publicidad
  29/06/2009

Intel y Nokia se juegan la convergencia

El acuerdo de colaboración que Intel y Nokia anunciaron la semana pasada es de un significado transparente: dos empresas líderes en sus respectivos campos se apoyan mutuamente en la zona donde esos campos confluyen y en la que ninguna ha conseguido dejar su impronta. Y del significado a la letra: Intel invertirá en el desarrollo de chipsets para Nokia, a la vez que adquiere a esta una licencia de modem HSPA/3G “para su aplicación en futuros productos” (se deduce que no exclusivos de Nokia). Con una cuota del 80% del mercado mundial de microprocesadores para PC, llama la atención que Intel no haya conseguido entrar con buen pie en el de los procesadores para móviles.

Anand Chandrasekker

La mejor prueba de ello es que Nokia usa actualmente chipsets de cinco fabricantes distintos (Broadcom, Infineon, Qualcomm, ST-Ericsson y Texas Instruments) pero no es cliente de Intel. O no lo era hasta la semana pasada. Gracias al acuerdo, el gigante de los semiconductores ha dado otro paso en el objetivo de introducir su propia arquitectura en un mercado en expansión. En febrero, firmó un contrato con LG Electronics para equipar un dispositivo móvil que se basará en Moorestown, su chip de nueva generación; a principios de junio, adquirió WindRiver, especialista de software para sistemas inalámbricos.

“Hablaremos de productos cuando toque hablar de productos – cortó en seco Anand Chandrasekher, vicepresidente de Intel y director general del grupo de ultramovilidad, cuando se le preguntó sobre el asunto. “La clave de nuestra cooperación es acelerar el acceso en banda ancha desde dispositivos móviles con la tecnología 3G/HSPA”, y con esta frase dio pie a que un analista le preguntara si eventualmente Intel daría marcha atrás en el apoyo que ha venido prestando a la tecnología Wimax, que Nokia ha descalificado muchas veces.

Para Intel, el acuerdo reabre sus posibilidades en un mercado, los móviles, en el que ha cosechado al menos dos frustraciones conocidas. En cuanto a Nokia, la alianza le servirá como alternativa a sus tortuosas relaciones con Qualcomm, empresa con la que ha mantenido un largo conflicto sobre patentes, cerrado ´amistosamente´ este año. La compañía finlandesa andaba en busca de un partner tecnológico para sacar adelante su propuesta de sistema operativo Maemo, e Intel tiene su propia opción, Moblin, ambas basadas en Linux. ¿Se puede suponer que convergerán también en el software?


Contacto Suscríbete RSS


Sobre el autor. Copyright © 2019 El dominio norbertogallego.com es propiedad y está administrado por Diandro SL. B85905537. Creative Commons