publicidad
  19/11/2012

Integrity/Itanium: seguro de vida hasta 2020

No es ni mucho menos seguro que Oracle haya dado por perdida su guerra contra HP en torno a la supervivencia de Itanium, pero no hay duda de que la sentencia en favor de HP ha cambiado el contexto para que esta renovara días atrás sus servidores Integrity, centro de la disputa. La compañía estima que gracias al nuevo procesador y otras mejoras, sus clientes podrán procesar transacciones tres veces más rápido que con la generación anterior, y con un 21% menos de consumo energético. Por su lado, Intel afirma que el Itanium 9500 (también conocido como Paulson) duplica la potencia del anterior (9300 o Tukwila). Sobre esa base, han proyectado una hoja de ruta que llega hasta 2020, por lo menos.

La nueva línea Integrity de HP incluye un servidor Superdome 2, tres nuevos blade y otro servidor departamental de baja gama, así como una actualización del sistema operativo HP-UX (versión propia de Unix). Buenas noticias para los usuarios perplejos ante el giro que había tomado la disputa entre Oracle y HP, de la que hay crónicas en este blog. Como se recordará, un juez de California ha dado la razón a HP al considerar que Oracle tiene la obligación contractual de seguir dando soporte a los usuarios de sus bases de datos que funcionan sobre hardware Itanium; perdedora en primera instancia, la demandada se ha comprometido a cumplir, pero dejando flotar la posibilidad de una apelación.

Una nueva familia de servidores más potentes, y el compromiso de Intel de lanzar en 2015 otro procesador (Kittson) contradicen la afirmación de Oracle sobre la muerte planificada de Itanium, y el camino parece despejado para que HP siga comercializando su hardware adscrito a la rama de Business Critical Systems (BCS), a la vez que trabaja en alternativas que le ayuden a retener clientela. El envite es delicado, porque según documentos presentados ante el tribunal, un 80% de los clientes de HP equipados con hardware basado en Itanium, usa bases de datos Oracle. En agosto, la división BCS reconoció que el 16% de caída de sus ingresos se debió a la incertidumbre provocada por el conflicto: de 2.600 millones de dólares en 2009, han bajado a 2.100 millones el año pasado [los datos de 2012 se publicarán el próximo martes, pero no serán mejores].

Aunque Itanium y los servidores bajo Unix no pueden compararse con la masiva presencia de los Xeon basados en arquitectura x86, tienen una adhesión bastante estable – tampoco hay opciones fáciles de migración – y, según Mark Payne, VP de la división BCS para la región EMEA, “hay suficiente innovación de camino para satisfacer sus necesidades o, en el futuro, decidir si quieren mover sus cargas”. En parte, la proclama de Payne sobre la innovación parece apoyarse en el compromiso de Intel de continuar trabajando sobre una arquitectura modular que igualaría los ciclos de producción de Itanium y Xeon, de manera que ambas familias compartirían algunos rasgos y llegarían a ser compatibles “a nivel de socket“.

No obstante, HP ha querido dejar claro que en sus planes no entra el soportar HP UX sobre una plataforma x86. No es este el significado del proyecto Odissey, del que la compañía viene hablando desde hace tiempo con la meta de unificar arquitecturas en los sistemas blade. Para ciertos usuarios, esta compatibilidad sería una salida tranquilizadora, comparada con las opciones extremas de pasarse a Solaris/Sparc (Oracle) o AIX/Power (IBM). Pensando que un nuevo Itanium nacido en 2015 tendría una vida útil de cinco a siete años, esos usuarios serían cada vez menos, pero vivirían en paz hasta la próxima década.


Contacto Suscríbete RSS


Sobre el autor. Copyright © 2019 El dominio norbertogallego.com es propiedad y está administrado por Diandro SL. B85905537. Creative Commons