publicidad
  1/06/2012

Francisco Dalmau

Director Comercial de la División Backup & Recovery de EMC España

La conversación empezó por una cuestión en apariencia abstracta. El cronista llegó al encuentro con su recuerdo de haber leído las tesis sobre “la sociedad del riesgo”, del sociólogo alemán Ulrich Beck. Una pirueta intelectual que introdujo la primera pregunta acerca de si existe, en las empresas, suficiente consciencia del riesgo que corren los datos, que son un activo cada vez más voluminoso y más sensible, por tanto susceptible de ser protegido. De allí la entrevista con Francisco Dalmau pasó al negocio que tiene a su cargo dentro de la estructura de EMC, líder mundial de los sistemas de almacenamiento, que también controla VMware, el gran especialista en virtualización.

Francisco Dalmau

Francisco Dalmau

¿Hay suficiente consciencia del riesgo que corren los datos?

Es mejorable, dependiendo del sector y del tamaño de las organizaciones. Todo el mundo asocia el concepto de riesgo a los desastres naturales, un terremoto, una inundación… Pues precisamente son los que menos pesan en este campo nuestro del disaster recovery. Pesan más los factores humanos (el individuo al que le han encargado cambiar una cinta, pero se le ha olvidado) o los fallos de hardware (el robot que tenía que mover una cinta se ha atascado […]

Por lo que dice, es más corriente de lo que desde fuera se puede imaginar.

Y está asociado a otro punto crítico, la inversión. En general, en gasto TI, España está más o menos en la media europea, pero si consideramos cuánto de ese gasto se dedica a backup y recuperación, resulta que está por debajo. En cuanto a los medios, lo menos que puedo decir es que un país no puede entrar en la era de big data y de cloud computing teniendo una tecnología y unos procedimientos que son una barrera.

Ese descuido por los medios parece más bien de un pasado en el que el backup se hacía por si pasaba algo que nadie creía realmente que fuera a pasar. ¿Qué ha cambiado?

Primero, se acepta que algo puede pasar. Segundo, si algo pasa, los datos se pueden recuperar. Tercero y fundamental, el tiempo de intervención y recuperación evita interrupciones prolongadas del servicio. Y cuarto, la tecnología de deduplicación ha aumentado mucho la eficacia, al reducir el espacio que ocupan los datos. Hemos pasado de una capacidad de backup en cinta equivalente a semanas, a tener el backup de años en disco. Ahora puedo tener 40 terabytes en disco deduplicado que realmente ocupan 2 petabytes en disco tradicional. Es decir que puedo tener más datos accesibles durante mucho más tiempo, ocupando menos espacio.

Así dicho, el principio valdría para un usuario corriente. ¿Qué diferencia hay entre su problema y el de una empresa?

Las diferencias son evidentes. Pero posiblemente ese usuario corriente se iría a una solución de backup-as-a-service, contratado con proveedores como Telefónica u otros; no tendrá que comprar una solución para su propio PC. La pregunta enlaza con el concepto de nube: muchas empresas, empiezan a dar backup a través de nubes internas. Puede ocurrir que un usuario dentro de una empresa tenga sólo un agente de backup, y los datos estén respaldados en la nube de la empresa. Es como una póliza de seguros: ¿podremos algún día prescindir de un seguro? Lo dudo mucho. También es cierto que hay gente que nunca ha contratado un seguro, porque no le ha visto el valor. Es el mismo dilema: ¿podremos prescindir del backup? No, siempre será necesario, el día en que haya que recuperar un dato. Lo que cambiará es si va a estar físicamente en la empresa o en la nube.

O sea, las empresas hacen backup para recuperar, no para acumular su historia […]

Depende del contexto en el que se muevan. Unas lo harán por razones legales, otras por funcionalidad pura y dura. Hay muchas evidencias de que vamos hacia un modelo más americanizado, en el que el compliance es de rigor […] La idea va calando, y cuanta más influencia tengamos de la Unión Europea, más va a calar.

¿Cambia la dimensión del problema con la llegada del cloud computing?

Mucho. Volviendo al cambio de la cinta por el disco, en la nube se trata de cambiar un servidor físico por un servidor virtual. Con la cinta esto no sería posible: hay que ir a tecnologías de deduplicación, como las que tiene EMC gracias a su propia tecnología y a la compra de compañías como DataDomain, Avamar, etc.

A algún sitio irán a parar los datos […] Los servidores virtuales son de metal.

El concepto virtual de la nube es eso, un concepto, pero hace falta una máquina detrás. A lo que iba es a que la tecnología de cinta es una rémora. Yo llevo la responsabilidad comercial sobre tres países: España, Portugal y Grecia. Son las joyas de mi corona. [risas] y en los tres veo con inquietud que el principal factor, por no decir el único, es el precio […]

Es explicable, tal como está la economía de su corona.

Las situaciones económicas suben y bajan, ahora están en baja. Lo que les digo a mis clientes es que evalúen las decisiones técnicamente y económicamente, porque la empresa va a seguir existiendo durante y después de la crisis… y después de la crisis estarán mejor las que se hayan preparado. Si todos hemos abandonado el cassette del coche, el vídeo de cinta, etc., ¿cómo podemos admitir que nuestros datos estén soportados o protegidos por tecnologías que tarde o temprano serán obsoletas?

