publicidad
Advertisement
  7/06/2010

Javier Colado

Presidente y Director General de Novell EMEA

Empresa singular por muchas razones, Novell tiene una historia rica en avatares, entre otros el haber sido dirigida hace años por Eric Schmidt, actual CEO de Google. Su posición en el mercado ha hecho que no le falten novios. Tras recibir en marzo una oferta de compra de un fondo de inversión, que fue rechazada por el consejo, este no descarta negociar con otros candidatos, si los hubiera. Entretanto, su línea de productos Linux ha alcanzado rentabilidad – paradójicamente, gracias al acuerdo con Microsoft – y otros negocios empiezan a recoger frutos. El español Javier Colado, dirige las actividades de la compañía en Europa, Medio Oriente y África.

Javier Colado

Javier Colado

Una característica de Novell ha sido el periódico cambio de estrategia. Antes de entrar en la descripción de su actividad presente, me gustaría hacer un repaso de la evolución de la compañía.

Sobre la historia de la compañía poco puedo decir, porque desde que yo he entrado, la estrategia ha sido siempre la misma. Sé que en sus comienzos, hace casi 25 años, Novell lideraba el mercado con un sistema operativo para redes, pero al aparecer Microsoft en ese mercado, se intentó infructuosamente competir con ella, hasta que se inició una serie de movimientos sobre los que tengo pocas referencias […] En cierto momento, por algún motivo, decidió comprar una consultoría que se llamaba Cambridge Technology y algunas otras empresas de servicios, para transformarse de empresa de software en empresa de software y servicios. El último cambio, que conduce a la actualidad, fue la venta de todos los negocios de consultoría para volver a enfocarse en el software […] cuyo eje es lo que llamamos gestión inteligente de la carga de trabajo.

¿Podría ser más específico?

Tenemos tres áreas de actuación. Una es el software para el puesto de trabajo, compuesta por las tecnologías que han sido tradicionales en Novell, pero este es un negocio que lleva años decayendo. Una segunda, en crecimiento, son las soluciones para data center, entre las que están los productos Linux procedentes de la compra de SuSe, y una serie de productos de gestión para entornos virtualizados así como una herramienta para la visualización de gestión de proyectos. El tercer componente son las soluciones de gestión de identidades y seguridad, y desde mi punto de vista es en ellas donde tenemos más posibilidades desde el punto de vista tecnológico: son herramientas muy robustas para gestionar quién accede a qué, para provisionar o desprovisionar usuarios, etcétera. En esta línea, hemos comprado una compañía que se llamaba iSecurity y, con este conjunto hoy tenemos una gama muy completa en materia de compliance: en accesos, identidades y seguridad.

¿Cómo se articulan todos esos componentes?

Lo mejor será explicarlo con un ejemplo: tomemos un banco que tiene un problema de compliance obligado por la legislación; Novell le ofrece una combinación de las tecnologías que he mencionado: una le permite ver quién accede a qué, y las otras dos se usan para tomar acciones, como decidir que determinada persona no tenga acceso a una base de datos particular… ahí es donde entra el componente de seguridad. Normalmente, para las empresas, dependiendo de las circunstancias, se hace difícil imponer todos los niveles de restricción, y por esto optan por implementar el nivel más alto en las aplicaciones críticas, y en las otras por vigilar lo que está pasando, sin llegar a actuar.

¿Cuál es el punto fuerte del negocio?

El área que más aporta a la cifra de negocio es todavía la del negocio tradicional, como un 40%, y las otras dos representan un 30% cada una. Lo que pasa es que la primera baja y las otras crecen […]

[…] y la estrategia tiende a reforzar las dos áreas que crecen.

Si uno mira el negocio total, parece que está plano, porque el descenso de una parte se come el crecimiento de las otras, pero lo que ocurre en realidad es que las empresas están cambiando… hay nuevas necesidades en el mercado que, como he dicho, vienen determinadas por la virtualización y por el compliance. Para estas necesidades, tenemos la solución perfecta en el data center y en la gestión de identidades. No estamos creando un mercado, porque ya existe, pero tenemos la suerte de estar bien posicionados. Imaginemos una empresa que tiene que hacer la nómina de sus empleados; lo que hace es poner una serie de servidores con la aplicación de payroll de SAP, y a final de mes cada empleado tendrá su nómina: tiene en el servidor todos los datos, que sólo va a utilizar como máximo una semana, es decir que la infraestructura está infrautilizada.

Para eso está la virtualización…

Claro, la posibilidad de hacer correr alguna otra aplicación aprovechando la capacidad, pero hay empresas que desde su propio data center proponen dar ese servicio a otras empresas y que se quiten el problema de la cabeza. Pero, para que sea posible, hace falta que sea seguro y gestionable, y esto es justamente lo que ofrece Novell con las herramientas que he mencionado. Ahora vamos a lanzar una serie de posibilidades para gestionar la nube y que la parte de identidad y de seguridad, que es la más crítica, quede fuera del cloud

¿Cuál es la perspectiva? ¿Hacia dónde va Novell?

