a la demanda desde distintos puntos de la red, liberando de sobrecarga a la estación base.Se da por supuesto que esto redundará en economía de costes para el operador y en mejor calidad de servicio para el usuario.

No hay constancia, hasta el momento, de la actitud de Huawei, un contrincante de peso, que ha ganado numerosos contratos con su tecnología Single RAN, graciasn a la cual se optimiza la operación de las estaciones base.


Contacto Suscríbete RSS


Sobre el autor. Copyright © 2018 El dominio norbertogallego.com es propiedad y está administrado por Diandro SL. B85905537. Creative Commons