¿Por qué dice tarde o temprano, en lugar de decir que ya son obsoletas?

Porque técnicamente lo son, pero todavía funcionan. Lo que puedo decir categóricamente es que en cuatro o cinco años, las cintas van a tener un papel irrelevante en este mundo. Cuando hablo con un cliente potencial, ya conozco su discurso: “soy consciente de que la cinta no me va a dar el servicio que voy a necesitar, pero…”

¿Pero qué?

“Ahora no tengo presupuesto, volvamos a hablar dentro de seis meses”. Con la anécdota quiero decir que nosotros no competimos con la cinta; hasta el último cliente tiene claro que el futuro no es la cinta […] Incluso los señores del mainframe, que son de cinta de toda la vida, lo dicen así. La cinta se rompe, se erosiona, no pasa con un disco. En los últimos meses hemos ganado contratos en el sector financiero, en los seguros y en el sector público con nuestra tecnología de deduplicación en entornos de mainframe.

A propósito del precio como preocupación primaria, ¿hay alguna tendencia a la baja que justificaría esperar, porque si esperan les va a salir más barato?

No, no, esa discusión entre cinta y disco quedó zanjada hace cuatro o cinco años. Estamos hablando de estado sólido, que es imbatible: la tecnología de DataDomain se basa en el procesador y en la memoria más que en el disco en sí, y esto nos permite competir abiertamente. Cada vez que Intel saca un nuevo procesador, lo podemos poner en la controladora y darle más capacidad, más rendimiento… por lo que el disco nos afecta muy poco en el precio. Somos competitivos, pero está el problema que he dicho, los presupuestos.

El nombre de esta división de EMC es dual ¿Cuál es la prioridad comercial? ¿Vender backup o vender recovery?

Un backup que no sirva para recovery no sirve para nada, por lo tanto la respuesta es que vendemos recovery. Hay muchos que venden backup, nosotros vendemos recovery garantizado, eficiente y rápido. Pero como EMC es el líder en sistemas de almacenamiento, resulta que es el número uno de dispositivos de backup.

Creo entender que vender backup es un recurso para vender recovery. Algo así como la deduplicación que se vende incorporada en un array de almacenamiento […]

Son cosas distintas. La deduplicación que se puede tener en un VNX, por así decir, está destinada a que mil usuarios puedan acceder a ese dispositivo en cualquier momento, por lo que la deduplicación nunca será la prioridad número uno. Es muy distinto a tener un dispositivo dedicado a backup y que, en un momento determinado, cinco servidores puedan acceder a ese dispositivo; ahí sí, la deduplicación es un objetivo en sí.

¿Cómo está la competencia en este mercado?

Hace tres años, hubiera respondido que no teníamos competencia. Hoy si, tenemos competencia, pero sólo en una parte de lo que hacemos.

¿Cuál es el diferenciador?

¿Hay soluciones en el mercado de deduplicación? Sí, las hay. ¿Son tan eficientes como la nuestra? No. Las deduplicaciones que hay en el mercado se basan todas en el disco: pongo más discos, pongo discos más rápidos, hago la mejor deduplicación. El diferenciador, como he dicho, es que lo hacemos a nivel de procesador y de memoria, por lo que el disco pierde relevancia

Las comparaciones con la media europea siempre son viscosas. ¿Cuál es su diagnóstico del mercado español?

El backup ha empezado a ser una conversación seria, cuando la gente se ha dado cuenta de que al mover sus servidores físicos a virtuales tiene un detonador en las manos. Cuando yo pregunto a una empresa “oye, ¿cómo vas con la virtualización? / pues muy bien, empezamos hace dos años y ya estamos en el 50%, o en el 80%” Este es el primer factor. El segundo es que Oracle, SAP, todos los que pintan algo en el mercado, hace un par de años no soportaban la virtualización en entornos de producción […] ahora, todos la soportan. Y lo que le ha pasado al cliente es que ha visto que con sus 80 servidores virtuales, el backup no escala. Esta es la conversación de ahora mismo.

Hace unos años, el backup era un trabajo nocturno. Las empresas tenían toda la noche para hacerlo […]

Hoy se han internacionalizado: hay empresas en Madrid dando servicio a América Latina, hay servidores en Miami para empresas que están en cualquier punto de España, o que tienen filiales en Europa. Antes, sobraban las horas, ahora si se puede hacer en tres horas, mejor que en cuatro. Y sin que afecte al usuario final.

O sea que el diagnóstico es…

Que vamos mejorando. Hay una conciencia que antes no había. Y esa conciencia nos dice que todo debe ir de la mano: servidor, almacenamiento, backup, recuperación… al final lo que importa es la experiencia del usuario, la atención al cliente. Es lo que prima.

Vale, pero el mercado, ¿crece, decrece o está plano?

No voy a entrar en números, desde luego, pero sorprendentemente el mercado de backup sigue creciendo. Y tengo la impresión de que no crece por ganas sino por necesidad.


Contacto Suscríbete RSS


Sobre el autor. Copyright © 2020 El dominio norbertogallego.com es propiedad y está administrado por Diandro SL. B85905537. Creative Commons