Va hacia un mercado creciente, la gestión de esas cargas de trabajo que estarán dentro o fuera de la empresa. Ahí habrá muchos elementos, muchas empresas que van a entrar en el sector, pero una parte de los componentes que harán falta son tecnologías clave que nos sitúan en buena posición.

¿Cómo se aproxima Novell a ese mercado?

Todo lo hacemos a través de partners. En la proporción de producto/ servicios estamos probablemente en un 90/10. Los servicios no deberían crecer, porque la consultoría es la que llevan los partners, a los que no les interesa vender licencias sino vender sus servicios. O sea que crece para ellos, no para nosotros. La parte de soporte técnico que llevamos directamente es sobre todo para las grandes empresas, y la formación crece pero poco y también la dejamos en manos de los partners.

Esta empresa viene del concepto clásico de venta de licencias, pero en general hay una tendencia a acentuar la prestación de servicios.

Eso está pasando. Lo que hemos hecho ha sido crear un espacio de alianzas para los proveedores de servicios, y no solamente para las telecos sino para todas las empresas de outsourcing, como Fujitsu, Capgemini, Atos… Estamos a punto de anunciar cuatro acuerdos con empresas que venden servicios en la modalidad de suscripción: sus clientes no compran licencias, sino servicios. Y ellos, acuerdan con nosotros un precio por la parte del paquete que corresponde a nuestra solución. Así funciona.

¿Esa es la estrategia de futuro?

Es parte de la estrategia. Porque también está el negocio tradicional, que no va a desaparecer porque todavía hay muchas empresas grandes dispuestas a mantener su propio departamento de IT para que maneje todo esto.

Novell es conocida por su identificación con Linux. Tengo dos preguntas: ¿cómo evoluciona esta parte del negocio? y ¿cómo funciona el acuerdo con Microsoft?

No somos una empresa que sea open source o propietaria, ni vamos a forzar a nadie a decantarse, porque la mayoría de nuestros clientes va a optar por entornos mixtos. Vamos a seguir empujando Linux; no somos el abanderado del open source, si no he entendido mal la pregunta. Linux va a seguir creciendo, pero cuando más grande es una empresa, más difícil es que se cambie a Linux: esto funciona mejor en la pequeña y mediana empresa. Estoy convencido de que va a seguir habiendo soluciones propietarias y que Linux va a seguir creciendo.

¿Esa es la razón del acuerdo con Microsoft?

Sí, es la razón principal, poder atender los entornos híbridos. La segunda es que le proporciona a Microsoft un argumento contra la imagen de monopolio, y a Novell le viene muy bien, porque tenemos un socio excepcional. En cuanto a la relación, todo lo que se acordó por cinco años se ha cumplido a rajatabla, y ya expiró, pero se ha firmado uno nuevo por el que Microsoft se compromete con otros 100 millones de dólares en suscripciones nuevas que principalmente ofrece a los clientes que pueden tener aplicaciones interoperables en Windows y en Linux. Está claro que a ambos nos interesa para atacar la base de RedHat de una manera bastante agresiva. A las dos partes le interesa. Y ha funcionado muy bien, como digo.

¿Significa que Novell vende Windows y Microsoft vende Linux?

Ni una cosa ni la otra, lo que hacemos juntos es identificar cuentas, para darles una salida. Si un cliente usa Solaris, por dar un ejemplo muy actual, y está pensando en migrar a otro sistema operativo, obviamente Microsoft trata de que sea Windows, pero si ese cliente tiene una aplicación para la que quiere usar Linux, Microsoft le garantiza interoperabilidad con SuSe. Y a nosotros nos viene muy bien. En España, el acuerdo de interoperabilidad ha sido adoptado por 36 grandes compañías, entre las que se encuentran grandes nombres, como Endesa, BBVA, Renfe, Abertis, Grupo Prisa y el Ayuntamiento de Barcelona, a las que hay que sumar más de 4.000 certificados de soporte. A nivel europeo, hay más de 200 operaciones cerradas y más de 60.000 certificados en 18 países, de modo que no podemos menos que estar satisfechos.

¿A qué tipología de empresa se dirige ese acuerdo?

A empresas grandes o muy grande con data center. En la pyme hay muy poco negocio de este tipo.

¿Cómo está el mercado europeo?

En general, está un poco mejor que el año pasado, pero no tan bien como esperábamos, aunque depende mucho del país. En algunos se nota que la situación económica ha mejorado, pero viendo las cosas en general, las empresas han reducido el gasto y han parado los proyectos nuevos… seguimos viviendo de los que estaban en marcha. También ha influido en los plazos: los proyectos que antes se cerraban en seis meses, ahora tardan un año o más; porque antes cada departamento tenía su presupuesto y ahora intervienen mucho los financieros. Hacen falta más firmas, lo que retrasa los ciclos.


Contacto Suscríbete RSS


Sobre el autor. Copyright © 2019 El dominio norbertogallego.com es propiedad y está administrado por Diandro SL. B85905537. Creative Commons