28/01/2012

John Shackleton

Ex Presidente y CEO de OpenText Corp.

Esta entrevista tiene algo de inusual. Pocas semanas después de visitar Madrid, donde tuvo lugar la conversación, John Shackleton (64) anunció su retirada de todos los cargos en la compañía canadiense, que ha dirigido desde 2005, periodo en el que elevó la facturación de 100 a 1.000 millones de dólares. OpenText es el mayor especialista independiente de ECM (Enterprise Content Management) con una cuota que, según Gartner, es del 17,9%, sólo tres décimas menos que la del líder, IBM, y con seis puntos de ventaja sobre EMC. El año pasado, adquirió dos compañías de Estados Unidos, Global 360 y Metastorm, con las que ha ampliado su capacidad en relación con las plataformas de Microsoft.

John Shackleton

John Shackleton

No obstante el carácter imprevisto de la salida de Shackleton, la entrevista con él mantiene todo su interés. E incluso es más sugerente, al saberse que su sustituto es Marc Barrenechea (46), hasta ahora CEO de la reconstruida Silicon Graphics. Barrenechea tiene detrás una prolífica carrera directiva en la que destaca que años atrás ocupó un alto cargo en Oracle.

¿Cuál es la situación actual del mercado de ECM?

Vemos tres estadios de maduración en nuestros clientes, la mayoría de los cuales procura controlar la explosión de contenidos. Como ejemplo le diré, que en una compañía de nuestro tamaño, 1.000 millones de dólares, el tráfico de mail es de 3 a 5 millones diarios, de los que podemos estimar que no más del 3% tiene valor real. ¿Cómo controlar ese enorme flujo? Inicialmente, muchas compañías se decían “no pasa nada, nos quedamos con todo”, pero lo que está ocurriendo en la práctica es que, por barato que sea el coste del almacenamiento, 5 millones de mail diarios equivalen a unos 30 terabytes de datos cada 90 días.

[…] y en crecimiento constante.

Las cosas se están poniendo materialmente difíciles. No importa cuántos servidores tengas, no hay manera de controlar esa explosión. Y luego está el punto de vista legal, no puedes borrar alegremente el correo electrónico. Seguramente recuerda lo que le pasó a Toyota hace pocos años […]

¿El caso de los coches que en lugar de frenar aceleraban?

Exactamente. Desde dos años antes, las compañías de seguros venían avisando de que había montones de reclamaciones, y como lógicamente conservaron todos esos mail, había materia suficiente para llevar el asunto a los tribunales. Nadie podía escudarse en que ignoraba lo que estaba pasando. Lo que quiero decir es que, para una corporación, la información no sólo es preciosa, sino que puede ser un factor de responsabilidad jurídica. Esta conciencia es la primera razón por la que los clientes acuden a nosotros.

¿Cuál es el segundo estadio?

La segunda pieza del problema es cómo tratar la información que está en mi sistema ERP, en mi CRM, que en un 10% puede ser estructurada, y en un 90% no. ¿Cómo combinar una con otra? Suponga que quiere saber algo sobre un cliente suyo, pues para eso necesita averiguar cuándo visitó su web, cuándo envió un mail diciendo qué, cuándo llamó por teléfono o dejó un mensaje en el buzón de voz. Todo eso es esencial en los negocios de hoy.

Imagino que el tercer estadio tiene que ver con la movilidad […]

Ha acertado [risas]. La proliferación de smartphones, el iPad, YouTube… todos estos medios constituyen otra explosión reciente, tanto o más importante que las otras. Si uno valora un mail como x, YouTube sería 10x. Recapitulando, pues, tenemos tres cosas: la explosión de contenidos, la mezcla de información estructurada y no estructurada, y la multiplicación que aporta la movilidad.

Y en las tres subyace la obligación de cumplir las normativas […]

El 60% del negocio de OpenText tiene algo que ver con compliance, ya se trate de regulaciones o de procedimientos judiciales. Y con la realidad económica cómo ser más productivos. Un operador global de paquetería ha equipado a sus empleados y agentes para que, con un smartphone, tomen una imagen de cada justificante de gastos y la envíen a la central; una tarea que antes llevaba como mínimo una semana antes de ingresar en el banco el reembolso, ahora se hace en un día; como segundo efecto, la reducción del proceso de back-office ha recortado un 20% los gastos. Por primera vez, esa compañía de que le hablo tiene una imagen digital que le informa de que un empleado está en HongKong o en cualquier otra parte, a qué hora y cuánto ha gastado. El empleado sabe que la empresa lo sabe, y así la frivolidad en el gasto se ha reducido sensiblemente.

¿Qué crecimiento contempla para este año?

El año pasado cruzamos la línea de los 1.000 millones de dólares, y en el primer trimestre del ejercicio corriente facturamos casi 300 millones, con un crecimiento del 32,5%. A este paso, no veo ninguna razón para que no podamos acercarnos a los 2.000 o 3.000 millones anuales.

Vaya. Los competidores pujan por el mismo mercado ¿Cuál es la posición relativa de OpenText?

Hace años, nuestros competidores eran Documentum, que luego fue adquirida por EMC, y FileNet, luego comprada por IBM. Coincidimos con Microsoft y su software SharePoint; Oracle también tiene algo más del 5% del mercado.

¿Hasta dónde puede ir el mercado de ECM?

Los analistas dicen que va a crecer entre el 6 y el 12 por ciento anual hasta 2015, pero, en lo que nos concierne, es razonable esperar que superemos esa marcha: al margen de las adquisiciones que hemos hecho, estamos creciendo a razón de un 10% orgánico cada año.

¿Cuál es su enfoque del mercado, cómo se presenta OpenText?

Básicamente, nos centramos en la noción de compliance. Si el cliente está en un sector muy regulado, se puede dar por seguro que tiene problemas para controlar la explosión de contenidos y cumplir con las normas. El otro elemento viene dado por la movilidad, las aplicaciones […]

¿El sector público es un cliente importante?

Pues sí, es uno de los sectores clave. Los sistemas de pensiones, por citar un ejemplo, tienen necesidad imperiosa de automatizar el flujo de información. Pero también los servicios financieros, que como es sabido tienen encima múltiples regulaciones, y las compañías de energía, por lo mismo y porque se les ha hecho muy complejo documentar el mantenimiento de sus activos. Por lo tanto, créame: incluso en las condiciones económicas actuales, tenemos por delante un crecimiento significativo

Parece lógica una convergencia con business analytics […]

Seguro que sí. Nuevamente, si usted piensa en compañías típicas de business analytics que han dejado de ser independientes, como Business Objects [comprada por SAP] o Cognos [ahora parte de IBM], se demuestra que hay un negocio en aceleración: efectivamente, se ha abierto un nuevo mercado para el análisis de datos no estructurados, que en este momento es adyacente al nuestro pero, como usted dice, tiene lógica que estemos cada vez más próximos.

A propósito de independencia, OpenText y SAP van de la mano en este segmento […]

Probablemente tenemos con ellos una relación más profunda que la que tiene cualquier otro partner. En el mercado ocupamos un espacio peculiar, estamos en un cruce de caminos entre SAP, Microsoft y Oracle; tenemos una suite ECM para cada uno de ellos.

¿Qué entiende por cruce de caminos?

Nuestra clientela, las grandes multinacionales, normalmente usan desktop de Microsoft, base de datos de Oracle y aplicaciones de SAP. Si usted fuera SAP, no querría compartir nada con Oracle ¿no es cierto? De manera que la mayoría de nuestros clientes son a la vez clientes de SAP.

OpenText sería un bocado apetecible para cualquiera […]

No vaya por ahí. Somos muy celosos de nuestra independencia y, francamente, no estamos disconformes así.

¿Cómo se ve desde Canadá la crisis europea?

Primero, Europa representa el 40% de nuestro negocio, así que seguimos atentamente la situación. Pienso que la recesión va a ser prolongada, y sin embargo para nosotros tiene algo positivo: las compañías están tratando de consolidar y ahorrar dinero; nuestro software sirve para eso, al fin y al cabo.

¿Qué hoja de ruta tiene para los próximos años, si se puede conocer?

Nuestra plataforma es la más robusta de la actualidad y queremos que siga siendo así. Para el futuro, pensamos desarrollar aplicaciones específicas para sectores verticales, para movilidad. Allí donde hay mucha necesidad de acceso móvil a la información, como en los gobiernos o en los servicios financieros, con múltiples dispositivos […] construir aplicaciones para estos casos encierra una gran oportunidad para OpenText.

 
Compartir:
  • Print
  • Meneame
  • BarraPunto
  • LinkedIn
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Live

Artículos relacionados